Septiembre 20th, 2019
29/05/2019 - Sociales, Upsocl

Elefante bebé intenta despertar a su madre. Colapsó y cayó al suelo tras extraviarse en una aldea

Aunque debe esperar una familia que lo adopte, al menos fue rescatado y alejado del peligro y la soledad.

Bobi era un perro que solía tener una familia que lo cuidaba. Sin embargo, un día se perdió y debió enfrentar el mundo solo por mucho tiempo. No lograba encontrar su casa y se alejó 16 kilómetros de ella en su intento por ubicarla.

Finalmente llegó a una estación de tren y allí se quedó, convencido de que era un lugar seguro… al menos para evitar el frío.

El problema era que los trenes pasaban por allí a toda velocidad varias veces al día, y el riesgo de que el perrito fuera atropellado era enorme. Pero su situación estaba apunto de cambiar, solo tenía que aparecer alguien en su rescate.

Y sucedió.

Pronto llegó Howl Of A Dog de Rumania a rescatarlo. Lo dirigieron a un lugar más seguro y lo alimentaron, pues estaba evidentemente hambriento.

Afortunadamente Bobi comenzó a cooperar con sus rescatistas y pudieron sacarlo de ese lugar sin ningún problema. Camino al veterinario, se dieron cuenta de que tenía su ojo izquierdo lesionado y además estaba cojo.

Pero lo más sorprendente ocurrió cuando lo escanearon en busca de un microchip: Bobi tenía familia, y seguramente estarían felices de saber que su perrito de 9 años había sido encontrado.

Enseguida llamaron a su dueño y le contaron lo sucedido, pero él en lugar de emocionarse, les dijo a los rescatistas que ya no lo quería e incluso preguntó si podían quedárselo ellos. Totalmente decepcionados, los rescatistas aceptaron y hoy se encuentran buscando una nueva familia para el perrito.

Lo bueno es que Bobi está ahora en un hogar de acogida, disfrutando del cariño y la preocupación de las personas que lo están cuidando.

Aun así, algunas personas siguen pensando que son solo esa flor entretenida para soplar al viento.

Algunas de las propiedades de los dientes de león: Vitaminas A y C, potasio, fierro, fibra, calcio, zinc, magnesio, zinc y fósforo, además de minerales como Vitamina K y D y más potasio que la espinaca. Sí, la misma plantita que aparece sin que nadie la llame y que sirve para entretener a tus hijos por un par de minutos con eso de que pidan un deseo y después soplen la flor hacia el viento.

Los efectos medicinales de los dientes de león son conocidos por mucha gente, pero por alguna manera, siguen sin ser restituidos al mismo nivel que la meta o el boldo en el panteón de las plantas medicinales. Esta planta puede ayudar con la digestión, limpia el hígado y ayuda a controlar el colesterol. 

Además de esto, los dientes de león también tienen efectos no solo para cuando ya has caído enfermo. Entre sus efectos preventivos, está que ayudan a fortalecer los huesos: tienen una cantidad de calcio que incluso supera  a la de un ingrediente que es casi sinónimo con el calcio, la leche. También pueden disminuir la inflamación corporal. 

Las maneras de consumir los dientes de león son varias, todas bastante normales. El método más común es hervirlos y servirlos en agua caliente para que se conviertan en un té. También hay gente que los consume como vienen, luego de un breve lavado para quitar la tierra y el polvo que juntaron mientras crecían en el exterior. 

Habrá que empezar a mirar con más respeto hacia nuestro patio.

Con su trompa intentaba hacerla reaccionar.

Los animales así como los humanos, también sufren por la pérdida de un ser querido. Los elefantes son conocidos por tener estrechas relaciones con su grupo familiar, tocándose sus trompas como señal de afecto y protegiendo a como de lugar a otro que está en problemas. Para ellos también es especialmente duro cuando pierden a sus madres, quienes los acompañan durante sus 2 años de embarazo y luego otro largo tiempo criándolos.

Por eso es que este bebé estaba evidentemente angustiado al ver que su madre no respondía.

En la aldea Hiran, al este de India, una elefante junto a su cría se extraviaron dentro de una aldea. Algunos de los aldeanos se acercaron a la madre y a su cría para darles agua y comida además de poner hierbas medicinales sobre heridas que ella tenía en su cabeza y pata derecha.

Le informaron a los guardabosques de su presencia y según Daily Mail, la pata de la elefante grande se habría fracturado, probablemente tras haber caído. Durante los primeros días pudo caminar cojeando pero la herida empeoró y quedó en el suelo, sin poder levantarse.

Las siguientes seis semanas veterinarios y aldeanos intentaron ayudarla pero por mucho que insistieron, no había nada que hacer.

Cuando su cría se acercaba intentaba reanimarla, empujándola con su trompa como pidiéndole que despertara. Sin embargo su madre ya no respondía y por mucho que la llamara, no quedaba nada más que hacer para recuperarla.

Nota original de upsocl

También te puede interesar: