Febrero 25th, 2018

Créditos a dos velocidades: hipotecarios y prendarios impulsan el financiamiento a privados

Los créditos al sector privado crecieron por encima de la inflación por octavo mes consecutivo. En diciembre aumentaron un 4,7% mensual contra una inflación estimada en el 2,6%. Ese desempeño se dio en un contexto no del todo favorable para una fuerte expansión del crédito: con la tasa de interés de las Lebacs tan alta y atractiva, los bancos no tienen incentivos a prestar a las empresas privadas.

Sin embargo, la evolución del crédito al sector privado no fue pareja. El stock de créditos hipotecarios más que se duplicó en 2017 (105%) y creció en términos reales un 65%. Los prendarios también fueron un segmento que mostró una evolución destacada (70% nominal y 37% real). En contraposición, los créditos orientados al consumo y los comerciales tuvieron desempeños positivos aunque más modestos.

La evolución del financiamiento desde el punto de vista del destino ofrece una interesante descripción del crecimiento sectorial a diferentes velocidades que viene mostrando la economía argentina.

A rauda velocidad viene la construcción, impulsada tanto por los emprendimientos privados como por los planes de infraestructura del Estado, es el principal sponsor del crecimiento económico. Y esto se ve reflejado en la evolución del stock de créditos hipotecarios.

A menor ritmo evolucionan los sectores más expuestos a la competencia internacional y las manufacturas asociadas al consumo. Y el crédito que reciben avanza lentamente en consonancia con esa realidad. Las tasas disponibles hasta la fecha en el mercado no son compatibles con proyectos de inversión sanos o con las necesidades corrientes de las firmas, y el consumo aún no despega con fuerza.

En un punto intermedio se encuentran los créditos prendarios que lograron acompañar y apalancar fundamentalmente la mayor venta de vehículos del año 2017, un 27% superior al año previo. La Argentina tiene mucho camino por recorrer en el terreno del desarrollo de su sistema financiero y así constituirse en un motor de crecimiento de los sectores productivos.

Con el reducido nivel actual de profundización financiera (los créditos al sector privado representan tan solo un 14% del PBI contra un estándar de los países desarrollados del 144%) y las altísimas tasas de interés el financiamiento es un real tapón para el crecimiento. El crecimiento real en los créditos del año pasado y las medidas de política económica de diciembre último generar espacio para un optimismo, aunque moderado.

Nota original de ambito

También te puede interesar: