Noviembre 15th, 2018

Nuevo acuerdo con el FMI: desembolsará u$s 24.400 millones hasta marzo e impone duras exigencias a la Argentina

El FMI aprobó la primera revisión del desempeño de la Argentina en el marco del Acuerdo Stand-By de 36 meses que fuera suscripto el 20 de junio de 2018, autorizó un desembolso por u$s 5.700 millones y también aprobó la ampliación del programa de asistencia solicitado por la Argentina a comienzos de mes en curso. Entonces, para lo que resta del año y hasta marzo del 2019 ingresarán, de cumplirse con el programa, u$s 24.400 millones.

Con la aprobación de la ampliación del Acuerdo Stand-By se incrementa el acceso hasta un total de aproximadamente 56.300 millones de dólares (equivalente a DEG 40.710 millones o 1,277 por ciento de la cuota argentina). "Las autoridades han solicitado usar este financiamiento del FMI como apoyo presupuestario", según señala un comunicado del FMI.

Los u$s 24.400 millones será distribuidos de la siguiente manera: u$s 5.700 millones la semana que viene, u$s 7.700 millones en diciembre y u$s 11.000 millones en marzo de 2019. Esos fondos serán mantenidos en dólares en la cuenta del Estado en BCRA ya que, según adelantan fuentes del Palacio de Hacienda, en el corto plazo no hay necesidades de pesos por parte del Tesoro.

Paralelamente la acumulación de dólares permitirá al Gobierno mostrar que cuenta con capacidad para hacer a eventuales subas del tipo de cambio.

Tras la aprobación del Fondo, se conoció la Carta de Intención elevada por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris al FMI en donde el Gobierno reconoce que en el año en curso y buena parte del próximo, la economía argentina sufrirá una profunda recesión.

En concreto, según el memorando, el Gobierno espera que "el crecimiento se contraiga entre 2% y 3% en 2018 y entre 0,5% y 2% en 2019". No obstante, confía en una "recuperación en forma de V" ya espera que "el crecimiento se recuperará a 8,5% interanual en el cuarto trimestre de 2019".

En cuanto a la marcha de los precios, el documento sostiene que "la inflación general debería alcanzar un punto máximo por encima de 40 % para enero de 2019 y comenzar a caer rápidamente a poco más del 20 por ciento a fines de 2019.

Se ratifica un esquema de libre flotación del tipo de cambio aunque dentro de las bandas anunciadas en su momento y el mantenimiento de elevadas tasas de interés. Al respecto la Carta que las tasas de corto plazo no podrán bajar a menos de 60% hasta que las expectativas inflacionarias que publica el BCRA y proyectadas a 12 meses hayan disminuido en forma "contundente" durante por lo menos dos meses consecutivos. La contracara de las elevadas tasas de interés se traduce caída de la actividad tal como prevé el FMI.

INFLACIÓN

En cuanto a las perspectivas económicas, en el documento se proyecta que "el crecimiento económico trimestre a trimestre sea negativo hasta el primer trimestre de 2019". Sin embargo, confía en que "el restablecimiento de la estabilidad macroeconómica y la trayectoria descendente más rápida de nuestra relación deuda-PBI restaurarán la confianza y eventualmente resultará en una recuperación en forma de V a partir del segundo trimestre de 2019".

También se confía en que "la inflación interanual caiga rápidamente". Según el pronóstico incluido en el memorando "la inflación general debería alcanzar un punto máximo por encima de 40% para enero de 2019 y comenzar a caer rápidamente a poco más del 20%a fines de 2019. La inflación continuará cayendo a un ritmo constante para llegar a un solo dígito para fines de 2021".

FRACASO

En la Carta de Intención que el Gobierno elevó al FMI el 17 de octubre pasado, se describen las políticas y los objetivos económicos del Gobierno argentino para 2018 y el futuro. También se adjunta un Memorándum de Entendimiento Técnico que describe los objetivos específicos que la Argentina se compromete a alcanzar en el marco del acuerdo con el Fondo en apoyo al plan económico de la administración del presidente Mauricio Macri.

Comienza con una explicación del prematuro fracaso del programa acordado en junio. El Memorando sostiene "Argentina ha estado sujeta a una considerable volatilidad del mercado debido, en parte, a condiciones globales inhóspitas para las economías emergentes y, en parte, a las dificultades políticas internas suscitadas por la investigación en marcha y expansión por actos de corrupción vinculados con la operación y construcción de infraestructura y servicios públicos durante la Administración anterior".

El documento indica que "en razón de estas dificultades imprevistas, nuestro plan de política económica no ha podido recomponer la confianza del mercado de la forma que esperábamos", reconoce el Memorando enviado por el Gobierno Argentino. La respuesta es conocida pero queda explicitada en el documento.

En el mismo, la administración oficial señala que "tenemos la intención de redoblar nuestros esfuerzos para fortalecer nuestra posición fiscal, lo que ya se encuentra exitosamente encaminado desde que anunciamos nuestras metas por primera vez en mayo, de modo tal de poder vivir dentro de nuestras posibilidades y equilibrar nuestro presupuesto (excluyendo los pagos de intereses) en 2019". Dicho de otra forma, se ratifica la búsqueda del déficit cero para el año próximo.

También señala que "vamos a revisar el marco de nuestra política monetaria y cambiaria con el objetivo de reducir de manera decisiva la inflación, un impuesto que sabemos es más perjudicial para los ciudadanos más vulnerables de la Argentina". De ahí el anuncio del crecimiento cero de la base monetaria.

La carta de intención también ratifica que buena parte del esfuerzo fiscal recaerá sobre las espaldas del sector privado. El memorando cita que "pretendemos introducir un impuesto sobre la riqueza sobre los hogares para asegurar una contribución significativa a nuestros esfuerzos por parte de quienes se encuentran en el segmento superior de la distribución del ingreso".

Esta promesa ya se cumplió parcialmente tras la media sanción por parte de la Cámara de Diputados, de la ley Impuestos a los Bienes Personales.

El Gobierno puntualiza que "hemos establecido derechos sobre las exportaciones, tomando en cuenta que los exportadores se han beneficiado por la reciente depreciación de la moneda".

Siguiendo la línea del anterior acuerdo, se pone énfasis en la cuestión social. Así, se señala que "pese a la reducción del déficit fiscal, también hemos fortalecido el presupuesto destinado a asistencia social, y estamos atentos a, en caso de que se deterioren las condiciones sociales, identificar ingresos adicionales a efectos de incrementar los fondos de nuestros programas de asistencia social más efectivos".

OBJETIVOS

En el memorando se señalan cuatro objetivos del Gobierno argentino:

Restaurar completamente la confianza del mercado a través de políticas macroeconómicas que disminuyan las necesidades de financiamiento del gobierno nacional y pongan nuestra deuda pública en un firme sendero descendente.

Rediseñar la estrategia política del Banco Central y reforzar su marco institucional para asegurar que la inflación caiga a un solo dígito para 2021.

Disminuir las tensiones en nuestro balance de pagos permitiendo operar flexiblemente a nuestro tipo de cambio como un amortiguador de shocks, incrementando nuestras reservas internacionales, disminuyendo nuestro déficit de cuenta corriente, y reduciendo nuestras necesidades de financiamiento externo.

Proteger a los sectores más vulnerables de la carga de esta necesaria recalibración de la política económica.

AJUSTE FISCAL

La carta especifica las políticas que el Gobierno argentino llevará adelante para obtener estos objetivos. En materia fiscal, se reitera el compromiso del déficit cero en 2019 y se resalta el apoyo al plan de los gobernadores provinciales y de los principales representantes del Congreso.

Especifica que se ha acordado un Pacto Fiscal actualizado con los gobiernos provinciales para que la recaudación de impuestos a la riqueza como porcentaje del PBI se duplique, para suspender la reducción del impuesto a las transacciones financieras (impuesto al cheque), y permitir a las provincias suspender la reducción de los impuestos a los sellos.

BASE MONETARIA CONGELADA

En el memorando, el Gobierno argentino señala que "reconocemos que nuestro enfoque elegido para la política monetaria no ha dado los resultados deseados en la reducción de la inflación".

En tal sentido, si bien se sostiene que "creemos que el enfoque de metas de inflación es el régimen apropiado para Argentina una vez que la inflación disminuya significativamente", pero dados los niveles actuales de inflación y expectativas de inflación desancladas, "creemos que es hora de cambiar hacia un enfoque más simple que puede arrojar resultados a corto plazo que puedan ser evaluados mensualmente por la sociedad argentina".

Específicamente, el memorando ratifica la decisión de "implementar todas las medidas necesarias para garantizar que la base monetaria se mantenga estable hasta junio de 2019, ajustada por estacionalidad en Diciembre y Junio, y para que no crezca más rápido que 1 por ciento por mes a partir de entonces".

La oferta de pesos en la economía se guiará cada mes por esta meta. El Gobierno confía en que "esta política hará descender rápidamente la inflación y las expectativas de inflación". Se aclara que las operaciones de mercado abierto (emisión de LELIQ a 7 días), se hará usando subastas de asignación fija y tasa variable y se calibrarán para alcanzar la meta de base monetaria promedio cada mes.

DÓLAR

Consistentemente con esta elección de la oferta de pesos como ancla nominal, el Gobierno se compromete "a operar un tipo de cambio totalmente flexible donde el nivel del peso será determinado por las fuerzas del mercado, sin intervención del Banco Central".

No obstante, se aclara que "en caso de que la moneda se fortalezca significativamente, tendremos la opción (pero no un compromiso ex-ante) de comprar divisas de manera transparente y en el mercado para reconstruir nuestras reservas internacionales a niveles más prudentes".

En sentido contrario, "si la moneda se deprecia excesivamente en un corto período de tiempo, el Banco Central también tendrá la opción de ofrecer subastas diarias para proporcionar liquidez al mercado y facilitar la transición suave a un tipo de cambio más sostenible".

El memorando especifica que el Gobierno se compromete a no realizar ventas de divisas a través de bancos estatales y señala que, en la actualidad, no las autoridades argentinas no tienen la intención de realizar ventas de divisas con los desembolsos del Fondo en lo que resta del año.

Además, se asume el compromiso de reducir la participación en el mercado de futuros manteniendo nuestro stock total de futuros no entregables en o por debajo del nivel que tenían a finales de Septiembre hasta finales de Diciembre, y reduciéndolo gradualmente después.

Nota original de ambito

También te puede interesar: