Junio 25th, 2019
23/05/2019 - Musicales, Rolling Stones

Brenda Asnicar: "A las mujeres nos sigue costando ganar lo mismo que los hombres"

Brenda Asnicar acaba de debutar en la música con Vos sos dios, un disco en el que participan Charly García y Lito Vitale Crédito: Santiago Cichero/AFV

Brenda Asnicar

está desde tan chica en el medio que parece que su edad pudiera contarse como la de los perros, de siete en siete. Luego de rogarle a su mamá que la llevara a la audición abierta empezó a trabajar a los 11 años en el reality show infantil
Cantaniño. El día de su fiesta de 15 fue al último casting para ser Antonella, la villana adolescente de
Patito Feo, un personaje que hace que todavía hoy al verla a una le suene en la cabeza: “Nadie pasa de esta esquina, aquí mandan las divinas, porque somos gasolina”. A sus 27 años, siente que es la “mujer independiente” que sus papás criaron para ser tal, y el “torbellino” en el que aprendió a convertirse, luego de años de interpretar personajes que no le interesaban y de no saber cómo evadir periodistas cuando le preguntaban por enésima vez
por su exnovio futbolista, Carlos Tévez.
“El trabajo y las oportunidades que me dio la vida, y la seguridad que me dio trabajar de lo que me gusta me dieron esas herramientas que en el colegio no tuve. Después de que empecé a hacer todo lo que quería, empecé a sentir más seguridad en todos los ámbitos”, cuenta.
Radicada en Colombia, donde se casó con un empresario, y alejada de la televisión desde 2016, a comienzos de este año Brenda volvió a sentarse frente a la prensa nacional para anunciar la pre-producción de
Yo soy Gilda: Amar es un milagro, la miniserie de Telefe en la que va a interpretar a la ídola popular y que proyecta su estreno para octubre. Mientras se probaba el pelo negro hasta la cintura y el flequillo abierto, grabó
Vos sos dios. El viernes pasado Asnicar lanzó su primer disco, producido de forma independiente y con la participación de Lito Vitale y

Charly García

. Sin manager, ni productor, Brenda se hace cargo de su propia empresa que es ella misma.

-Hablás de tu deseo desde chica de dedicarte a la actuación, pero estuviste apartada del medio a partir de 2016, ¿no?
-Sí. En 2016 hice una telenovela acá en Argentina y sentí cosas rarísimas. Yo venía de hacer una serie (
Cumbia Ninja, en Colombia). Dejé de actuar en telenovelas y dije: “quiero empezar a hacer cosas que me emocionen, que me gusten”, dejar de hacer escenas de sexo porque sí. En esta telenovela estaba con un paralítico y entonces él tenía una fantasía durmiendo en la que teníamos sexo y yo decía: “chicos, ¿por qué?, son las seis de la tarde y él no podía tener sexo”.
-¿Por eso dejaste la tele?
-No, me alejé un poco de acá porque después de trabajar tanto tiempo como actriz dije “bueno, basta, ya fue, quiero dejar de hacer siempre lo mismo”. Tuve que ir a pagar derecho de piso a Estados Unidos. Ahí hice una telenovela que se llamaba
Corazón Valiente, latinazo todo, en neutro. La verdad me re gustó y sentí que me había matado toda la vida trabajando. “¿Por qué no estás en telenovelas?, me preguntaban. Porque no tengo ganas. Estoy cansada de abrir un libro, decir “no me gusta”. ¿Por qué no hacés tu propio libreto, tu propias canciones, tu propia película? Y eso fue lo que empecé a hacer. Tratar de ver qué quiero contar. Si quieren que haga una telenovela, ok, pero no me voy a poner en pelotas.
-¿En ese momento arrancaste con la idea de hacer el disco?
-Hace nueve años que quería hacer el disco.
Brenda cuenta que siempre escribió canciones, sólo que le faltaba encarar la producción de un álbum, algo que hizo ahora de manera independiente y con un grupo de músicos Crédito: Santiago Cichero/AFV
-¿Y por qué no lo habías hecho hasta ahora?
-Por muchas cosas. “¿Lo hago sola, con una discográfica?” Todas las respuestas y debates alrededor de eso. Antes que nada mi mamá me decía: “¿qué vas a decir?, ¿qué vas a contar?”. Hasta entonces yo venía con el mambo de las productoras, de “tenés que cantar pop, tenés que ponerte esto que está re de moda”. Si vos no tenés claro tu esencia interna, después. Es más fácil encontrar un equipo para trabajar cuando ya sabés qué querés hacer de tu vida. Sino, empieza todo el mundo a inferir qué querés decir, qué te conviene. Siempre ser dueño de sus propios errores es hermoso y elegir con el corazón siempre es algo lindo, porque nunca te vas a arrepentir de hacer algo que vos sentís. Y me pasó un poco eso. Trabajé con un montón de gente, con un montón de productores.
En cada pregunta referida a
Vos sos Dios, Brenda aprovecha para nombrar a “los chicos”. Son Fernando Cobo, Federico Sánchez Virgola y Nicolás Guerrieri, de Dorrego Music, el equipo que la acompañó en el proceso de composición y grabación del disco, y al que llegó a través de Marito Baracus y de un mensaje vía Instagram. Subraya que el éxito de este proyecto fue “conocer a un equipo hermoso”, y que lo que más quiere es que, luego de que pasen los años, sus compañeros puedan decir de ella: “qué lindo fue trabajar con Brenda, cómo la quiero”. “Un artista para ser grande tiene que tener sensibilidad, tiene que ser humilde”, va a decir cuando toque hablar de Gilda. “Era la primera en cuidar a sus músicos. Eso hace que también la gente la quiera”, agregará.
El equipo de Dorrego no fue el único, sino que además participaron en el disco Koki y Nacho Godoy, de Mala Fama; Julieta Rada y Emme en los coros, y Charly y Lito, entre otros. Esta mezcla fue parte de la búsqueda de Asnicar de tener “casi un tema de cada género, una fusión”, y que el público que reciba el disco sea una sorpresa, en vez de un target anticipado.
La actriz presentó su disco en el estudio Unísono de la familia Cerati Crédito: Santiago Cichero/AFV
-¿Ya escribías antes de empezar con el proceso del disco?
-Sí. Siempre escribí mis canciones. De hecho, ahora que tuve que hacer una limpieza en mi casa y liberé tres bolsones de cosas, tiré todo. Estuvo durante tantos años ahí, lo tiré y terminé el disco. Siempre escribí, siempre me gustó, escribí de todo. Siempre fui enamoradiza y para mí es lindo escribirle al amor. Uno de los temas que se toca en el disco es esto del amor propio y empoderar el espíritu. Que se llame
Vos sos dios tiene que ver con que vos sos el que puede cambiar todo. Depende siempre de vos lo que pase. Hay cosas que no podemos modificar, pero el pasado y el futuro están en el aquí y ahora. Hay cierta conexión. Para mí escribir las letras siempre fue re importante y me gustó mucho poder encontrar un equipo con el que me sintiera a gusto y no juzgada. Nadie te dice “qué horror” de entrada, pero vos te sentís bien o no te sentís bien con alguien.
-¿Cómo conociste a Charly García y cómo surgió que colaborara con vos?
-Mercedes Iñigo es su pareja hace muchísimos años y yo la conocí en una entrega de premios. Compartimos camarín y nos hicimos amigotas, charlando ahí. Conoció a mi mamá, quedamos en Facebook. Todos los años nos decíamos “feliz cumple, feliz cumple”. Estábamos grabando el disco acá, subí una storie tomando un mate, y me escribió: “siempre tan linda vos” y yo le dije: “¿cuándo te venís al estudio?”. “Bueno, hoy voy”, y vino a escuchar. “Tenés que aprenderte ‘You’re So Vain”, me dijo. Es una canción de otra generación. Empecé a escucharla. Se fue y me escribió otro mensaje. A las doce horas los pibes ya tenían hecha la base, llegué y metí voz a la mañana siguiente. Le mandamos la canción a Charly y le encantó, y dijo que la quería grabar. De ahí pasó un mes, un mes y medio, y en febrero de este año vino al estudio. Llegó re puntual y ¡pasó!.
Fanática de Charly García, Brenda no podía creer que su ídolo estuviera dispuesto a grabar una canción con ella: “Es lo más cerquita a Beethoven que tenemos” Crédito: Santiago Cichero/AFV
-¿Cómo surgió la idea de que estuviera en la presentación a la prensa del viernes pasado?
-Fue re lindo. Lo invitamos porque invitamos a todos los que formaron parte. Me confirmaron dos horas antes que venían, que querían un teclado y que querían cantar. Y yo tipo ¡qué!. Charly siempre que llega a un lugar, toca. Antes que nada me adelanté y le pregunté a los chicos “¿hay un teclado?”. Me llama Mecha y me dice: “¿nerviosa? Te voy a poner más nerviosa. Charly está acá ensayando la canción. Quiere cantar”. Yo hiperventilaba. Él es la prueba andante de lo que es ser un músico, productor. Es un tipo que estudia. Es lo más cerquita a Beethoven que tenemos. Toca el piano como si nada. Fue un honor y fue aprender un poco de él, de todo. No sólo de la música, sino de su humildad y su generosidad. Costó también hacer un disco a puro pulmón. Llamás a un montón de gente que no tiene tiempo, que está ocupada y Charly se hace un lugarcito y ahí entendés todo. El que quiere, quiere; el que no quiere, no quiere. Uno no se tiene que desmotivar nunca. Cuando se cierra una puerta se abre otra. Hay que seguir adelante para siempre.
-Hace un rato hablabas del éxito. Hay una sensación de que en un momento te guardaste o te corriste de la exposición.
-Sí, re. Yo igual nunca di muchas notas. Después de Patito nos llevaban a hacer conferencias, entrevistas, tapas. Después de eso dejé de dar notas porque siempre me preguntaban lo mismo. Después de seis años me siento en un programa de televisión y me siguen preguntando lo mismo. Ahora me cago de risa y trato de tomármelo con calma. No lo niego, ni digo que no. Ya fue. Tomárselo con risa y con sutilezas porque también en algún punto forma parte de lo que soy, de lo que fui. Me pasa que es importantísimo que el artista pueda hacer introspección y entender. Yo que trabajo desde tan chiquita me di cuenta de que fue como tener que encontrarse con uno mismo. Yo me acuerdo perfecto de estar haciéndolo y decir: “quiero se que acabe ya, quiero que se termine, quiero renunciar”. Mi familia siempre me bancó. “Hacé lo que quieras”, me decían.

-Hace poco dijiste que había un montón de abusos de poder que habías vivido trabajando en
Patito Feo. ¿Sentís que las niñas y las mujeres tienen que pagar cierto precio para entrar al medio?
-Sí, obvio. Los hombres ganan más que las mujeres, lo veo a diario, en las películas más picantes. Te das cuenta cómo nos sigue costando que las mujeres ganemos lo mismo que los hombres. Me pasa a diario. Ahora ya estoy hecha más un torbellino que otra cosa, pero me costó mucho encontrar ese poder. Yo trabajaba en Canal 7 y me hacían cambiar adentro de un auto. Por decir: “quiero un camarín” me respondieron: “vos no sos Britney Spears”. Un productor de 40 años diciéndole eso a una nena de 13. Ubicate en tu palmera. Toda la vida me pasó y por eso soy la más defensora, la más detallista, me encanta que todos estén bien. Cuando me toca producir cosas lo hago con mucho cariño hacia la gente que trabaja conmigo.
-Te sentiste descuidada…
-Miles de veces. Cuando no es el maquillador que te trata mal es el productor que no te conoce. Todo el tiempo estás tratando de pasarla. Me pasaba con periodistas. En vez de decirles: “de eso no me interesa hablar”, por querer ser uno bueno… ¡Tan!, te la meten. Al final te terminás dando cuenta de que tenés que ponerte firme.
-¿Cómo viviste en diciembre la
denuncia de Thelma Fardin a Juan Darthés
?
-Un horror todo. Es un horror, lo único que puedo decir.
Es un tema muy delicado que ya está en manos de la justicia. Me parece que lo más oportuno es ir un poco a esa data y ver qué pasa ahí. Hasta ahora sigue siendo inocente, a Thelma se le cree a full. Yo salí a bancarla. Yo con Thelma no volví a hablar nunca más en mi vida, nunca me llamó. Yo las banco a todas mis compañeras siempre porque somos mujeres y está lindo eso. A mí me hubiera gustado que me bancaran todas mis compañeras, aunque no me pasó nada grave.
Por:
Tamara Talesnik

Nota original de RollingStones

También te puede interesar: