Febrero 22nd, 2018
26/12/2017 - Locales, Punto Biz

Estuvieron dos años buscando la fórmula y ahora abrieron su propia heladería

Fueron a formarse a EE.UU. y Francia, y realizan todos sus productos con ingredientes naturales y de estación.
Ya llegó el verano y con él la apertura de algunos negocios para contrarrestar el calor, como es el caso de Américo y su fábrica de helados. Pero no se trata de un local más, es un emprendimiento surgido de la mano de dos amigos ligados al rubro gastronómico que estuvieron dos años formándose y perfeccionando la fórmula para salir a competir esta temporada con un producto de calidad.

 

Américo se encuentra ubicada en Jujuy 2162 y tiene como premisa principal recuperar la forma antigua de hacer helados, volver al método tradicional utilizando ingredientes naturales y de estación en el proceso de elaboración.

 

Pablo y Jorge, los dueños, son amigos desde hace años y decidieron comenzar el negocio juntos por la pasión que comparten por el rubro gastronómico. Si bien contaban con algo de experiencia, fueron a formarse a Buenos Aires en la elaboración artesanal de helados. Y no conformes con ello, siguieron su recorrido por el mundo conociendo los distintos procesos de fabricación de helado artesanal que hay en países como Estados Unidos y Francia.

 

Con los conocimientos adquiridos comenzaron a elaborar helados en su fábrica y estuvieron dos años haciendo y rehaciendo cada gusto para perfeccionar la fórmula. El resultado: más de 22 sabores de helado artesanal de gustos tradicionales elaborado con ingredientes de primera calidad, porque, como indicó Jorge a punto biz, “queremos hacerle honor a la materia prima”.

 

Si en algo se destaca Américo es en la procedencia de los ingredientes. Los helados se elaboran a partir de materia prima natural traída de distintas partes del mundo, desde frutillas de Coronda hasta vainilla de Madagascar y chocolate de Bélgica. Además evitan utilizar cualquier tipo de aditivos y productos artificiales, y preparan el dulce de leche y el sambayón de manera casera, entre otros ingredientes.

 

El local, que acaba de abrir hace unos días, también cuenta con algunas particularidades. “La idea de volver a los rasgos tradicionales está en todo, también en el local. Por eso lo ambientamos al estilo de las heladerías de antes, incorporamos terminaciones en madera, luz cálida, una barra de mármol, e incluso música”, cuenta Jorge.

 

Américo y su fábrica de helados aspiran a presentarse como una oferta completamente distinta, asentándose tanto en su producto como en su estilo innovador, es por esto que, al ser consultado sobre las proyecciones para el futuro, Jorge respondió: “Acabamos de abrir y pensamos ir paso a paso, pero no descartamos nada. Por lo pronto será aceitar el negocio y en un futuro se verá.”

 

Nota original de Punto Biz

También te puede interesar: