Octubre 18th, 2018

El boicot de los anarquistas italianos al rodaje de Soledad, la película de Agustina Macri

Soledad, la opera prima de Agustina Macri, se estrenó el jueves en los cines de todo el país. El film, basado en el libro Amor y anarquía de Martín Caparrós, retrata la vida de María Soledad Rosas, una joven argentina que a fines de los ’90 se convirtió en ícono del movimiento anarquista italiano tras quitarse la vida, acusada de ecoterrorista sin fundamentos.

La película dirigida por la hija del presidente Mauricio Macri fue rodada en el norte de Italia y boicoteada por grupos anarquistas de Turín vinculados a Edoardo Massari y Soledad Rosas, los personajes centrales de la película representados por los actores Giulio Corso y Vera Spinetta. También hubo el jueves pasado una irrupción de manifestantes en el estreno de la película en Buenos Aires. 

 

 

Boicot

En una entrevista con el diario La Nación, Agustina Macri contó del boicot del movimiento okupa y anarquista de la capital piamontesa, que pegó “miles de panfletos en los vidrios de la oficina” por lo que “la producción tuvo que llamar a la policía”.

“La película buscaba reivindicar a los personajes y denunciar como la Justicia los había mantenido presos sin un delito contrastable”, indicó la directora y aseveró que “dentro de las paradojas que ocurrieron, la producción tuvo que apelar a las fuerzas de seguridad, incluso a la Digos –la misma fuerza de servicios secretos que siguió y registró las conversaciones” de Sole y Baleno antes de ser encarcelados.

Ante el ambiente hostil y la amenaza de un boicot durante todo el rodaje, la producción decidió trasladar la filmación a la ciudad de Génova.

Los volantes 

Uno de los volantes que distribuyeron los anarquistas italianos en los días previos al casting de la película llamó a no participar de las audiciones en Turín para la selección de los extras “en el debut de la directora Agustina Macri, hija del neoliberal presidente argentino”.

“La inspiración para la película es un libro, nunca publicado en Italia, del periodista (chacal) Martín Caparrós. En la película como en el libro se habla, de manera distorsionada, de la historia de nuestros compañeros”, añade el comunicado de los anarquistas según difundió la radio Blackout de los movimientos de ocupación.

“Además de matarlos, casi 20 años después, al «sistema» ahora le gustaría hacer un producto comercial” pero “Sole y Baleno jamás habrían accedido a ser protagonistas de una película, y mucho menos sus compañeros”, agregaron.

Los anarquistas pidieron “no ser representados” por aquellos que no los conocen. “No queremos convertirnos en mercancía, no queremos y no vamos a aceptar que nuestra ira se transforma en espectáculo , no somos productos para la venta, no lo fueron Sole y Edoardo”, añade la proclama.

Finalmente, le dicen a Agustina, la directora del film, que “antes de pedir a hablar con nosotros” reclame a su padre “por Santiago Maldonado y por los 30.000 desaparecidos de los que no quieren oír hablar”.

“Tal vez la directora no está acostumbrada a que le digan que no, pero un no sigue siendo un no para nosotros”, concluyeron.

Una de las convocatorias al boicot durante el casting (Radio Blackout)

La historia de Sole y Baleno

El 11 julio de 1998 . María Soledad Rosas con apenas 24 años fue encontrada muerta en una granja de rehabilitación donde cumplía arresto domiciliario en Turín, Italia.

Meses antes, el 28 marzo precisamente, su compañero Edoardo Massari de 34 años, más conocido como Baleno, también fue encontrado ahorcado en su celda de la cárcel Vallete de Turín.

Ellos junto con su amigo Silvano Pellissero, de 36 años, fueron acusados sin pruebas contundentes por los tribunales de estar vinculados con la agrupación ecoterrorista “Los Lobos grises” que habían atentado con bombas incendiarias contra las instalaciones del tren de alta velocidad de Valle Susa, que une el norte de Italia con el sudeste de Francia.

Soledad había viajado a Italia tras terminar sus estudios de hotelería en julio de 1997.

Buscando un lugar para pasar la noche, Rosas se topó de casualidad con El Asilo, un edificio ocupado por squatters, anarquistas que ocupan edificios abandonados.

Sole se entusiasmó y se interiorizó en el modo de vida de los anarquistas italianos y allí conoció a su novio Edoardo Massari.

Nota original de Rosario3

También te puede interesar: