Diciembre 10th, 2018

Murió Thomas Griesa, el juez neoyorquino que condenó a la Argentina en la pelea con los fondos buitres

A los 87 años falleció Thomas Griesa, el juez federal de Nueva York que condenó a la Argentina en la pelea con los fondos buitres.

Griesa llegó a dictar sentencia en casi todas las demandas iniciadas contra la Argentina por organizaciones de holdouts, quienes tenían en su poder bonos argentinos que no habían ingresado a los canjes de 2005 y 2010.

Desde junio pasado, el magistrado se había jubilado por padecer graves problemas de salud y los casos que llevaba su juzgado pasaron a Loretta Preska, quien también instruye la demanda por la expropiación de YPF.

En de sus últimas decisiones en el “Juicio del Siglo”, Griesa había ordenado en abril pasado al Gobierno argentino a presentarse a una reunión en las oficinas del mediador judicial Daniel Pollack junto a Euroclear y cinco fondos para que las partes alcancen un acuerdo por una suma que ronda los u$s 145 millones. “La Corte ha dicho en múltiples ocasiones que estos casos deben ser solucionados”, había señalado antes de retirarse de la actividad. Todavía el 3% de los acreedores no aceptó el arreglo propuesto por la Argentina.

Con la llegada de Mauricio Macri a la presidencia, Griesa celebró la decisión de pagar casi u$s 16.000 millones por la deuda y aseguró que “le dio un enorme placer levantar las medidas cautelares” que pesaban contra el país, que impedían salir del default. “El juez Griesa me expresó y me pidió que haga público el hecho de que le dio un enorme placer poder ejercer su discreción y levantar la cautelar como resultado del cambio dramático de circunstancias en la Argentina después de la elección del presidente Macri”, destacó Pollack en 2016.

“Esta Corte no se expresa públicamente de otra forma que no sea a través de órdenes y opiniones, pero el juez Griesa me ha expresado que está muy satisfecho por este acontecimiento trascendental en los 15 de años de litigio que él presidió”, agregó.

Ámbito Financiero reveló en octubre pasado que el caso tiene hoy el riesgo de reinventarse por un problema técnico “profesional” entre abogados y sus clientes: la pelea entre los propios letrados de los acreedores, y alguno de los holdouts, que discuten el volumen de los honorarios y quién los liquidará.

Nota original de ambito

También te puede interesar: