Noviembre 12th, 2019
18/06/2019 - Musicales, Rolling Stones

Quién quiere ser millonario: Tuvo anorexia y quiso donar su premio a la clínica que la ayudó

Belén comenzó a sufrir de anorexia a los 12 años.
“A los 12 años me enfermé de anorexia, en mi casa no conocíamos la enfermedad. No empecé viéndome gorda sino que deje de comer, por miedo, frustraciones. No volví a ser la misma”. Así le presentó a

Santiago del Moro

su durísima historia Belén Piñeiro.
La participante de

Quién quiere ser millonario

nació en Chivilcoy, y vivió una infancia y adolescencia atravesada por una enfermedad tan impiadosa como es la anorexia: “Empecé a bajar mucho de peso. Mido 1,67 y llegué a pesar 39 kilos. A lo último no caminaba, me dolían los huesos. Mi piel estaba amarilla y el pelo se me cayó”.
Al contrario de lo que sucede a esa edad, la progresiva distorsión de la realidad comenzó a alejar a Belén de sus amigos: “No comía nada, solamente pan o mate. No iba a la escuela, me daba vergüenza ir a los cumpleaños de mis amigas. Todo el tiempo me sentía mal, angustiada”.

View this post on Instagram

[R] Belén: “El dinero que gane se lo voy a dar a la clínica que me ayudó a superar mi anorexia” [R] Fuerte historia de vida en #MillonarioTelefe [R]
A post shared by
Telefe (@telefe) on
Jun 17, 2019 at 5:47pm PDT
A los 17, y luego de la muerte de su abuelo que le provocó un cuadro de depresión, Belén tocó fondo y decidió venir con su mamá a Buenos Aires para internarse en una clínica especializada. “El tratamiento duró tres años y siete meses. Estaba de 8 de la mañana a 8 de la noche en la clínica y después me iba a un hotel. Los fines de semana volvía a Chivilcoy”, contó. Y agregó: “Mi familia siempre me apoyó. No fue fácil,.empecé comiendo papilla y de a poquito logré superar todos los miedos con la comida”.
El deseo de Belén, con los 130 mil pesos que se llevó el lunes, se divide en dos etapas. La primera y más importante: “Mi mayor sueño es que todas las chicas que están pasando por esto logren curarse como yo lo hice. Sé que hay muchas trabas porque yo sin obra social no podría haberlo hecho. Parte de la plata la quiero donar a la clínica que me ayudó”. La segunda es hacer un viaje con su mamá: “Siempre quisimos conocer Bariloche”.
En su paso por el programa, Belén se convirtió en reflejo de muchas chicas y chicos que hoy atraviesan una situación similar, y a ellos les habló: “La familia es muy importante para salir de esto. Si uno está muy motivado es posible. Hoy me puedo reír, ahora soy otra Belén”.

Nota original de RollingStones

También te puede interesar: