Septiembre 20th, 2019
26/05/2019 - Musicales, Rolling Stones

La condesa dueña de Downton Abbey

Fiona Aitken, también conocida como lady Carnarvon, cuenta cómo es vivir en el castillo que inspiró la ficción de los Crawley Crédito: The New York Times
Londres
Dos horas en auto se requieren para llegar desde la capital inglesa. La campiña es la escenografía ideal para poner clima al trayecto. Hasta que de pronto, por el ingreso privado, entre las matas de los árboles, se lo ve por primera vez.
Downton Abbey es el nombre de fantasía del
castillo de Highclere, que ha pertenecido a los Carnarvon desde 1842. Fue primero un fuerte, y más tarde, un castillo medieval que devino una casa estilo Tudor. El palacio georgiano se construyó en el siglo XVIII. Tal como se refleja en la serie, las riquezas fueron mermando a partir de la Revolución Industrial y las guerras mundiales. Sin embargo, aún se yerguen las 300 habitaciones cuyo mantenimiento cuesta 1,5 millones de dólares anuales. Un sitio que tentó a Andrew Lloyd Webber, vecino de la propiedad, a hacer una infructuosa oferta para comprarlo hace casi una década.
Fiona Aitken (57) se casó en 1999 con George Reginald Oliver Molyneux Herbert, el octavo conde de Carnarvon. Para entonces, él era divorciado y tenía dos hijos. Juntos son padres de Edward Herbert. Ella es “una cuidadosa administradora escocesa”, tal como se autodefine. Es historiadora y desarrolla un intenso blog (
www.ladycarnarvon.com) que incluye aventuras de su vida cotidiana, jardinería, arquitectura, diseño y recetas. Ha publicado una serie de libros, algunos sobre los antepasados de su esposo y una serie de piezas de lujo sobre la vida en el castillo. La condesa se sonríe cuando se le pregunta cómo prefiere que la llamen. Responde simpáticamente que “lady Carnarvon” está bien para ella.
La serie, que tuvo seis temporadas, transcurre en el condado inglés de Yorkshire, en el country house de Downton Crédito: The New York Times
Hay más interés en los castillos en estos días. ¿A qué lo atribuye?
Siempre han ofrecido un vistazo a otros mundos, otras vidas desconocidas para la mayoría de las personas. Son un enlace al pasado en tiempos inciertos. Creo que desde ese lugar el atractivo es constante. Es verdad que hoy tenemos en Highclere unos mil visitantes diarios, pero entiendo que el atractivo de estas propiedades es permanente. Inglaterra es especialmente afortunada por su gloriosa herencia de grandes casas de campo. La nuestra siempre ha sido especialmente reconocida.
Otros propietarios de castillos aseguran que sus propiedades son muy demandantes. ¿Cómo es su caso?
Tenemos un programa continuo de mantenimiento durante todo el año: en un castillo tan grande y arquitectónicamente importante como Highclere, la conservación y la renovación constantes son esenciales. Nuestra propiedad está abierta al público desde 1999. Dedicamos mucho tiempo y muchos recursos a mantener viva la herencia de la familia de mi esposo. Dependiendo de la temporada, podemos llegar a tener 130 personas de manera permanente. Creamos activamente oportunidades que signifiquen buenas experiencias para los visitantes, a la vez que intentamos utilizar esos ingresos para mantener la propiedad en todo su esplendor. Aquí, por ejemplo, tenemos un maravilloso equipo de artesanos que trabaja con nosotros a tiempo completo. Es nuestra casa, pero también un negocio que debe hacerse andar.
¿Se han requerido modificaciones para el rodaje de Downton Abbey?
Ninguna. Todo lo que ves en pantalla es genuino. Los únicos cambios que se hicieron fueron que reemplazaron nuestras flores por artificiales, para que no se marchitaran y permitieran la continuidad fílmica. También reemplazaron nuestras fotografías familiares con las de los Crawley.
El castillo de Highclere abre de lunes a viernes, pero también hay encuentros especiales, como conciertos y recepciones Crédito: The New York Times
¿En qué parte de la propiedad viven?
Utilizamos todo el castillo. Es nuestra residencia habitual, de modo que en la cocina preparo las recetas que luego publico en mi blog. Es en los jardines donde generamos las actividades de primavera o de Pascua, y es a nuestros dormitorios donde invitamos a quienes adquieren los tickets de visitas ampliadas a las áreas privadas.
Se puede suponer una vida idílica aquí. ¿Cuáles son las dificultades?
Cuando uno deja los anteojos olvidados, ¡hay 300 habitaciones donde buscar! Fuera de broma, es un hermoso lugar para vivir, con magníficos paisajes y vida silvestre al abrir la puerta. No podemos pedir más. Sin embargo, siempre estoy pensando en el próximo proyecto que pueda ayudar a conservar la propiedad.
Vida de película
El quinto conde de Carnarvon fue quien, junto a Howard Carter, descubrió en 1922 la tumba de Tutankamón. En las visitas al castillo pueden apreciarse materiales provenientes de aquellas expediciones y excavaciones.”Reúne una gran parte de los más de 300 objetos que se encontraron. Permanecieron escondidos por más de 60 años detrás de una doble pared -explica lady Carnarvon-. Es posible apreciar joyas, máscaras y figuras; frascos hechos a mano, y el ataúd de una mujer noble de hace 3500 años, además del registro fotográfico del descubrimiento”.
La lujosa biblioteca, con puerta secreta incluida, contiene más de 5600 ejemplares Crédito: The New York Times
Algunas de las historias inspiradas en Highclere se ven en la serie. En la segunda temporada, por ejemplo, el castillo se convirtió en un hogar de convalecencia de la Primera Guerra Mundial. ¿Fue así?
Sí, en agosto de 1914, cuando estalló la Primera Guerra Mundial, lady Almina transformó el castillo de Highclere en un hospital quirúrgico y comenzó a admitir pacientes que regresaban de las trincheras. Uno de los dormitorios se convirtió en un quirófano. La misma condesa se puso un uniforme y asumió el papel de jefa contratando a 30 enfermeras y un médico. Eminentes cirujanos vinieron de Londres y Almina se especializó en cirugía ortopédica. En nuestros archivos hay cientos de cartas de agradecimiento escritas por pacientes a quienes ayudó a salvar.
La cocina es un lugar central. ¿Cuál es el estilo gastronómico del castillo?
Depende mucho de si se trata de un almuerzo familiar informal o de una cena más formal. Los platos favoritos incluyen el pastel de pastores, mariscos, budines de frutas y carne de caza con verduras de temporada. Tenemos un maravilloso chef, Paul Brooke-Taylor, que trabaja junto a una brigada de tres colegas, más un equipo de banquetes. Suelo publicar recetas que creamos aquí mismo. De una manera modesta, a mi esposo y a mí nos encanta recibir a amigos, familiares, políticos y artistas del mundo los fines de semana, cuando el castillo no está abierto al público. Creemos que la comida y el comedor desempeñan un importante papel social al reunir a las personas, fomentar la conversación, las relaciones y la risa compartida.
Los jardines de Highclere son famosos. ¿Cuáles son las tareas que se llevan a cabo para cuidarlos?
Mi esposo y yo realmente disfrutamos planeando los jardines y seleccionando las plantas, y tenemos tres jardineros que se aseguran de que los espacios tengan el mejor aspecto durante todo el año. Fueron diseñados para el primer conde de Carnarvon por el famoso jardinero paisajista del siglo XVIII Lancelot Capability Brown, y luego fue mejorado por su hijo, que heredó el amor por el paisaje. Posee más de 400 hectáreas. Recientes investigaciones arqueológicas detectaron construcciones, vías antiguas y fortalezas que datan de las edades de Hierro y de Bronce. Contamos con parques de ciervos y conejos, además de cinco estanques.
¿Qué le divierte de mantener su blog?
Las conversaciones. Soy amante de la charla y allí chispean. A menudo, durante la noche, enciendo mi computadora, me siento con una taza de té de jengibre y disfruto mucho respondiendo los comentarios.
Por:
Flavia Tomaello

Nota original de RollingStones

También te puede interesar: