Julio 21st, 2019
09/07/2019 - Musicales, Rolling Stones

Juró en la Facultad de Derecho Juan Pablo Ledo, un "doctor" en el Ballet del Teatro Colón

El primer bailarín Juan Pablo Ledo recibió el viernes su diploma de abogado en la Facultad de Derecho de la UBA Crédito: Lorena Ciancio
“Por Dios, por la Patria y por los Santos Evangelios” juró el viernes, en la Facultad de Derecho de la UBA, el primer bailarín del Teatro Colón
Juan Pablo Ledo. Después de doce años de estudio, con más y menos intensidad según los planes artísticos de cada temporada, logró recibirse de abogado en paralelo a una carrera que, desde el comienzo, fue en ascenso. “Me la pasé estudiando a la salida de los teatros y rendí examen hasta los 37 años”, dice ahora, feliz con el objetivo alcanzado, que lo deja siempre con los pies firmes sobre su ideal: “brindarse a los demás, ya sea en el escenario o -ahora- para impartir justicia”.
“Todos creemos en algo, en un amuleto o en un familiar. Parece que no está de moda jurar por Dios, éramos una tanda de pocos el otro día -observa él, hombre de fe-. Ojalá a las generaciones actuales esto les llame la atención y sea algo que pueda gustarles, sobre todo en esta época, cuando hay más una idea de exitismo que de profesionalización o formación. Creo que la pasión está corriendo peligro hoy, que es todo tan volátil. Encausar a los chicos con valores que hacen a una transformación da sus frutos”, reflexiona.
Con el título en la mano (todavía no compró el estuche para guardarlo, pero antes hará una reducción para enmarcarlo), Ledo confirma una tradición familiar. Hijo de abogados, con dos hermanas politólogas a quienes lo une relación de mucha cercanía, es una verdadera excepción en su rubro: egresó del Colegio Nacional de Buenos Aires, donde terminó de rendir como alumno libre, ya que a los 16 años se incorporó en el Ballet Argentino de Julio Bocca . Después, pasó por la compañía Contemporánea del Teatro San Martín y, desde 2004, integra las filas del elenco del Colón. Entre
2007 y diciembre pasado hizo toda la carrera universitaria para recibirse de abogado, a la par de los ensayos y las funciones. Con ritmo propio, hubo tres años largos, por ejemplo, que sus compromisos dentro del teatro,
con espectáculos que producía en forma independiente y
varios viajes no le dejaron tiempo para las leyes; en cambio, solamente en 2018 aprobó diez materias y preparó un trabajo práctico final sobre discapacidad y familia.
Días después del último examen estrenaba la versión de Nureyev de El Cascanueces.
Juna Pablo Ledo, con sus hermanas Gretel y Belén Crédito: Lorena Ciancio
“En casa siempre se decía que había que estudiar. Es una casa muy política, una familia especial. La danza iba a ser algo complementario”. Pero el destino fue otro o, como él cree, “Dios tiene el mejor camino para uno”, y desde hace más de una década le ha tocado ser Sigfrido y Conrad, Romeo y Onieguin, protagonista de los títulos más clásicos y también de los menos, que fueron incorporándose al repertorio del Ballet Estable.
Paso a paso, para todo, los tiempos de bailar siguen estando hoy en el centro de su escenario mental. “Me quedan cosas para aprender. No pienso en retirarme ni en la recta final, porque uno se va renovando y habrá algunas obras que en algún momento dejaré de hacer, pero siempre me veo al servicio del arte y de la danza”, responde sobre la posibilidad de dedicarse a la gestión pública ligada a la cultura. “No me imagino colgando los botines (o las zapatillas de media punta) para ponerme un estudio”, dice. “La gestión publica te permite llegar a más personas en la ayuda. Saber entenderlas”. Y aunque confiesa que le gusta mucho la política (“me subo al barco de trabajar para la gente”), señala que actualmente no participa del proyecto de ningún partido. “Es un momento de grises”.
Ledo en el clásico pas de deux de “El lago de los Cisnes” Fuente: Archivo
En septiembre, Ledo volverá al emblemático Salón de Actos de Derecho para recibir otro diploma, el de los premios
Konex al Mérito, que lo eligió entre los bailarines de la época.
Por:
Constanza Bertolini

Nota original de RollingStones

También te puede interesar: