Febrero 20th, 2018

Dow Jones trepó 2,3% tras registrar las mayores pérdidas en seis años

La Bolsa de Nueva York se recuperó este martes tras una serie de subidas y bajadas y el desplome del lunes, con los cuatro principales índices registrando fuertes aumentos al cierre de la jornada.

El Dow Jones Industrial, que al comienzo de las operaciones aún se encontraba por debajo de la marca de los 24.000 puntos, aumentó hacia el cierre 2,4% a 24.912,77 puntos. El lunes había caído temporalmente casi 1.600 puntos o un seis por ciento.

El pánico se había desatado, según observadores del mercado, por temor a que las tasas crecieran más rápido de lo esperado. Esto ya había presionado el curso el viernes después de que en el informe mensual sobre el mercado de trabajo de Estados Unidos se informara sobre un sorprendente fuerte aumento de los salarios.

Por su parte, el S&P 500 se recuperó con un plus de 1,74 por ciento hasta los 2.695,14 puntos. En tanto, el índice tecnológico Nasdaq 100 aumentó 2,62 por ciento a 6.665,98 puntos.

Las bruscas caídas de los últimos días marcaron un retroceso que era muy esperado por los inversores, luego de que el mercado había anotado un récord detrás de otro.

“Ajústense los cinturones. Las próximas sesiones del mercado van a ser un camino volátil”, dijo Chad Morganlander, gerente de cartera de Washington Crossing Advisors. “Los fundamentos avanzan de manera positiva, lo que nos da confianza de que a largo plazo veremos más máximos en los mercados”, agregó.

• Europa

Las principales bolsas europeas cerraron con fuertes pérdidas, sin conseguir reponerse de la debacle de Wall Street el lunes, una caída que también arrastró a las plazas asiáticas después de meses de euforia alcista.

Aunque las pérdidas al cierre fueron menos importantes que en la apertura, las bolsas europeas registraron un retroceso consecuente.

Al término de la sesión, la bolsa de París perdió 2,35%, la de Londres 2,64%, la de Fráncfort 2,32% y la de Ámsterdam 3,04%. En Madrid, el IBEX 35 cedió 2,53%.

“El movimiento es brutal. Los inversores no habían visto tales bajas en años”, subrayó Jean-Louis Mourier, economista de Aurel BGC.

La pregunta que todo el mundo se planteaba el martes es si la baja sólo hacía que empezar o se trataba de algo temporal.

Para la mayoría de los expertos la agitación puede durar unos días, pero la buena salud económica actual y los resultados de las empresas, en particular estadounidenses, no justifica una baja prolongada.

“Objetivamente las condiciones no están para tener un verdadero crac”, estimó Vincent Juvyns de JPMorgan AM.

“A nivel económico nada cambió. Al contrario, los últimos indicadores sólo confirman que la economía mundial sigue siendo robusta”, añadió.

“El mercado estadounidense necesitaba un respiro” luego de un comienzo de año en fanfarria y “desde mi punto de vista nada permite indicar una tendencia bajista a largo plazo. Hay buenas bases. Muchas empresas siguen con buenos resultados”, estimó Christopher Dembik de Saxo Bank.

• Tokio

La bolsa de Tokio cerró en fuerte baja de 4,73% este martes, horas después de la estrepitosa caída de 4,06% sufrida por Wall Street. El índice Nikkei de los 225 principales valores, que durante la sesión llegó a perder más de 7%, perdió al final 1.071.84 puntos, a 21.610,24 puntos.

Por su parte, el índice Topix de todos los valores cerró en baja de 4,40%, a 1.743,41 puntos. Se trata de la caída más importante de la bolsa de Tokio desde la elección de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos en 2016.

El lunes, en sintonía con la baja de Wall Street el viernes pasado, el índice Nikkei había caído 2,55%. El año 2018 había empezado bien para las bolsas mundiales, especialmente en Wall Street que encadenó los récords durante semanas. Pero, el viernes, la publicación del informe mensual sobre el empleo en Estados Unidos cambió repentinamente la situación.

El documento, que destacaba un significativo aumento de los salarios en Estados Unidos en enero, tuvo un efecto devastador en los mercados al despertar el temor a un crecimiento de la inflación y, por tanto, una subida de los tipos de interés más rápida de lo previsto.

Nota original de ambito

También te puede interesar: