Febrero 24th, 2018
27/01/2018 - Locales, Punto Biz

Se conocieron trabajando en Europa y ahora arman cenas privadas en Rosario

Fusionaron lo mejor del Litoral con el viejo continente en un nuevo emprendimiento en la ciudad.
La oferta gastronómica de Rosario tiene un nuevo jugador. Se trata de El Dorado, un emprendimiento de cenas privadas de estilo finger food y clásicas de alta cocina, barra de tragos nómade y catering para eventos que llega de la mano de dos amigos que se conocieron trabajando en los mejores restaurantes de Europa.

“El Dorado” no tiene un lugar fijo, es un servicio de eventos que va donde va el cliente con toda su oferta para brindar una experiencia diferente. Sus platos son una combinación entre lo mejor de las técnicas de la alta cocina europea con los sabores del litoral santafesino mediante el uso de productos  frescos de alta calidad comprados a productores locales, tal como relataron a punto biz Julián y Valeria, sus creadores.

Ambos se conocieron trabajando en los mejores restaurantes de Formentera y Barcelona. Entre los dos suman más 28 años de experiencia en alta gastronomía (él en la cocina y ella en la barra) , pero por las vueltas de la vida y al amor dejaron el viejo continente y se reencontraron en la Cuna de la Bandera.

Entonces, decidieron armar algo juntos sumando a su amigo en común Ariel y el gran amor de Julián, Ana. Este cuarteto es hoy quien lleva adelante El Dorado. Ellos se encargan de todo en el emprendimiento, la cocina, el servicio, la organización y los tragos. 

El servicio es bien personalizado. La comida, el precio y el lugar se acuerdan con el cliente a partir de una serie de propuestas que los emprendedores hacem a sus futuros comensales y que siempre depende de qué alimentos estén disponibles, ya que siempre tratan de usar productos de estación de hecho, afirman que nunca tuvieron dos cenas iguales.

El proceso de organización del evento dura aproximadamente siete días y lo que se trata de brindar desde la empresa es un todo armónico y perfecto desde la vajilla al maridaje de bebida y comida como a un nivel que solo se consigue en los lugares de lujo. “La idea es que disfrute el cliente pero también hacemos algo que disfrutamos nosotros y el amor que le ponemos se nota en los resultados”, dice Valeria en diálogo con Punto Biz, “Siempre el evento termina durando más de lo pactado la reacción es muy positiva” agrega Ariel.

Nota original de Punto Biz

También te puede interesar: