Junio 25th, 2019
26/03/2019 - Musicales, Rolling Stones

Candelaria Tinelli: "Estoy dispuesta a escuchar las críticas; no tengo que agradarle a todos"

Se asoma cabizbaja por la puerta del ascensor y camina dubitativa rumbo a la terraza del edificio donde tiene que posar para las fotos. Parece timidez en estado puro, parece que hablar no es lo suyo, parece que se quiere ir. Pero se saca la campera y pela actitud como si lo hubiera hecho toda la vida. Posa, se divierte, se alegra con el resultado y sonríe mucho. Y sorprende también. La gente parece muchas cosas que no es, y

Candelaria Tinelli

ha decidido hablar de eso. De los prejuicios, de las muchas personas que puede haber en una sola. Como ella, que es Candelaria pero también es Lelé, que es tímida e introvertida pero también quiere ser una estrella pop y está trabajando con firmeza y rigor en lograrlo. Tanta firmeza que
logró sumarse al line up del

Lollapalooza

cuando sólo había lanzado tres canciones. Tanto rigor, que en tres meses escribió, compuso y grabó las canciones que le faltaban para llegar al festival de música más codiciado con un primer disco bajo el brazo:
Yo, que toma el nombre de su primer corte, saldrá el jueves, dos días antes de su debut en un escenario de audiencia masiva. El sábado, a las 14, presentará estos temas originales y personalísimos -“me desnudé”, dijo sobre sus primeras canciones-, en un show que incluirá también coreografía, porque también se lanzó a bailar. “A los miedos hay que hacerles frente”, arenga.
Cande, como la llama casi todo el país, es famosa desde que nació. Es la segunda hija de

Marcelo Tinelli

. Con Micaela son las mayores del clan que completan Francisco, Juana y Lorenzo. Todos ellos tuvieron una vida bajo la lupa de la opinión pública pero quizás Candelaria fue la que más reacia se había mostrado a la fama. Hasta ahora.
“Me gusta la gente que tiene algo que decir”, cuenta en una charla con LA NACION. Ella también tiene mucho para decir y aunque admite que le cuesta abrir su corazón, hace tiempo que busca la manera de expresarse: primero, fueron los tatuajes y el arte. Luego, las redes sociales. Convertida en una verdadera influencer, con más de 3 millones y medio de seguidores en Instagram,
se animó a relatar su lucha contra la anorexia y la bulimia a través de un conmovedor posteo, para concientizar sobre los trastornos alimenticios. A través de su marca,
Madness Clothing, propuso una idea de belleza más inclusiva y realista que se impuso entre las adolescentes argentinas como ninguna otra firma. Ahora, a través de la música asegura que lo que le importa es comunicar un mensaje. Y jura que está dispuesta a hacer todo lo que se necesita para llevar hasta el fondo su carrera como cantante.
-¿Cómo llegaste al Lollapalooza?
-Me hicieron la propuesta el año pasado. Tenía un miedo bárbaro. Pero no quería dejar pasar la oportunidad. Tuve mucho miedo pero no dudé, no dudamos, el equipo fue para adelante. Hasta ese momento había lanzado tres canciones. No quería hacer covers. Quería tener mis canciones, mi repertorio, entonces nos pusimos la meta de tener un disco para llegar al festival.
-¿Cómo es la preparación para un show de esta envergadura?
-Un poco de todo: preparación psicológica, ensayos, clases de canto, de baile, estamos a full. La idea fue sacar el disco antes del Lolla para tener un repertorio amplio y hacer un show completo. Esa fue la meta. Trabajamos un montonazo. Es mucha dedicación. Sobre todo porque soy una persona que no tiene mucho escenario y tengo que practicar.
-¿Cómo te ves?
-Por ahora bien espero que no me boicotee la cabeza. pero trabajamos mucho y bien, entonces estoy tranquila. Estamos trabajando, ensayando, un poco de coreografía.
-¿Bailás?
-Sí, voy a bailar un poco. No mucho porque no es lo que tengo ganas de hacer.
Fotos Candelaria Tinelli Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Filipuzzi
-¿Cómo es tu estilo?
-Es muy pop pero con mi esencia, eso se nota en las letras y en los mensajes que quiero transmitir. Tiene un dejo de oscuridad… pero la idea es dejar mensajes a través de las letras.
-¿Cómo componés?
-Escribo yo mis canciones, escribo un montón, me puse muy obse. Después trabajo con un productor y vamos armando la melodía. Tengo en la cabeza más o menos cómo quiero que suene, trabajamos con algunas bases, y vamos armando.
-¿Cómo te sentís abriendo tu corazón para crear estas canciones?
-La primera canción, que fue “Yo”, sentí un desnudo. me abrí de gambas y entregué un montón de mis secretos que no suelo compartir. Normalmente transmito a través de la piel, del tatuaje, del arte. Tenía encanutado mucho de lo que escribo pero la clave es animarse a mostrar eso y de una forma divina que es la música.
-¿Quién es la primera persona a la que le mostrás tus canciones una vez que terminaste de escribir?
-A mi familia. A mi hermana. A mi mánager [Guido Iannaccio, el exnovio de su hermana Micaela], más que nada, que tengo una gran relación con él. Para mí es como mi hermano, es mi familia.
-¿Y qué te dicen?
-A veces me dicen, “wow te fuiste a lo depre”. A veces me bajan un poco a tierra. Pero tengo buenas devoluciones.
-¿Estás como para bancarte las críticas?
-Estoy dispuesta a escuchar todo. No tengo por qué agradarle a todo el mundo.
-¿Cómo es tu disco?
-Este disco se desprende de mi primera canción. Habla mucho de mi parte sentimental, de lo que me pasa a mí y a otras chicas. Es muy personal. Tiene letras de amor y desamor. Es bastante melanco. Tengo eso de las letras más
deep, pero la música es más arriba.
-¿Qué te gustaría que pase? ¿Te ves haciendo más shows?
-Voy a ver qué pasa ahora, a lo largo del año. Ojalá que se puedan hacer muchas cosas y que esto crezca un montón. Todos aspiramos a cosas grandes. Quiero esto pero tampoco es un estrés. Lo hago por disfrute, me gusta, el día que no lo disfrute más lo dejaré. Me encanta cantar, grabar, me hace feliz todo lo que implica. Si crece, bienvenido sea, y que avance todo lo que se pueda.
-¿Estás dispuesta a todo lo que implica? Movidas de prensa, viajes…
-Para vencer los miedos hay que encararlos, así que cuanto más lo hacés más te vas acostumbrando. Lo que haya que hacer, lo haremos.
-La canción “Yo” tiene una frase que dice: “Por fuera parezco dura, por dentro me transformo en agua”. ¿Cómo es esa Cande sensible?
-Tengo ese papel del que se han hecho notas, de la rebelde, la tatuada, la bardera. Soy una persona híper mega sensible. Creo en la astrología, mi sol, mi luna y mi ascendente son de agua [escorpio, piscis, cáncer]. Soy muy agua, muy sensible, lloro y expreso un montón. Me cuesta sacarlo. Por eso, tal vez tengo estas facetas para mostrar. Pero soy re sensible y pienso, qué loco porque la gente tiene esta idea de mí que es re errónea. Cada uno saca sus conclusiones y juzga sin saber, que es normal porque a mí también me pasa con los demás. Así que me parecía que estaba bueno mostrar eso, que soy una persona sensible, que nada que ver lo que pasa por adentro con lo que la gente ve.
Fotos Candelaria Tinelli Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Filipuzzi
-¿Qué cosas te emocionan?
-Tengo sensibilidad por todo. Lo humano. La relación con los animales. Soy súper amorosa. Sensible. Aprecio las cosas, me gusta mirar.
-¿Cómo sos cuando entrás en confianza?
–Tengo una faceta muy payaso. Soy muy divertida, soy el payaso de mi grupo de amigas, pero tengo que entrar en confianza. Hasta que me abro, soy tímida. Soy de esas que están calladitas y cuando me abro empiezo a hablar y… ¡cállenla! [Risas].
-Algo de eso se ve en tu cuenta de Instagram… Tu costado de humor.
-En un cara a cara también me pasa. Soy una persona que se ríe mucho de sí misma. Eso me lo enseñó mi viejo. Jugar a ser un niño, un payaso. Hice un curso de clown que me ayudó un montón. Pero esto de reírse del fracaso, de que te pasen cosas malas… De sacarle lo estructurado… Me ayudó. Uno hace mucho esfuerzo para ser perfecto. Y yo ya aprendí, por muchas cosas que me pasaron, que la perfección me trae una frustración enorme y que nunca llegás a eso. Prefiero la faceta de reírme y tomarme todo con humor. Nada es tan serio, tan cuadrado. Encontré una forma mucho más sana de expresarme. De mostrar eso de que está todo bien.
-¿Hubo algo que te haya llevado a hacer ese clic?
-Mil cosas. Ahora que estoy tomando clases de baile me río porque no lo puedo creer. Soy de madera. Tírenme algo, [el acetie lubricante para metales] WD-40 en las rodillas. Me río. En equitación me caigo y me río. Reírme me hace mejor en todos los aspectos.
-¿Cómo te llevás con tus seguidores y cómo manejás a los
haters?
-Cuando arranqué con las redes me enganchaba. Soy mecha corta. Perdía mucho tiempo discutiendo, y encima te quedás con una energía medio fea. Después me di cuenta que los
haters estuvieron siempre, nada más que ahora tienen llegada. Siempre está la gente que te odia y te critica. Trato de quedarme con lo bueno, valoro un montón a la gente que me sigue, que me banca. Tengo un montón de fans de los que me hice amiga, que me vienen a ver al local, que hicimos un grupo. Me gusta estar con la gente que me apoya. Los que no, no me importan. Hay un grupo que está firme ahí con todo y tengo una relación excelente.
Fotos Candelaria Tinelli Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Filipuzzi
-Algunas veces respondiste vía Twitter a algunos comentarios…
-Siento que no tengo que responder. A menos que necesite una explicación. Hay cosas muy erróneas que dicen. Ahí es cuando decido decir algo, pero trato de que sea de la mejor manera o apelando al humor.
-Alguna vez contaste que te hiciste una cirugía en respuesta a algunos tuits…
-Empezaban a poner fotos del antes y el después. Y a mí no me importa, no tengo ningún problema de contar las operaciones que me hice. Por eso lo conté.
-¿Y con los paparazzi cómo te estás llevando?
-Eso todavía me falta ajustar. También, me iré relajando. Fui aprendiendo. Mis amigas me dicen Sherlock Holmes, porque me pasa que estoy mirando quién saca o no una foto. Si se me queda una lechuga en el diente, quiero estar tranquila y no pensando en que me están sacando una foto. Pero espero que me importe menos eso.
-¿Cómo te informás?
-Me informo por Twitter. Trato de actualizarme, aunque me da fiaca, porque si no me quedo en las nubes.
-¿Qué significa para vos la fama?
-Nací con eso… Creo que es parte de mi vida. Tiene sus pros y sus contras. Aprendí a sacarle la parte buena. Trato de usar la “fama” [hace el gesto de comillas] para dar cosas buenas. Teniendo tanta exposición, en vez de morirme de vergüenza, como antes, porque era re fóbica, ahora la di vuelta y trato de sacarle el lado bueno. Ya no me parece un peso, es parte de mi vida.
-Hace poco te animaste a revelar tu lucha contra la anorexia y la bulimia. ¿Por qué lo hiciste?
-Estuve en tratamiento y llegué a un punto en el que me sentía muy bien. Sigo lo que pasa en las redes, tengo una hermana más chica, lo veo, es un tema que en la Argentina está súper fuerte, la anorexia y otros trastornos y, como dije antes, quería aprovechar que tengo muchas seguidoras chicas, jóvenes, que por ahí lo sufren, para poder contarlo. Para que sepan que hay esperanza de salir, que hay que pedir ayuda, que no se lo guarden, que lo digan. Lo dije, la verdad, para que puedan tomar conciencia de que es una enfermedad y que es grave, no es un chiste. Lo conté para poder ayudar.
-Desde tu marca, Madness Clothing, proponés una idea de belleza más inclusiva: en las campañas se ven imágenes de mujeres que no obedecen a los estereotipos de la moda en general. ¿Cómo se gestó esta idea?
-Con mi socia creemos que todas tienen que poder usar la ropa. Nos cansa mucho y es una pelea constante con otras marcas, que haya un estereotipo de modelo que tiene que pesar menos de tanto, que tiene que ser un fideo. Nosotras peleamos contra eso, queremos que todas puedan usar nuestra marca. Son todas divinas, son todas una bomba, tienen una personalidad increíble. Creemos que la belleza va más allá de lo físico, tienen mucho para contar, las ves y se comen la tierra, más que una flaquita que vive a lechuga, tienen mucha expresión. Queremos que se vea, que es lo que existe, es normal. Lo otro fomenta algo horrible, enfermedades en las chicas, y está bueno correrse de ahí. Es difícil porque en las pasarelas del mundo ves eso… Pero vamos a seguir peleando por llegar a lo más real de todo, que vengan chicas que no se sientan inhibidas, que tengan seguridad, que está todo bien. Que uno puede estar más flaca o más gorda y está todo bien con eso.
-¿Notás un cambio en los paradigmas de belleza?
-Lo re noto, desde mi trabajo personal, y lo noto con todas las chicas. La belleza pasa por otro lado. Cuando uno se siente bien con uno mismo, esa energía se vibra. Una persona que sonríe, que es alegre, que te conquista por eso. Cuando alguien tiene esa personalidad que no la podés parar de mirar, que emana una energía, que no es una cosita chiquita toda operada. Que pasa por otro lado… Ojalá se abran un poco las cabezas.
-¿Qué opinás del pedido de artistas mujeres porque haya un cupo femenino para los festivales de música?
-Me encanta. Me gusta que haya muchas mujeres en el ambiente musical. Sigo muchas mujeres de acá de la Argentina, es importante que haya cada vez más. Las mujeres están teniendo un perfil más alto en todos los rubros, pero en la música me encanta.
-¿Qué artistas seguís?
-Desde una Lali, que yo la banco a morir, Jimena Barón, Cazzu, que hace trap y me parece una genia también. Pisan muy fuerte. Me gusta Dua Lipa, Lorde, Lady Gaga, también analizo todo el personaje. Elijo chicas que tienen impronta, más allá de que canten excelente o no tan tan bien, me atrae el todo.
-¿Está previsto que cantes en la apertura de
Showmatch?
-Por ahora no. Tengo ganas de abrirme un poco de mi viejo. Si me invita lo haría con todo el placer del mundo, está buenísimo. Esperemos que me inviten. Más allá que sea Tinelli, es mi viejo, yo todo se lo muestro y se lo cuento. Pero pararme ahí en ese escenario es pesado. Es mucha exposición, te sentís muy observado. Tiene una energía muy fuerte.
-Marcelo se alegró mucho cuando quedaste en el line-up de Lollapalooza. ¿Te va a ir a ver?
-Ojalá que venga. Lo van a torturar, pero… El es re obse, me pregunta todos los días, me pide que le muestre las canciones, está en re tema. No tiene programa, no tiene excusa, tiene que estar.
-¿Qué pensás de su coqueteo con la política? ¿Te preocupa?
-No me preocupa. Estamos un poco acostumbrados. Sería más exposición, pero no es algo que me asuste. Confío plenamente en las decisiones que él toma, y sé que lo que se propone lo puede hacer. Y bueno, lo apoyaremos en lo que decida. La familia banca a morir lo que quiera hacer.
Por:
Silvina Ajmat

Nota original de RollingStones

También te puede interesar: