Mayo 26th, 2019
18/02/2019 - Sociales, Upsocl

Los vientres de embarazo reales no se parecen nada a los que aparecen en TV. ¿Aún quieres ser mamá?

A quién culpar cuando te digan que no consigues novio o que eliges a puros fracasados. Y no lo digo yo, sino que un estudio que analizó a 7 mil mujeres.

Miren, nacimos de nuestros padres así que es completamente inevitable que nos parezcamos a ellos en algunas cosas. Algunos heredamos más cosas que otros de nuestros progenitores, como los rasgos del rostro, el color del cabello, de los ojos y sobre todo, al final siempre terminamos pareciéndonos a ellos en cuanto a la personalidad (aunque no nos guste).

Pero un estudio de la Universidad Estatal de Ohio reveló que hay algo más que heredamos, particularmente las mujeres, de nuestras madres: la suerte en el amor.

A esta conclusión no llegaron así como así, sino que estudiaron a siete mil madres con hijas en Estados Unidos durante dos décadas. Y descubrieron que la relación entre la cantidad de parejas de tu madre y tu vida amorosa, no tiene nada que ver la situación económica o social.

Y obvio, eso afecta la forma en cómo nos relacionamos con otros a un nivel romántico. Claire Kamp Dush, autora de la investigación, explica que constantemente se les preguntaba a las madres e hijas cómo era su vida romántica, así pudieron llegar a esta conclusión.

Así que según este estudio, si tu madre tuvo muchas relaciones poco exitosas y fructíferas, es probable que tu vida amorosa siga esa misma tónica. Mientras que si encontró al amor de su vida después de tan solo un par de novios, posiblemente desarrolles vínculos profundos sin mucha demora.

La desgarradora imagen fue tomada en Argentina, donde familiares y amigos se despidieron del futbolista.

Los perros no son conocidos como el mejor amigo del hombre por nada. Recuerdan y mantienen su lealtad hacia su dueño/a sin importar qué suceda, porque saben que deben estar ahí para ellos si algo ocurre. Así, la historia del perro del futbolista argentino Emiliano Sala, quien falleció de manera inesperada hace unas semanas cuando el avión donde viajaba de Francia a Gales cayó al mar, terminando con su vida y la de su piloto, se ha convertido en una especie de símbolo para el más leal de todos los animales.

El sábado recién pasado la familia del futbolista realizó una misa en la ciudad de Progreso, Argentina, en honor al joven de 28 años. Quien por supuesto no podía estar ausente, fue la perrita Nala, la mejor y más fiel amiga de Sala.

Emiliano Sala's dog Nala, waited outside during her owner’s funeral.

One last goodbye… pic.twitter.com/Cvd43aV8iH

— Photos of Football (@photosofootball) February 17, 2019

Romina Sala, su hermana, compartió en redes sociales hace unas semanas la desgarradora imagen de Nala esperando a su amo con el mensaje “Nala también te está esperando…”.

Cuando se supo de la terrible noticia, fue ella quien decidió además hacerle saber a sus fanáticos que adoptaría a la perrita ahora que su dueño no regresaría.

¡LO MÁS TRISTE DEL DÍA!

Nala la Perrita de Emiliano Sala, presente en el funeral de su dueño. Esperando poder despedirse de el. pic.twitter.com/Jf30puBUxA

— Motivaciones Fútbol (@MotivacionesF) February 16, 2019

Y durante la misa realizada este fin de semana, Nala una vez más fue la protagonista. Esta esperó afuera de la iglesia a que la familia saliera, para despedirse una última vez de su querido humano.

Ya varios medios han reportado sobre la estrecha relación que ambos tenían, e incluso el Daily Mirror afirmó que Sala habría estado viajando de Francia a Cardiff para realizar el papeleo legal para llevarse a Nala a la ciudad Galesa donde residía. 

Aunque nada salió como esperaban, al menos Nala tiene quien cuide de ella.

Diana, de 72 años, se puso una chaqueta, tapó su cabeza y salió con su carrito lleno de sopas a repartirlas a quienes debían soportar las bajas temperaturas en la calle. Su amabilidad y buen corazón no tienen límites.

Mientras un lado del mundo sufre con las altas temperaturas, expuestos a un sol implacable, la otra se congela con el termómetro marcando bajo cero. Ambas situaciones son terribles, especialmente para quienes no cuentan con las condiciones para soportar alguno de los escenarios.

Por eso ver a una mujer de 72 años, dando sopas calientes a personas sin hogar, en medio del cruel frío de Southsea, en Inglaterra, es de las cosas más lindas. Charlie Franks vio a Diana entregar dulcemente la comida en la calle durante la noche. No dudó en grabar el momento y compartir el video en Facebook para celebrar su amabilidad y corazón de oro.

Diana, vestida con una chaqueta azul, mete la mano en una bolsa y saca vasos de plástico, entregándolos a las personas sentadas en la calle. Ellos la miran y parecen dar las gracias por la amable oferta.

Mira el video:

Después de darles la sopa, se quedó un momento y conversó, sin preocuparse por congelarse. Charlie subió el clip donde la llamó la “señora de la sopa pompey”.

Junto al video escribió: “Esta absoluta leyenda de una dama, merece todas las acciones que obtiene en las redes sociales, acabo de filmar esto en Albert Road’ Southsea”.

 

Cientos de personas elogiaron la noble acción de Diana en redes sociales.

Porque yo quedé ligeramente traumada después de esto 😣

Ser madre es algo precioso, maravilloso, para lo que simplemente no todas estamos preparadas. Hay mujeres que toda su vida han sabido que algún día serán madres y esperan ese día con ansías. 

Bueno, para otras es más bien una pesadilla y una terrible idea.

Y no es que quiera quitarles aún más las ganas de ser madres, pero necesito que sepan algo: los vientres de embarazo que muestran en las películas y televisión no son como reales.  

Son así (y personalmente, me quita aún más las ganas de ser mamá):

1. Parece un melón

2. Esta no luce tan mal

3. No, qué terrible

4. Qué es eso que está donde se supone está el ombligo

5. Eso luce doloroso

6. Mentira, esto si que luce doloroso

7. Todas lucen dolorosas

8. Y perturbantes

Lamento pensar así, lamento sentir esto cuando veo esas panzas, pero no puedo evitarlo. 

Es que posiblemente, simplemente no estoy preparada para ser madre todavía (y quizá nunca lo este).

Y eso está bien, ¿saben? Como igual está bien que vieran estas panzas y no les genere rechazo alguno, seamos libres de elegir lo que sea que queramos. 

Nota original de upsocl

También te puede interesar: