Septiembre 22nd, 2018

Hacia la cumbre del Business 20, el aporte de la comunidad empresarial

Los ocho grupos -Task Forces- que fueron constituidos por el ciclo argentino del Business 20 (B20) se encuentran en la etapa final del proceso de trabajo. Esto significa que se ha realizado casi la totalidad de los 26 encuentros presenciales y las 32 teleconferencias previstas. La última instancia consiste en la definición, en forma consensuada por parte de los integrantes de cada grupo, de las recomendaciones de políticas públicas que serán presentadas a los mandatarios del G20 durante la cumbre del B20, los días 4 y 5 de octubre. Estas recomendaciones tienen como objetivo proponer líneas de acción concretas que contribuyan al desarrollo de los países integrantes del G20, sobre la base de los principales temas que configuran el escenario económico global actual.

A menos de dos meses para que concluya el B20, los representantes de la comunidad empresarial internacional coinciden en que hay temáticas que requieren un abordaje inmediato para lograr un desarrollo sostenible en el mediano plazo: la creación de empleo formal y las habilidades requeridas para los trabajos del futuro; los nuevos tipos de infraestructura necesaria y los instrumentos de financiamiento con colaboración público privada; el fortalecimiento de una cultura de integridad con foco en empresas estatales; la producción y aprovechamiento de los alimentos para alcanzar la seguridad alimentaria y la buena alimentación en todo el mundo; el impulso del comercio multilateral y la reducción de aranceles; la transición hacia la producción y utilización de energías limpias y renovables; los cambios que introduce la revolución digital en los procesos productivos y en el acceso a la información; la participación de las PyMEs en las cadenas de valor globales.

La definición de los ejes comprendidos por cada Task Force tuvo en cuenta los temas que presentó como prioritarios la presidencia argentina del G20: el futuro del trabajo y su relación con la educación, la infraestructura para el desarrollo y la búsqueda de un futuro alimentario sustentable. Además, la agenda fue establecida en diálogo con Alemania, con el objetivo de incluir las temáticas abordadas por el ciclo alemán del B20 durante el año pasado, y con Japón, próximo anfitrión del B20, con el fin de establecer una lógica de continuidad a lo largo de los sucesivos ciclos.

Cuando iniciamos este proceso consideramos necesario que no se limitara a un debate entre ejecutivos de grandes firmas multinacionales. A su vez, sabíamos que no sería posible incorporar a todos los actores del empresariado local, porque teníamos que asegurar la participación equitativa de las naciones que conforman el G20. Con la intención de ampliar el alcance del debate dentro del país y recoger los puntos de vista de representantes de PyMEs y economías regionales, creamos los Foros de Líderes Empresariales. Comenzamos en Rosario y continuamos en Salta, Córdoba, San Juan y Neuquén (Comahue). La participación del empresariado local de distintos sectores de la actividad económica superó los 2100 asistentes, lo que nos permite sostener que el proceso de debate del B20 ha tenido alcance federal. Hemos contado con gran apoyo y participación de las Pymes y economías regionales, y de los Gobiernos Nacional y Provincial.

Además, organizamos un Grupo de Apoyo Internacional de Alto Nivel, una práctica que comenzó a implementarse durante la presidencia de Australia y luego continuaron Turquía y Alemania. Este grupo reúne a grandes personalidades empresariales nacionales, a los Chairs y Co-chairs de nuestros Task Forces y a ejecutivos de las principales compañías del mundo con ministros y líderes del G20 con el objetivo de aumentar la visibilidad de las recomendaciones que impulsa el B20. Se trata de una herramienta estratégica para instalar la agenda del sector empresario en el marco del G20.

Ser anfitrión del B20 significa una gran oportunidad para la Argentina para generar vínculos con referentes empresariales y gubernamentales de economías desarrolladas y emergentes. Además, permite conocer las problemáticas y desafíos que enfrentan naciones con contextos socioeconómicos disímiles y la posibilidad de explorar vías de articulación transnacionales. Por ello, también, acercar el proceso a las diferentes regiones del país es un modo de situar la economía local en el escenario internacional.

Los representantes del B20 participan en los grupos de trabajo del G20, reuniones ministeriales y en paneles de los principales eventos de organizaciones internacionales (OMC, OCDE, OIT, Organización Internacional de Empleadores, entre otras) con el objetivo de dar a conocer el proceso de trabajo. Esto refuerza la coherencia de las recomendaciones que trabaja el B20 con los debates que ocurren en los principales organismos de injerencia global, y facilita la posibilidad de que sean adoptadas por los países del G20.

Luego de su constitución y primer abordaje de la crisis financiera de 2008, el G20 adoptó la agenda de Objetivos para el Desarrollo Sostenible y fijó como lineamientos propios el impulso de acciones para la creación de empleos y, específicamente, el incremento del 2% el PIB global hacia 2020. Como grupo de afinidad en el que convergen diversos representantes de la cadena de valor global, el Business 20 es un ciclo de principal relevancia para impulsar las reformas requeridas para cumplir con dichos objetivos. Los países que han trabajado a lo largo del año representan más del 60% de la población mundial y más del 80% del PIB y el comercio internacional. Esta circunstancia otorga una gran base para el respaldo de las recomendaciones del grupo y, a su vez, ha requerido un arduo trabajo para arribar a consensos que reflejaran las demandas y necesidades heterogéneas de las economías de los países participantes, al diseñar una hoja de ruta para políticas transversales tendientes a promover desarrollo económico e inversión a la par que empleo e inclusión social.

* Vicepresidente de la Unión Industrial Argentina

Nota original de ambito

También te puede interesar: