Julio 15th, 2019
30/05/2019 - Sociales, Upsocl

Perrito adoptado duró 1 semana en su nuevo hogar. Robó comida de la mesa y lo regresaron al refugio

La actriz viajó al país asiático para promover su más reciente película «X-Men: Dark Phoenix».

No es muy arriesgado afirmar que la actriz inglesa Sophie Turner, se encuentra actualmente en una racha. No solo fue su papel como Sansa Stark, actual Reina del Norte, hay que decirlo, uno de los más apreciados y mejor evaluados en la última temporada de Game of Thrones (una serie de capítulos que no dejaron demasiado conforme a los fans, hay que decir), sino que también ahora aparecerá como la protagonista/antagonista principal en otra saga de fantasía famosa en todo el mundo, la de los X-Men. 

Pero toda la fama y los elogios no parecen haber llegado ni cerca de subírsele a la cabeza. Ya la habíamos visto antes tomándose un vino de un solo trago en un juego de hockey, comentando su serie desde la comodidad de una bata y ahora, aterrizando en un aeropuerto internacional vestida con un atuendo elegantísimo de…

No, broma. Llegó en sus pijamas.

Una actriz famosa en todo el mundo, que acostumbramos ver en relucientes y costosos vestidos, caminando por las alfombras rojas más envidiadas del mundo, no tuvo ningún problema en ser fotografiada en la ropa que la mayoría de nosotros usamos para ir a la cama. 

Para cualquier otra estrella de la pantalla, esto sería un bochorno. Pero para Sophie, fue un día como cualquier otro. Medios como Vanity Fair fueron rápidos para celebrar a la Reina del Norte, quien sigue demostrando que no solo es una gran actriz, sino que es una persona completamente natural. 

Por esto es que su pueblo la quiere tanto. ¿Ves que no sabes nada, Jon Snow?

Ni siquiera le dieron tiempo para que pudiera adaptarse y aprender.

Para ningún perro que ha vivido durante años en la calle es fácil adaptarse a vivir en un hogar donde hay reglas que cumplir. Debe pasar todo un período de adaptación para conocer primero a los miembros de la familia y luego saber qué se puede o no hacer.

Y a este perrito solo le dieron una semana para aprender…

Resulta que Juan fue encontrado bajo un puente en la ciudad de Tigre durante el año pasado. No estaba en las mejores condiciones de salud, pero tampoco estaba grave para haber vivido en un total abandono.

Tenía sarna, una patita quebrada y estaba muy bajo peso.

Afortunadamente sus rescatistas le dieron un hogar temporal para que se recuperara, y luego de varios meses estaba listo para conocer a la familia que había decidido darle un hogar… aunque no salió del todo bien.

A Juan le tomó algo de tiempo acostumbrarse a su nueva casa y como había pasado tantos años hambriento, aún pensaba que tal vez volvería a la calle. Por eso oportunidad que tenía para comer, la aprovechaba.

Así fue como terminó robando comida de una mesa y su familia no lo soportó. En una semana lo regresaron al refugio.

Según contó Claudia Patricia Giunta, una de las coordinadoras de una red que ayuda a animales vulnerables, a La Nación, «Comenzaron a decirnos que no le tenían paciencia, que comía mucho y que le dolía la pata los días de humedad. Tuvimos que retirarlo y llevarlo de nuevo a un pensionado. Fue muy triste porque pensábamos que íbamos a cerrar ese círculo de adopción, pero no se dio».

Lo bueno es que tras difundir su triste historia, enseguida se viralizó por redes sociales y de seguro pronto encontrará una familia que sí esté dispuesta a educarlo, tenerle paciencia y amarlo sobre todas las cosas.

Nota original de upsocl

También te puede interesar: