Octubre 18th, 2019
02/10/2019 - Musicales, Rolling Stones

'Guasón': Joaquin Phoenix le pone un rostro horriblemente humano a un villano clásico

Además de ser el protagonista, Joaquin Phoenix coescribió el guion con el director Todd Phillips y Scott Silver Crédito: DESDE Niko Tavernise/Warner Bros. Entertainment Inc
‘Guasón’
Dirigida por Todd Phillips. Elenco con Joaquin Phoenix, Robert De Niro y Zazie Beetz. Cuatro estrellas y media.
Por primera vez, el Guasón consigue el papel principal. No está yendo 50-50 con el héroe de capa, como hizo Jack Nicholson en
Batman; o Heath Ledger en
El caballero de la noche. En
Guasón, Joaquin Phoenix patea el tablero, profundiza en el personaje, infundiéndole riesgo. “Fenomenal” es una palabra insignificante para describir su inimitable performance. ¿”Exagerada”? Tal vez. Pero si querés cambiar entretenimiento hollywoodense por intensidad verdadera, tenés que hacerlo con un actor que sepa cómo humanizar a un tipo destinado al infierno. Riendo maniáticamente, bailando en una escalera al ritmo de “Rock and Roll Part 2” de Gary Glitter, y torciendo su cara y cuerpo en contorsiones que desafían la física, Phoenix es un virtuoso desatado. No te atrevés a apartar la mirada de él.
Que no se ilusionen tanto los fanáticos de los cómics: Phoenix y el director Todd Phillips, que coescribieron el guion con Scott Silver, idearon esta historia de origen independiente del canon del Universo DC. Si se paga alguna deferencia, es a Martin Scorsese y
Taxi Driver, que inspiran el ambiente de esta Ciudad Gótica de 1981 y cuyo personaje principal en esa película, Travis Bickle (Robert De Niro), vive en el mismo tormento que nuestro antihéroe payaso.
Mirá el trailer de Guasón
02:37
.cls-1 {
fill: #1ca3ff;
}
.cls-2 {
fill: none;
stroke: #fff;
stroke-width: 1.2px;
opacity: 0.96;
}
Video
Saluden a Arthur Fleck, presentado por Phoenix como un perdedor cuyos problemas con enfermedades mentales lo dejan casi solo. Arthur es un payaso a sueldo que sueña con hacer stand-up. Él y su madre (Frances Conroy) viven en la miseria y están obsesionados con un programa de televisión nocturno conducido por Murray Franklin, interpretado por De Niro en una cita a su personaje de
El rey de la comedia, Rupert Pupkin. Sorprendentemente, Arthur encuentra una conexión amorosa con Sophie (la feroz Zazie Beetz), una madre soltera que vive en su edificio. ¿Qué hace una mujer sexy y cariñosa con Arthur? Sí, la conexión al principio es tan poco creíble como la que existe en las dos películas de Scorsese a las que Guasón les debe tanto. Lo que más importa aquí son las carencias de Arthur, que Phoenix interpreta con una vulnerable ternura.
Phillips, mejor conocido por las travesuras absurdas de
Road Trip,
Old School y la trilogía
Hangover, agrega tonos más oscuros a su paleta, y encuentra un estilo individual a medida que avanza la trama. Para Phoenix, el desafío es combinar la hilaridad maníaca del Guasón sin subestimar la depresión clínica y los arrebatos de risa que afectan la psiquis de Arthur. Cuánto de la película es real o sucede solamente en la cabeza de Arthur queda a criterio de cada espectador. Podés reírte con este personaje paralizante, pero no podés reírte de él.
No es sorprendente que el catalizador de la transición de Arthur a un príncipe del crimen sea la violencia. El triste y demacrado protagonista (Phoenix perdió más de 20 kilos para el papel) es acosado implacablemente, primero por punks en la calle y luego en el metro por los lobos de Wall Street que piensan que este freak está buscando que le pateen el trasero. Luego hay una masacre desgarradora que convierte a nuestro hombre en una estrella sensacionalista lo suficientemente popular como para inspirar a un coro de payasos enmascarados a marchar en protesta contra los ricos, representados por el candidato a la alcaldía Thomas Wayne (Brett Cullen), el padre de Bruce.
Los vínculos con Batman te van a desconcertar, especialmente cuando se conectan con la madre de Arthur. Es un bajón de impulso narrativo del que Phillips se recupera con una escena que será debatida por años. Guasón, invitado a aparecer en la televisión, es humillado por el conductor hasta que da vuelta su situación explosivamente. ¿Es la simpatía por este demonio otra forma de defensa de la justicia vigilante? ¿O Phoenix y Phillips están buscando una comprensión más completa de cómo una víctima puede transformarse en un victimario, un hecho que trágicamente resuena hoy? Como entretenimiento y provocación,
Guasón es simplemente estupenda.
Por:
Peter Travers

Nota original de RollingStones

También te puede interesar: