Septiembre 26th, 2018

Recursos para la Nación y más ajuste para las provincias

Las medidas económicas anunciadas estos días por el gobierno nacional mediante las cuales se generará un ahorro fiscal en 2018 y en 2019 eliminan reintegros a la exportación, suspenden la rebaja de las retenciones a los derivados de la soja y eliminan el Fondo Federal Solidario.

Con la primera medida, se reduce un 66% el monto total pagado en concepto de reintegros a la exportación, de acuerdo a un esquema diferenciado por producto. El ahorro fiscal estimado (coparticipable entre Nación y Provincias) de esta medida es de $ 5.000 millones en 2018 y $ 29.000 millones en 2019. En cuanto a los derechos de exportación a la soja, se suspende la baja establecida en la alícuota para aceites y harinas por 6 meses. Los ingresos adicionales para la Nación por esta medida son de $ 1.500 millones en 2018 y $ 12.000 millones en 2019. Por último, con la eliminación del FFS, el ahorro fiscal para la Nación es de $ 8.500 millones en 2018 y $ 26.500 millones en 2019.

El desequilibrio fiscal de las provincias se agrava con esta reducción neta de los ingresos.

El déficit primario de 2018 pasa a representar el 0,51% del producto. En este sentido, las medidas impactan negativamente en mayor proporción sobre el déficit primario de la Provincia de Buenos Aires, (este crece un 57%), en Salta (+48%), en Río Negro (+33%), en Catamarca (+23%), en Neuquén (+15%) y en Mendoza (+14%).

Hacia 2021, el Estado nacional se comprometió con el FMI a lograr un superávit primario de las provincias equivalente al 0,25% del producto. En valores de 2018, el ajuste necesario en el gasto primario para lograr un superávit igual a 1/4 por ciento del PBI alcanza, después de estas medidas, los $ 99.184 millones.

Si a esto se suma la pérdida de 0,6% puntos del producto que los ingresos provinciales sufrirán hacia el final del programa por reducción de transferencias nacionales no automáticas, el ajuste alcanza, en valores de 2018, los $177.740 millones.

Vale aclarar que estos valores resultan subestimados, toda vez que los montos reducidos de los ingresos provinciales en 2018 corresponden sólo a los meses que restan del ejercicio. Cuando al final del periodo del acuerdo Stand -By, las provincias deban mostrar un superávit de 0,25%, el efecto anual de las medidas anunciadas será necesariamente mayor al mostrado hasta aquí. En este sentido, en términos de pérdida absoluta de recursos, en lo que queda del 2018 y el 2019, son: provincia de Buenos Aires (pierde $3.833 millones); Córdoba (-$2.069 millones) y Santa Fé (-$1.540 millones).

Queda claro que con el objeto de recibir a la misión del Fondo Monetario, el gobierno tomó medidas que permiten incrementar los recursos del Estado nacional facilitando el logro de la meta de déficit anual a expensas del sector privado y eleva el esfuerzo fiscal que debe efectuar el conjunto de los estados provinciales.

Mientras con estas medidas la Nación resuelve el 18% del ajuste de 2018 y el 24% del ajuste comprometido en 2019, los estados provinciales incrementan su ajuste un 11,7% adicional al pactado en el momento de la carta de intención.

* Coordinador del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP). Presidente de Unidad Popular.

Nota original de ambito

También te puede interesar: