Octubre 23rd, 2019
10/07/2019 - Musicales, Rolling Stones

Danny DeVito y Rhea Perlman: un amor que sobrevivió a todo, incluso al fin del amor

Se conocieron de forma accidental y el flechazo fue instantáneo. Juntos formaron una de las parejas más estables de Hollywood, sobreviviendo a los retos de la fama y el trabajar juntos en un éxito, pero luego de 30 años de romance dijeron basta. Sin embargo, la historia no es tan lineal para

Danny DeVito

y Rhea Perlman, dos almas gemelas que tienen un amor inquebrantable que
resistió incluso a su separación.
Todo comenzó con un escenario. En 1971, Perlman fue a ver una obra en el circuito off de Broadway, en donde trabajaba una amiga suya. La pieza se llamaba
The Shrinking Bride y en en el elenco también estaba DeVito, quien interpretaba a un demente. “Lo vi y no le podía sacar los ojos de encima, tenía que conocerlo. Así que al ir a camarines, lo primero que le pregunté a mi amiga era si su compañero tenía novia y por suerte estaba soltero”,
recordó la actriz años más tarde.
Rhea Perlman, sobre la primera vez que vio a DeVito: “Lo vi y no le podía sacar los ojos de encima, tenía que conocerlo” Crédito: GROSBY GROUP
Para DeVito el encuentro detrás de escena también fue impactante. Tanto que se sintió nervioso e intimidado y no supo qué hacer. Así que, sin tiempo para coqueteos, fue Perlman quien lo invitó a cenar y en esa velada fue muy franca con sus intenciones para ese encuentro. El plan tuvo éxito y a las pocas semanas ella dejó su departamento en Brooklyn para mudarse con DeVito en Manhattan.
Allí comenzó un romance que tuvo una dura prueba cuando DeVito se presentó al casting de una nueva comedia para TV. Se trataba de
Taxi, una sitcom sobre una agencia de taxistas, y el rol por el que audicionó es uno de los más despiadados y cínicos que jamás tuvo la televisión. Así que una vez que leyó el primer guion y entendió su personaje, al presentarse al casting hizo algo que nadie esperaba. “¿Quién escribió esta mierda?”, gritó con el guion en la mano frente a los productores que estaban haciendo el casting. Por un segundo, todo el mundo se quedó en silencio hasta que uno largó una carcajada y todos rieron aliviados. “Creo que así logré mostrarles que era un personaje para mí, más allá de cómo podía decir mis líneas”,
recordó DeVito.
Danny DeVito y Rhea Perlman, en una escena del film Matilda Fuente: Archivo
La serie fue un suceso impensado y aún hoy se mantiene como una de las comedias más exitosas de la televisión de los Estados Unidos. Para la segunda temporada, los guionistas quisieron ponerle un poco de humanidad al malhumorado personaje y le inventaron una novia. Y eligieron a Perlman para interpretarla. No se trató sólo de contratar a la mujer de un actor para lograr el interés de la audiencia. La actriz logró uno de los personajes más recordados y queridos de la serie, a pesar de que era parte del elenco secundario. No sorprende, entonces, que haya sido nominada 10 veces a mejor actriz de reparto a los Emmy, llevándose cuatro veces el premio.
Cuando
Taxi terminó, en 1982, la pareja se casó. Y
DeVito comenzó a crecer gracias a proyectos de cine como
Batman regresa,
La joya del Nilo,
Tira a mamá del tren,
La guerra de los Rose y
Gemelos.
Los dos volvieron a trabajar juntos en
Matilda, la versión cinematográfica del libro infantil homónimo de Roald Dahl, que DeVito dirigió, produjo y además actuó, ya que se puso en la piel del padre de la protagonista, mientras que Perlman fue la madre. El matrimonio en la pantalla era bruto y despiadado mientras que en la vida real tenían tres hijos, Lucy, Grace y Jacob quienes hoy tienen entre 36 y 31 años.
Danny DeVito, en 2011, junto a sus hijos y a Rhea cuando recibió su estrella en el paseo de la fama Crédito: GROSBY GROUP
Parecía una de las parejas más estables y duraderas de Hollywood, pero en octubre de 2012 sorprendieron a todos al anunciar su separación, que disparó muchas especulaciones -los tabloides aseguraban que ella se había cansado de que DeVito mirara a otras mujeres en las fiestas, algo que jamás se confirmó- pero que tenía una sola razón detrás: ya no se soportaban, aunque el amor seguía intacto.
Sólo seis meses más tarde volvieron a mostrarse juntos, en marzo de 2013, y todo parecía haber vuelto a la normalidad. Pero en 2017 dieron a conocer que estaban nuevamente separados, esta vez para siempre. Sin embargo los dos parecen estar más cerca que nunca, sólo que no como pareja.
Hace algunas semanas, invitada al programa
Watch What Happens Live with Andy Cohen, un televidente le preguntó cómo conseguía llevarse tan bien con su ex. “¡No sé por qué al resto de las personas parece costarle tanto! Danny y yo nos hemos amado siempre y tenemos tres hijos geniales. Supongo que la clave es que estamos de acuerdo en todas las cosas importantes”,
respondió la actriz.

“Mirá: estuvimos juntos 40 años… ¡40 años es mucho! Era el momento de hacer algo distinto. Pero estoy siempre en contacto con él, hablamos a diario”, agregó. Para la intérprete, desde que dejaron de ser pareja el vínculo no podría ser mejor: “Todo lo tenso se esfumó”.
Menos abierto con la prensa, en las entrevistas de su última película,
Dumbo, DeVito evitó responder las dudas de la prensa sobre su vida pero sí le dijo a la revista People: “Con Rhea somos amigos y seguimos siendo muy cercanos. Estoy feliz, estamos felices y todo el mundo está feliz. Además ella es una gran actriz y me encanta trabajar con ella”.
¿Será que habrá una nueva oportunidad para estos dos enamorados? Nadie puede estar del todo seguro pero quizá la clave para un amor sano y duradero… ¡sea no estar juntos! Eso sí, ninguno de los dos quiso divorciarse y parece que no lo harán. “No fue fácil separarme, claro, tuvimos una transición dura, pero ahora todo tiene su lugar. Todos tienen un buen vínculo con Danny y conmigo y nosotros nos llevamos bien, eso es lo que importa”, explicó la actriz. Sin embargo, hay un paso que ella no quiere dar: “¡No me voy a divorciar! ¿Para qué? Ya vivíamos en casas separadas”, completó.
Por:
Tomás Balmaceda

Nota original de RollingStones

También te puede interesar: