Marzo 23rd, 2019
14/03/2019 - Sociales, Upsocl

Niño se enfermó, no quería que nadie se le acercara. Su pit bull era el único que podía consolarlo

La dueña de los perritos no paraba de llorar, pues pensaba que no sobrevivirían.

El frío en algunos países puede alcanzar grados tan bajos, que los lagos se congelan… haciendo que se conviertan en lugares bastante peligrosos para las personas, pero sobre todo para los animales, ya que por curiosidad pueden terminar en medio del hielo, rogando por ayuda.

Precisamente eso ocurrió con dos perritos golden retriever que paseaban por un lago congelado en Estados Unidos, cuando de pronto el hielo se rompió y quedaron atrapados, congelándose y sin poder salir.

Su dueño, que estaba con ellos, solo lloraba pensando lo peor.

Por suerte un hombre de 45 años que también paseaba por el sector con su perrita llamada Kira vio la terrible escena y no dudó en lanzarse al agua. Afortunadamente sabía cómo nadar en agua congelada, así que en un par de segundos Timofey Yuriev se quitó la ropa y se sumergió rompiendo los bloques de hielo con su cuerpo para poder liberar a ambos perritos atrapados.

Su perrita, siempre fiel, no dudó en seguirlo. Y aunque hiciera mucho frío, nadó con él hasta rescatar a sus amigos perrunos y guiarlos hacia una zona segura.

Todo el improvisado rescate fue capturado por la esposa de Yuriev, quien publicó las imágenes a través de su cuenta de Facebook contando cómo sucedieron las cosas:

“Estábamos caminando alrededor del lago y dos perros pertenecientes a otro dueño bajaron al lago en el otro extremo y comenzaron a cruzarlo y luego cayeron cuando el hielo cedió. Pensamos que podrían nadar, pero nos dimos cuenta de que no podían y simplemente estaban remando en su lugar y habían dejado de intentar salir. Así que nos acercamos y Tim entró de un salto”.

Él aprendió a nadar en el hielo cuando tenía solo siete año, así que el rescate no fue tan difícil.

Mira aquí su increíble reacción:

Lo cierto es que pudo rescatar a los perritos y tranquilizar a su dueña, quien no dejaba de llorar por sus animales.

Demasiado tiempo libre.

Todos hemos escuchado hablar de los dinosaurios, esas inmensas criaturas que llegaron al mundo cuando el planeta era un lugar mucho más natural. Vemos Jurassic Park y nos encantaría que existieran todavía de los fascinantes que pueden llegar a ser, aunque también cabe recordar que pueden ser tan interesantes como peligrosos, al menos según nuestros conocimientos basados en películas.

Lo cierto es que tienen su público, muchos niños los adoran y tienen miles de juguetes de dinosaurio, y algunos no tan pequeños, buscan otras formas de entretenerse. Ahora la ‘moda’ que han adoptado algunos es el llamado #DinoCut el cual consiste en cortarle el cabello a los gatos y hacerlos lucir como las míticas criaturas.

No somos quienes para juzgar si esto está bien o mal, lo que si tenemos por seguro es que nadie les está preguntando a estos pequeños si les gustó o no el corte, acá 20 de ellos:

1.

2.

3.

4.

5.

6.

7.

8.

9.

10.

11.

12.

13.

14.

15.

16.

17.

18.

19.

20.

 

Aunque lloraba cuando se la acercaba uno de sus papás, el pequeño Dawson dormía plácidamente junto a Riddick.

Riddick, un pitbull, fue rescatado el año 2015 por Rescue Dogs Rock NYC una vez que fue lanzado de un coche en movimiento. Una vez que se recuperó en el refugio, lo dieron en adopción a Bryan Junior y su esposa, quienes vieron una foto de él en Facebook y se enamoraron. Ese mismo año lo adoptaron y se convirtió en un miembro indispensable de su familia.

Un año después de adoptar a Riddick, la pareja tuvo un bebé llamado Dawson. Tanto Riddick como Cambria, otra pit bull, se obsesionaron con él. “Los llamábamos paw patrol porque si el bebé lloraba, los dos corrían a ver qué pasaba. Cada vez que despertaba decíamos ‘el pequeño Dawson está despierto’ y corrían. Se sientan con nosotros todas las noches mientras le leemos, Cambria en mi regazo y Riddick en el piso. Dawson les da un beso de buenas noches y lo acuesto”, le comentó Junior a The Dodo.

Y Dawson está tan obsesionado con los pitbull como ellos con él. Le gusta subirse sobre ellos, acariciarlos y ayudar a darles de comer cuando puede.

Hace poco, Dawson se resfrió. Fue la primera vez que se resfrió realmente y con la fiebre que tenía se sentía miserable, tanto que a la única persona -perro- que toleraba tener cerca era a Riddick. “Se acercó a la otomana con Riddick, se notaba que no se sentía bien y sólo se echó. Se movía de un lado a otro hasta que media hora después se quedó dormido. Riddick no se movió de su lado”.

Y es que sólo él podía consolar a Dawson en un momento en que se sentía tan miserable. De seguro sabrán lo agotador que es estar enfermo y como uno no quiere más que estar solo y descansar.

“Riddick tiene muy buen temperamento, es muy calmado. Es muy gentil, amoroso, y tolerante a todo. Todos lo aman. Es el mejor perro que podría pedir”.

Unos días después Dawson se sentía mejor y todo volvió a la normalidad, los tres pudieron volver a correr y jugar como siempre.

Nota original de upsocl

También te puede interesar: