Julio 20th, 2019
26/05/2019 - Musicales, Rolling Stones

El dramático relato del ex Chiquititas, Diego Mesaglio, sobre el accidente que casi termina con su vida

El actor relató el accidente doméstico y la mala práxis que afectó su vista y casi terminan con su vida
Hace cuatro años, un accidente doméstico cambió por completo la vida de Diego Mesaglio. El actor se encontraba en su casa cuándo en un descuido comenzó el calvario que le llevó varios meses de operaciones y mucho dolor. “Puse la botellita de alcohol mal ubicada en la repisa del baño y se patino. Cuando se cae para un lado la agarro y sale el chorro de alcohol, que me entró justo en el ojo”, contó.
Inmediatamente se fue al hospital para ser atendido, sin embargo allí fue dónde comenzó el peor problema. “Primero no me levaron bien, después me echaron anestesia y el médico me dio el tarrito de gotas con el calmante y me dijo las palabras mágicas: ‘Cuando te duela, ponete'”. El dolor era tal que el ex Chiquititas cada media hora se puso las gotas, que en realidad debían aplicarse cada 12.
El alcohol que aún tenía en el ojo y el tratamiento fallido provocaron que se queme su córnea. “Automáticamente comencé a recorrer médicos. En el Hospital de Clínicas, donde estoy haciendo actualmente el tratamiento, hicieron de todo para recuperar el ojo. A partir de que se me cayó el alcohol nunca tuve una visión clara”
¿Cómo fue el accidente que le cambió la vida a
@MesaglioDiego? [R] El actor perdió la visión del ojo izquierdo por una mala praxis [R]
#PodemosHablar [R]
pic.twitter.com/RfVwPsWHjJ&- Telefe (@telefe)
26 de mayo de 2019
“Tuve siete operaciones en la visión y la sexta fue un trasplante de córnea de urgencia, donde al mes se me infectó”, contó. “Está dentro de las 17 peores infecciones que puede tener el ser humano, porque va del ojo a la cabeza en horas. Debido a esto se dejó el tema de la visión de lado y se ocuparon en matar la infección, que duró seis meses”.
Durante este tratamiento, el actor tuvo que cumplir con una rutina que lo llevó al borde de la locura. “Durante dos meses estuve poniéndome gotas cada 15 minutos durante las 24 horas, o sea que lo máximo que podía dormir eran 14 minutos. Llegué a estar cinco días sin dormir por el ardor y el dolor”.
Actualmente Diego se encuentra esperando un donante que le permita realizar un transplante de córnea. “Perdí la visión, no perdí el ojo. Lo blanco que tengo es un parche de prevención porque está agujereada la córnea. Actualmente estoy en lista de espera”, concluyó.

Nota original de RollingStones

También te puede interesar: