Octubre 18th, 2019
04/10/2019 - Musicales, Rolling Stones

Quién quiere ser Millonario: El trabajo solidario de Juan Martín “Látigo” Coggi para sacar a los chicos de la calle

Látigo Coggi junto a su hijo Martín.
Para los que tienen más de cuarenta años, Juan Martín Coggi es “Látigo” Coggi, y su hijo (también Martín, pero Antonio), el nene que lo acompañó tantas veces fuera del ring y lo abrazó triunfo tras triunfo. Sin embargo, para los más chicos, Martín Antonio es el “Principito” Coggi, boxeador heredero de una leyenda pero con carrera y peso propio.
Dos generaciones de boxeadores argentinos, una familia tanto arriba como abajo del ring, que participaron juntos de

Quién quiere ser millonario, en un terreno poco habitual para ellos que los ayudó a hacer catarsis de los fantasmas del pasado.
[Ahora] Juan Martín “Látigo” Coggi y su hijo el “Principito” vienen a ganar el pozo de
#MillonarioTelefe [R] por knockout ??
https://t.co/dP1ZD8tLYL
pic.twitter.com/AZqqUBNLFk&- Telefe (@telefe)
October 4, 2019
“Yo había prometido morir arriba del ring, porque yo sabía que después de la carrera no me quedaba nada. Porque los boxeadores lo único que hicimos toda la vida fue eso, tenemos callos en los nudillos y en las palmas. Entonces cuando vos querés hacer algo te das cuenta de que no sabés hacerlo”, explicó Látigo Coggi mientras su hijo lo escuchaba con admiración. Y es que este hombre, que le ha dado al país los más importantes títulos mundiales, entendió a los golpes que no podía seguir para siempre, aún cuando la realidad lo pelea cada día mano a mano: “Cuando te retirás todo te aburre, porque a la hora en que mi mujer me manda a cortar el pasto, yo estaba acostumbrado a estar en el gimnasio rompiéndome la cabeza con tres sparrings distintos. Es un cambio muy fuerte que te deprime horrores. Los campeones mundiales se destruyen después de la carrera, porque dejamos de tener la emoción que teníamos arriba del ring. Cuando vos sos campeón mundial sos el tipo más lindo y más inteligente, y es mentira: seguís siendo el mismo feo y bruto de siempre. Lo único que hiciste es pegarle cuatro piñas a un tipo y tirarlo fuera del ring. Nada más. Sos una persona como cualquiera”.
[R] “Cuando sos campeón mundial sos el más lindo pero es mentira, seguís siendo feo y bruto”. Cuando se termina la fama comienza la DRAMÁTICA vida del boxeador ?? Mirá lo que confesó “Látigo” Coggi, acá [R]
#MillonarioTelefe
@santiagodelmoro
https://t.co/10MLcEAEvj&- Telefe (@telefe)
October 4, 2019
Pero Juan Martín Coggi no es una persona cualquiera, porque en lugar de colgar los guantes, decidió seguirlos usando para inspirar a otros como él, mucho más jóvenes pero con la misma ambición: “Al gimnasio que tengo en Brandsen vienen pibes de todas partes, que saco de la calle y los pongo a hacer deporte. No les cobro, tampoco les descuento el porcentaje de la bolsa. Y a ellos les viene bien porque pagan la licencia, o se compran un par de zapatillas. Son mis pupilos”.
Y va por más, porque el destino de los 300 mil pesos que padre e hijo ganaron el jueves, será para mejorar el lugar e instalarle duchas y calefacción: “Tengo casi todo, pero todavía me faltan cosas. Además, puedo pagar la luz y el resto de los servicios y seguir ayudándolos sin cobrarle. Esos chicos llegan al gimnasio odiando al mundo, como llegaba yo. Pero mi ley es que lo que pasa arriba del ring, queda arriba del ring. Cuando se bajan, compro unas galletitas y nos quedamos tomando mate, riéndonos y cargándonos. Son pibes muy marginados, yo trato de que ellos formen un equipo, de que aprendan a convivir con los demás. Yo los entiendo porque todo eso ya lo viví”.

Nota original de RollingStones

También te puede interesar: