Febrero 22nd, 2018
20/12/2017 - Locales, Punto Biz

Se vino de México y le aportó el toque picante a un nuevo restó en la ciudad

Dos amigos decidieron emprender en gastronomía y abrieron la propuesta en una casa que perteneció a Berni.
Dos amigos, uno mexicano y uno rosarino, abrieron un nuevo negocio gastronómico en la ciudad. Lejos de la moda de las cervecerías artesanales, anclados en la nacionalidad de uno de ellos decidieron apostar por una fusión de comida mexicana y argentina y salieron al ruedo con Tango Azteca.

La propuesta tiene la particularidad de jugarse por la inclusión: una de las ideas centrales de la nueva iniciativa es que el personal esté compuesto por personas que por distintas razones quedan excluidos del circuito laboral, especialmente aquellos con capacidades diferentes como chicos con síndrome de Down.

El nuevo restó es propiedad de Marcelo Sulichin, un consultor gastronómico y administrador de hoteles con amplia experiencia en el sector que actualmente también ejerce como profesor de diversas materias de administración y gestión en el Colegio de Cocineros del Gato Dumas.

La idea surgió producto de un amigo de Marcelo de origen mexicano que siempre quiso tener un local de comida y es quien aporta el toque picante a la gastronomía.

La ubicación de Tango Azteca también es particular: se ubcaron en la esquina de España y Catamarca, una casa que antiguamente perteneció al celebre pintor y muralista argentino Antonio Berni, según comentaron a punto biz los emprendedores.

 

 

 

Nota original de Punto Biz

También te puede interesar: