Diciembre 09th, 2019
28/11/2019 - Sociales, Upsocl

Olfatea el dolor y calma con sus caricias: Perrita consuela a familias en funerarias con su calor

Fiona, de 18 meses, se queda al lado de la persona o le hace cariño con su cabecita.

No hay dolor más grande que perder a un familiar. Sientes que el mundo entero se derrumba a tus pies. No sabes cómo continuar con tu vida, pero aún tienes que enfrentar un obstáculo. Decir por última vez «adiós». Todo es mejor con la compañía adecuada. 

Fiona es una perrita que consuela a los familiares que van a despedirse de un ser querido durante su responso. Respetando los ánimos de las personas, los acaricia o se queda fielmente al lado de ellos. Su misión es que no se sientan que enfrentan el duelo solo, y vaya que sí lo consigue. Es considerada como «ciudadana canino». Todo un ejemplo a seguir para todos.

La perrita atendió a su primera cliente en una funeraria en Nueva York. La mujer fue a ver el cuerpo de su madre por primera vez después de su fallecimiento. Estaba tan angustiada y tenía tanto miedo de mirarla, que necesitaba el apoyo de alguien para enfrentar este duro momento. El can de 18 meses se acercó a ella y se paró a un lado. La afectada la abrazó. Su calor le dio la valentía de entrar al salón y despedirse a quien le fio la vida. Todo gracias a ella.

Nora Pavone es la directora de Marine Park Funeral Home, en Brooklyn. Comentó a People, lo profesional que es Fiona a la hora de trabajar.“Es increíble verla trabajar en una habitación. Ella sabe quién la necesita. Realmente puede leer las emociones», aseveró.

La perrita está capacitada para brindar consuelo a las familias en pérdida. El American Kennel Club le otorgó el título de «buen ciudadano canino». La entidad designa la propiedad responsable de las mascotas y les enseña excelente modales caninos.

Los cachorros pasan una prueba de 10 pasos para tener este grado. Demuestran que están aptos para seguir órdenes y acciones básicas por un humano, como acepta un trato agradable por parte de un extraño, sentarse, venir cuando lo llamen, estar quieto, caminar entre la multitud, comportarse con otros perros, no gruñir, morder o atacar. Son todos unos caballeros.

Nadie está preparado para perder a un familiar. Fiona calma el dolor que sentimos cuando esto ocurre sin espera nada a cambio. Una vez más, los animales nos dan la mejor lección del mundo: la empatía.

Nota original de upsocl

También te puede interesar: