Febrero 18th, 2018
15/01/2018 - Locales, Punto Biz

Camote frito, frijoles y shawarma: reconvierten viejo restaurante en bar estilo latino

En un espacio de 150 m2, el bar mezcla sabores de todo el continente con cocktails y cerveza artesanal.
Ubicado sobre Catamarca entre Corrientes y Entre Ríos, Ey Chico es la nueva apuesta de tres empresarios rosarinos ligados al rubro gastronómico que se propusieron abrir un bar con todo el estilo latinoamericano, mezclando sabores de todo el continente, con una amplia carta de comidas típicas acompañada de cerveza artesanal y tragos que hacen referencia a las distintas culturas.

 

Contando con la experiencia adquirida en Asgardian, los socios Emanuel Giménez, Santiago Gassmann y María Emilia Neme encararon el proyecto del nuevo bar buscando la forma de diferenciarse no sólo desde lo gastronómico sino también desde el diseño y el perfil del lugar. “Es un bar pensado para ir a relajarse, pasarla bien, con un ambiente muy descontracturado. Nos fuimos guiando por lo que nos gustaría ver a nosotros cuando estamos de vacaciones: buena onda, música distinta y una carta que escape a lo tradicional”, indicó Giménez en diálogo con Punto biz.

 

En cuanto a la oferta gastronómica, el local ofrece platos exóticos de diferentes países como camote frito, empanadas de elote, camarón panko, croquetas de frijoles, quesadillas de verdura y shawarma de la maca, con la posibilidad de acompañarlas con distintas salsas mexicanas.

 

Por el lado de la bebida, el local cuenta con 7 canillas de cerveza artesanal, con marcas rosarinas seleccionadas específicamente, 1 canilla de sidra artesanal Sur Barrel, 3 canillas de cerveza Patagonia, y más de 10 etiquetas de whisky importado. Por último, se ofrece una lista de más de 30 tragos de autor elaborados acorde al estilo del bar.

 

El local está emplazado sobre lo que era un antiguo restaurante, y, después de varios meses de remodelación, abre ahora con una cara completamente distinta. Sobre un espacio de 150 m2, el bar cuenta con mesas exteriores, un salón principal, una barra, mesas bajas y un patio que resalta lo verde, buscando sorprender desde lo estético, con un estilo fiel a los rasgos latinoamericanos y muy colorido. Además, sobre una de sus paredes principales, cuenta con un mural pintado por la artista rosarina Anne Gabillot.

 

“Lógicamente los clientes van a los lugares dónde se sienten más a gusto, lo que comprende sobre todo un buen servicio, pero además últimamente hay una tendencia a ir a lugares dónde el ambiente es distendido, escaparle a la formalidad. Sumando un poco de eso con un diseño alegre y llamativo, más una carta única en la ciudad, es que salió la fórmula de Ey Chico”, concluye Giménez.

 

Nota original de Punto Biz

También te puede interesar: