Julio 15th, 2019
29/05/2019 - Musicales, Rolling Stones

La confesión de Susana Rinaldi: "Nunca tuve una historia de amor con una mujer, quizá porque no me lo permití"

La Tana, entrevistada por Moria

Susana Rinaldi

se sentó en el sillón de la resiliencia, como le gusta decir a

Moria Casán

, conductora de
Incorrectas, el ciclo de América. Allí conversó sobre diversos temas con la conductora y recordó cuando debió exiliarse en Francia, durante la última dictadura militar. “Me amenazaban por teléfono. Me dijeron que acá iba a dejar de cantar. Y me sugirieron ir a cantar a otro lugar. Estaba en una lista negra y me tuve que ir. El miedo me acompaño a todos lados”, contó la cantante. “Como decía María Elena Walsh, este es un país generoso del corazón para afuera. Nuestra generación nunca sospechó que lo que decían nuestros mayores se iba a cumplir, como una verdad inexorable. Está bueno no tomarse todo a la tremenda, pero tuvimos que irnos a vivir a Paris”, redondeó Susana.
¿Cómo ve la realidad política?, quiso saber Moria. “No creo en ninguna grieta. Es una invención vaya a saber de quién. Cuando me exilié, me hablaron de una posibilidad de trabajo en un teatro de París. Ni hablaba francés pero sabía que tenía que irme. Mi madre nunca supo que me iba para quedarme; la convencí diciéndole que me iba tan bien que me quedaba, cosa que además era cierta”.
La Tana también recordó
su historia de amor con Osvaldo Piro, a quien conoció interpretando temas de Aníbal Troilo. “Fui a cantar, como actriz, y fue un flechazo inmediato”.
Moria y sus panelistas quisieron tener más información sobre la sexualidad de Rinaldi y La Tana se despachó con una historia que conmovió a todas. “Sería una mujer bien completa si fuera así (bisexual). Me enamoré de mi maestra, a los diez años. ¿Por qué no me iba a seguir enamorando de otras mujeres? Pero no me sucedió. Era un momento en el que era imposible decir una cosa así. Mi maestra de la Escuela Mitre, en Once, era una mujer muy dulce, hermosa. Me parecía un ángel, y pensaba que tenía que ser mi amiga, y trascender todo. No se lo pude decir de esta manera, pero le llevaba regalitos. Un día se me quedó mirando y se dio cuenta de lo que me pasaba, que a ella ni por broma. Me sentí juzgada y no me dijo nada pero nunca más se me acercó. Me quedé muy triste, sobre todo porque no podía hablarlo ni con mi mamá ni con mi papá. Sentí que me quedaba sola. Después eso pasó. Recuerdo que lo analicé en terapia. Nunca tuve una historia de amor con una mujer, quizá porque no me lo permití. Pero no me sucedió. Lo que sentí en ese momento era tan bello que no quería sacarlo de mi memoria. Ese rechazo me dolió y no estoy acostumbrada a que la gente me rechace. He tenido amigas formidables, compañeras de camino maravillosas, parejas lindas. Pero nunca me volví a enamorar de una mujer aunque me siento muy halagada cuando una mujer me mira; quiero profundamente a mis congéneres”.

Nota original de RollingStones

También te puede interesar: