Octubre 22nd, 2018

El BCRA mantuvo la tasa en 27,25% y anticipó que la inflación núcleo de abril seguirá "en registros elevados"

El BCRA decidió mantener este martes su tasa de política monetaria, el centro del corredor de pases a 7 días, en 27,25%, ya que las estimaciones y los indicadores de alta frecuencia de fuentes estatales y privadas monitoreados por la entidad indican que “la inflación núcleo de abril se mantendrá en registros elevados”, aunque inferiores a los de marzo.

En las últimas semanas se conoció el resultado del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM). La inflación esperada para 2018 aumentó de 19,9% a 20,3% para el nivel general y de 17,1% a 18,1% para el componente núcleo, recordó el BCRA.

En tanto, la expectativa de inflación creció de 14,0% a 14,3% para 2019 y de 9,7% a 10,0% para 2020. La inflación esperada para los próximos doce meses aumentó de 17,6% a 17,8%, agregó.

Como expresó en los comunicados anteriores, el BCRA sostuvo que “la aceleración de la inflación de los últimos meses es transitoria y que se debe a los fuertes aumentos en precios regulados y a la rápida depreciación del peso entre diciembre y febrero”. En la visión del BCRA, una vez superados estos factores transitorios la inflación consolidará su tendencia a la baja.

Cuatro motivos fundamentan esta perspectiva favorable:

La política monetaria es más contractiva que la observada durante la mayor parte del año pasado.

Las negociaciones salariales están pactándose de manera consistente con la meta del 15%.

El proceso de ajuste de precios regulados se desacelerará fuertemente después de abril.

Finalmente, el nivel relativamente elevado del tipo de cambio real y la propia acción del BCRA llevan a no prever, en los próximos meses, depreciaciones significativas del peso.

El BCRA resaltó que “continuó interviniendo para sostener el valor de la moneda, en la convicción de que una depreciación mayor a la ya ocurrida no estaría justificada ni por impactos económicos reales ni por el curso planeado de su política monetaria y que, de no evitarse, tendría el potencial de ralentizar el proceso de desinflación”.

Y recordó que “la intervención cambiaria, sin embargo, es un complemento y no un sustituto de la política monetaria”.

El BCRA considera que el actual sesgo de su política es adecuado en su escenario base en el que, una vez concluidos los impactos transitorios arriba mencionados, la inflación desciende al sendero buscado. El BCRA está listo para actuar, ajustando su tasa de política monetaria, si ello no ocurre.

Finalmente la entidad indicó que “conducirá su política monetaria para alcanzar su meta intermedia de 15% en 2018”.

Nota original de ambito

También te puede interesar: