Septiembre 21st, 2019
20/05/2019 - Sociales, Upsocl

Diseñan el 1er vestido que se convierte en toalla. Perfecto para estar seco y elegante en todo lugar

El episodio final dividió a la fanaticada… salvo por una breve escena disfrutada por absolutamente todos.

(SPOILERS, SPOILERS Y MÁS SPOILERS DEL CAPÍTULO FINAL DE GOT)

No sería muy incorrecto afirmar que Jon Snow pasó toda su historia en Juego de Tronos cometiendo errores, demorándose demasiado en actuar y pagando enormes consecuencias por estos problemas de juicio. A lo que voy, no es el más preparado para enfrentarse a lo que la vida le lance en su camino, y los fans siempre terminamos pagando la cuenta de su falta de criterio. Pero por una vez, una pequeña vez, Jon actuó a tiempo e hizo lo que debía ser hecho. 

Al entender que su reina/amante/tía Daenerys ya no tenía vuelta, aprovechó la vulnerabilidad que ella aun se permitía con él para clavarle un cuchillo en el corazón y acabar con sus planes de conquista internacional. Esto le costó todo a Jon: perdió el trono, fue exiliado al norte, quedó manchado para siempre, etc.

Pero para sorpresa de todos, si recibió un breve momento de felicidad al reencontrarse con su amigo más fiel, Ghost el lobo.

Recordemos que los Starks adoptaron cada uno un lobo en el primer episodio de la serie. Jon originalmente no iba a recibir ninguno, hasta que alguien notó que había un cachorro extra, alejado de su madre y abandonado. Ese fue el momento en que la historia de Jon y Ghost comenzó. 

Estuvieron juntos en muchísimos momentos, pero Ghost empezó a figurar cada vez menos en la serie a medida que los dragones fueron ganando protagonismo (y con ello, la prioridad en el presupuesto del equipo de efectos especiales). Esta última temporada se encargó de volver a mostrarlo, llevando al enfurecedor momento en que Jon pareció regalar su lobo a Thormund sin siquiera darse el tiempo de despedirse apropiadamente. 

Pero todo cambió con el epílogo de Jon. Al ser desterrado al norte, quien antes fuera el Rey del Norte se reencontró con su mascota. Y esta vez si le dio las muestras de cariño que se merecía. Incluso vimos una muy rara sonrisa en el rostro del personaje más acostumbrado a mirar en agonía hacia el infinito. 

La serie terminó con Jon cruzando el muro hacia el norte, acompañado por Thormund, los salvajes y Ghost, quien iba al mando de la manada. No te mueras nunca, Ghost.

 

¿Para qué llevar una toalla y un vestido cuando puedes los dos en uno solo? 👙

Son pocas las personas que no les gusta ir a la playa, pero entre esos haters del océano hay un grupo muy marcado de los que odian llevar muchas cosas. Claro, si son los que no les gusta bañarse lo más probable es que los dejen encargados de todo mientras el resto se echa un chapuzón.

Y es molesto, cuidar camiseta, shorts, zapatos, de todo. Mucho más cómodo sería que las personas puedan tener todo en un sólo lugar. Tomando esto en consideración una diseñadora llamada Aria McManus lanzó el “Towelkini”.

Una prenda que tiene varias funcionalidades, desde un elegante vestido para caminar por las calles o cualquier pasarela hasta una toalla para tenderla en el suelo, broncearse o simplemente secarse.

” Towelkini de Aria McManus combina los dos elementos esenciales para todas las cosas en la playa, sin necesidad de llevar una toalla incómoda y un traje de baño fácil de perder. Aquí vienen como uno, materializado como ideal”

Aria McManus a Delish

El precio de venta son $199 dólares y puedes adquirirlo aquí. Viene en color rosado y también puede ser amarillo, otra de las cosas que gusta mucho del atuendo es que tiene caídas muy elegantes a los costados, una forma que no debe ser fácil de lograr y que (considerando que según utilizan sólo material de primera) podría explicar un poco el elevado precio.

La única mala noticia es que por los momentos solamente tienen versión para damas, hombres, nos tocará esperar para adquirir nuestro “Towelkini” e intentar que se nos vea tan fabuloso como a ellas.

 

Nota original de upsocl

También te puede interesar: