Abril 23rd, 2018

En marzo, al BCRA le costó más de u$s 2.000 millones mantener quieto al dólar, que cerró a $ 20,46

Con el fin de evitar una mayor presión inflacionaria, el Banco Central decidió mantener quieto al dólar durante marzo, algo que le costó más de u$s 2.000 millones de sus reservas, en lo que fue su retorno a las intervenciones en el mercado cambiario, después de siete de meses de ausencia.

Así, el billete subió en el tercer mes del año apenas un 0,2% o cuatro centavos para terminar a $ 20,46, en agencias y bancos de la city porteña, según el promedio de ámbito.com. Se trató de la menor alza en cuatro meses, después de trepar 7,2% en diciembre, 5,3% en enero y 2,3% en febrero.

El billete tocó su máximo histórico de $ 20,70 el 7 de marzo pasado, dos jornadas después de que el BCRA iniciara una tanda de incursiones al mercado cambiario que llegaron hasta este miércoles.

La entidad vendió divisas en 14 de las 20 jornadas de marzo: sacrificó un total de u$s 2.040,4 millones, y logró desinflar al dólar en 24 centavos.

Este miércoles, el Central intervino por novena jornada consecutiva, al desprenderse de u$s 115,7 millones, y consiguió contener una vez más a la moneda minorista, que cedió cuatro centavos, un día después de mantener sin cambios su tasa de política monetaria en el 27,25% ante una persistente inflación núcleo.

En el comunicado, la entidad explicó que el nivel relativamente elevado del tipo de cambio real y la propia acción del BCRA llevan a no prever, en los próximos meses, subas significativas del dólar frente el peso.

Añadió que “continuó interviniendo (en el mercado de cambios) para sostener el valor de la moneda, en la convicción de que una depreciación mayor (del peso) a la ya ocurrida no estaría justificada ni por impactos económicos reales ni por el curso planeado de su política monetaria”.

En el segmento mayorista, en tanto, la divisa aumentó tres centavos en el mes y cerró a $ 20,17 (en el día descendió dos centavos).

Bajo la permanente vigilancia del BCRA, el Banco Nación estableció su tipo de cambio de transferencia, en $ 20,149, y el del billete en $ 20,40. Las entidades bancarias operaron entre sí un volumen total de u$s 957 millones, un 9% más que el martes.

La divisa norteamericana operó lateralizada y cristalizada dentro del valor de regulación fijado por el Banco Central. Los precios se acomodaron desde el arranque del día en el nivel establecido por la autoridad de control y permanecieron casi invariables hasta el final del día.

Los mínimos de la fecha se anotaron en los $ 20,15 con la primera operación pactada. La demanda por cobertura impulsó un avance de la cotización que otra vez encontró un límite infranqueable debido a las posturas de ventas del Banco Central en $ 20,17, el máximo del día y que por supuesto, no pudo ser rebasado en ningún momento, explicaron en la plaza.

Con muy ligeras oscilaciones, los precios del dólar se movieron siempre cerca del valor fijado oficialmente y quedaron sobre el final de la sesión apenas por debajo de la regulación del Central.

“Todo parece señalar que la actual política consistente en anclar el valor del dólar se ha instalado como una herramienta antiinflacionaria en el corto plazo y como una señal muy fuerte que indica que se abandonó por el momento el concepto de libre fluctuación con la finalidad de recrear un escenario de estabilidad con un alcance en el tiempo por ahora incierto”, analizó Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio.

Por su parte, desde Portfolio Personal consideraron que el billete “ha establecido para las próximas semanas un nuevo piso en la zona de $ 20 y un techo que insistimos debería estar no lejos de la zona actual. En un escenario, en tanto, en el que se espera que el BCRA se mantenga interviniendo”.

• Otros mercados de dinero

En el mercado de dinero entre bancos el call money operó al alza a un promedio del 26,5%, luego del comunicado de prensa de Política Monetaria donde expresaba estar listo para actuar, y ajustar su tasa, en caso de no evidenciar signos de desinflación.

Por su parte, las tasas de Lebac en el mercado secundario cerraron en 26,6% para el plazo de 21 días, llegando a operarse al 27%, mientras que la de 175 días se ubicó en el 26,2%.

En el mercado de futuros del ROFEX se operaron u$s 1.156 millones, de los cuales más del 30 % se negoció para fin de abril a $ 20,501, con una tasa implícita del 19,32%. El plazo más largo pactado fue agosto, que culminó a $ 21,875 a una tasa del 20,04%. Los plazos operaron con bajas promedio de más de seis centavos.

En la plaza paralela, a su vez, el blue trepó en marzo 41 centavos a $ 20,76 (en la rueda cerró estable), según el relevamiento de este medio en cuevas del microcentro porteño. En tanto, el “contado con liqui” subió cinco centavos a $ 20,20.

Por último, las reservas del Banco Central repuntaron este miércoles u$s 999 millones, hasta los u$s 61.721 millones.

Nota original de ambito

También te puede interesar: