Febrero 21st, 2018
31/01/2018 - Locales, Punto Biz

Fein resignó la administración de la tarjeta del colectivo y llega la Sube

Tras dos años de ir y venir se acordó con la Nación. Paso clave para activar la nueva licitación. 
La intendenta de Rosario Mónica Fein pacto con el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, dar de baja la tarjeta local del transporte Movi para adaptar el sistema de pago del boleto urbano de pasajeros a la tarjeta nacional Sube, que incluye importantes beneficios para jubilados y beneficiarios de asignaciones sociales. 

Así queda atrás un debate de dos años, durante los cuales el Ejecutivo municipal bregó por seguir administrando su propio sistema, al costo de no poder beneficiar a los más necesitados. Fue un diálogo de sordos: mientras que desde el Palacio de los Leones se insistía en torno a la necesidad de homologar los dos sistemas -Sube y Movi- para que sobreviva la tarjeta doméstica, desde la Nación se sentaron a dejar pasar el tiempo, hasta que la intendenta fuera al pié. 

La necesidad de poner en marcha el nuevo sistema de transporte obligó a Fein a ir al pie, después de atravesar por una encendida polémica sobre las responsabilidades que las partes mutuamente se achacaron durante estos últimos dos años, aún al costo de no poder disponer de los subsidios. 

El punto es que Dietrich ratificó que los subsidios para el transporte urbano de pasajeros es una especie en extinción, por lo cual cada vez habrá menos fondos nacionales para cubrir los rojos del sistema. La activación de la licitación del transporte en Rosario requiere de la realización de inversiones por parte de los nuevos prestatarios y el compromiso del poder concedente -la Municipalidad de Rosario- de otorgar una tarifa que esté a tono con esas exigencias. Ello impone la aplicación de tarifas más reales, al tono con lo que se ha venido dando con el resto de las tarifas públicas como gas y electricidad. 

En el contexto de tener que empujar las tarifas hacia arriba, algo que ineludiblemente está destinado a pasar con la nueva licitación, la Sube otorga un beneficio potente porque subsidia a los sectores más relegados de la sociedad y porque esa  plata la pone el gobierno central. Lo imperdonable del caso es que la Intendencia de Rosario y el Ministerio de Transporte de la Nación hayan dejado pasar dos años para ponerse de acuerdo.

El resistencia  de la Intendencia a dejar caer su tarjeta quizás pueda explicarse por la presencia del Banco Municipal de Rosario como administrador del sistema, un negocio que de ahora en más se perderá.  

Tras reunirse con Dietrich, Fein aseguró que los beneficios que hoy otroga a Movi, como los pasajes gratuitos para mayores de 69 años y estudiantes seguirán vigentes con subsidio municipal, aunque se desconoce cuál será la fórmula de implementación. 

La Sube traerá estis beneficios no contemplados por la Movi: 
Beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo pasarán a pagar algo menos de la mitad del pasaje que hoy abonan entero en los colectivos de Rosario.
Un 55% de descuento para para jubilados y pensionados, personal de trabajo doméstico, beneficiarios de asignación por embarazo, Progresar, Argentina Trabaja, Ellas Hacen, monotributo social, pensiones no contributivas y excombatientes de Malvinas.

Según se acordó, la implementación del nuevo sistema se deberá desarrollar durante el transcurso de 2018.  

Nota original de Punto Biz

También te puede interesar: