Septiembre 21st, 2019
24/08/2019 - Sociales, Upsocl

Fue a un bautizo y despertó en otro país sin nada de dinero. Ni «Hang Over» fue tan extremo

Por más tonto que parezca son acusadas por ser grandes colaboradores del efecto invernadero, al terminar el estudio se sabrá la verdad.

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Kiel en Alemania medirá las emisiones de metano producidas por las vacas. Aunque el método parezca un poco extraño, consiste en arneses que se sostienen en su cuerpo y una tubería que se conecta a su… ¿Trasero?

Pero todo esto tiene un motivo, la cría de ganados es conocida por crear grandes concentraciones de gases de efecto invernadero. Muchas han sido las protestas en contra esta actividad, debido a la crueldad y su influencia negativa en el ambiente.

Es por eso a partir del estudio buscan ofrecer otro tipo de dieta para todo los vacunos y así reducir la emisión de gases que tanto afectan al planeta.

Según estudios anteriores cada vaca o toro puede producir hasta tres toneladas de dióxido de carbono por año. Una cantidad alarmante debido a que se crían cada vez más para satisfacer el consumo humano que también va en aumento.

El estudio de la Universidad de Kiel intenta determinar de qué forma la dieta conocida como Lindhoff reduce la cantidad de gases y hace de este método de cuidado animal uno más sustentable.

Según la ONU la población necesita evolucionar hacia un tipo de alimentación vegana, de este modo podrán ayudar a detener el cambio climático. El estudio asegura que nuestro modo de alimentación contribuye al 25 y 30% de todos los gases de efecto invernadero.

La población crece y es necesario que hayan más animales para cubrir la cuota lo que hará que a largo plazo solo empeoren los problemas.

Por ahora muchos movimientos son pro ambientalistas y veganos, por lo que la necesidad de carne ha reducido especialmente en las poblaciones jóvenes. Algo bastante bueno a largo plazo, pues estrán educados a una alimentación que cuida del planeta.

Se espera que reduciendo la cantidad de flatulencias en vacunos podamos tener un impacto mundial positivo, de este modo será más fácil educar a la sociedad con respecto al modo de alimentarse.

Y menos mal que era una fiesta para un niño…

Es probable que todos recordemos alguna borrachera como la más épica de nuestra vida… sin embargo, de seguro ninguna anécdota supera la de esta chica inglesa de 32 años identificada como Rachael Wynne.

Todo comenzó cuando fue a celebrar un bautizo y luego de tomar varios tragos, terminó teniendo una increíble y loca aventura en otro país luego de que se le ocurriera viajar estando borracha.

Es que al parecer se excedió bebiendo y tenía tantas ganas de seguir la fiesta, que no dudó en viajar desde Manchester a Ibiza en avión después de que un amigo que estaba de cumpleaños la invitara a su celebración.

El problema es que recién al día siguiente se dio cuenta de lo que había hecho. Estaba en España, sin nada de dinero en sus bolsillos y solo llevaba su pasaporte junto a una tarjeta bancaria que no podía usar en otro país.

Literalmente salió con la ropa que llevaba puesta.

Y según ella, cerca de las 2 de la mañana del domingo llegó al aeropuerto y tomó el vuelo a Ibiza… pero se quedó dormida y recién cuando el avión aterrizó, se dio cuenta de la alocada e improvisada decisión que había tomado, aunque no recuerda en qué minuto lo pensó.

«Es la cosa más estúpida que he hecho. No soy así por lo general. Nunca he hecho algo así» aseguró Rachael, quien además recordó que «Había estado bebiendo todo el día en este bautizo. Cuando subí al avión pensé ‘¿qué he hecho?»».

Lo cierto es que ese no fue su único problema… pues si bien sus amigos la rescataron y la alojaron en el hotel donde ellos se estaban quedando, pero al verla tan cansada decidieron dejarla dormir mientras ellos salieron.

Al despertar horas después, Rachael tenía hambre y fue a comprar algo para comer… pero se perdió y no sabía hablar español para pedir ayuda, así que estuvo varios minutos sin saber regresar a su hotel hasta que por fin alguien la ayudó.

Y cuando quiso regresar a casa, supo que no quedaban vuelos hasta el miércoles y tuvo que darle las explicaciones pertinentes a su jefe, quien si bien en un principio parecía estar bastante molesto y decepcionado, luego de la difusión de su historia ha comenzado a ver el lado divertido…

Afortunadamente.

Nota original de upsocl

También te puede interesar: