Julio 15th, 2018

Triple crimen: "Podría haber sido una tragedia griega, contada siglos después"

Rubén Plataneo, director del documental, explicó que el registro ofrece un “caleidoscópico relato cinematográfico” sobre un caso “decisivo para la historia criminal de la ciudad.” Lo presentan este jueves a las 20.30 en El Cairo cine público, Santa Fe 1120. La entrevista

En la madrugada del 1º de enero de 2012 la banda narco liderada por el Sergio Rodríguez, alias el “Quemado”, asesinaba a Jeremías Trasante, Claudio Suárez y Adrián Rodríguez. A los tres jóvenes de Villa Moreno los mataron “por error”. La masacre –según los testimonios, hubo más de 30 detonaciones– ocurrió cerca de las cuatro, en la canchita del club Oroño, en Dorrego y Presidente Quintana.  

Contra la impunidad que presuponían los autores del crimen, los padres, familiares y amigos de Jere, Mono y Patóm iniciaron un reclamo que recorrió distintas instancias –de la calle a los Tribunales– en la búsqueda de justicia, en reclamo de respuestas.

El documental Triple crimen, de Rubén Plataneo, recupera ese hecho en un “caleidoscópico relato cinematográfico” filmado en tiempo presente que parte de la sordidez de tres asesinatos hasta su derivación en el primer juicio oral y público del Nuevo Sistema de Justicia Penal de la Provincia de Santa Fe.

El filme se estrena este jueves a las 20.30, en El Cairo cine público, Santa Fe 1120. La de hoy es la primera de cuatro funciones programadas para diciembre en la sala.

“Fue un caso emblemático, simbólico y decisivo para la historia criminal de la ciudad”, señaló Rubén Plataneo, director de Triple crimen, a Rosario3.com.

Para el cineasta, los asesinatos de Patom, Mono y Jere no quedaron como un “un caso más” en la ciudad porque los familiares y amigos de las víctimas “salieron indignados a marchar por las calles” para reclamar justicia “y contar la verdad de la historia de sus hijos.”

La calle, el espacio común, fue el territorio en el que el director se “encontró” con esa resistencia colectiva. El cruce fue físico, artístico y político.

El cineasta optó por suspender la filmación de una ficción (la primera) que tenía en mente para sumarse a un rodaje en tiempo real. Al cabo de cien horas, marchas, alegatos, defensas, testimonios y otros registros esperaban por el montaje final.

“Lo que me decidió a hacer la película es encontrarme en esa especie de escenario de una tragedia clásica. Podría haber sido una tragedia griega, contada muchos siglos después. Tenía todos los condimentos”, aseguró Plataneo.

Y continuó: “Quise inmiscuirme porque vi que era muy potente lo que estaba ocurriendo allí. Nuestra película atravesó el reclamo de justicia de los familiares de las víctimas del crimen, el proceso judicial con los cuatro acusados principales de la banda del Quemado y la historia personal de los protagonistas directos.”

El punto de partida de la reconstrucción audiovisual fue la canchita del club Oroño, “el lugar de juegos que se transformó en una tragedia.”

“Cuando los familiares y amigos me iban contando todo lo que había ocurrido en el aquí y ahora de la madrugada del 1º de enero, sentí que me encontraba como en una especie de vórtice, de agujero negro que había tragado a los protagonistas de esta terrible tragedia y los había devuelto casi tres años después, cuando se produce el juicio y sale a luz todo (…) Nos preguntamos (con el equipo de producción) qué significaba una película documental en todo eso. Cómo las imágenes los sonidos y las voces podían organizarse en un relato cinematográfico que diera cuenta de todo lo que estaba pasando”, abundó el también director del documental Otro río.

El resultado se tradujo en una trama múltiple que anuda la versión de los protagonista (el adentro de familiares y amigos) y en el afuera (en el barrio, las voces institucionales,periodistas, políticas); “una forma caleidoscópica” que parte de un teleobjetivo y se ensancha en una mirada gran angular.

La economía delictiva que domina el mundo, las complicidades institucionales, los mecanismos de control social y el continuo flujo de dinero que garantiza la brutalidad y universalidad del narcotráfico, conviven con la crónica local.

“No es un documental común, estándar. Además de investigar un caso metiéndonos en los pasillos de la villa, de los Tribunales, de los edificios más importantes de la ciudad, nos metimos en los intestinos de una historia trágica. Es la manera que encontramos de contar una historia que estaba pasando”, afirmó Plataneo.

 

 

Cuatro funciones en El Cairo

El documental Triple crimen se exhibe en el cine público este jueves, sábado y domingo, a las 20.30. Y el viernes 22 de diciembre, a la misma hora.

Ficha técnica 

Dirección, guión y producción: Rubén PlataneoProducción ejecutiva: Mónica AmarillaJefa de producción: Virginia GiacosaAsistente de dirección: Tomás ViúCámara: Julián Alfano, Lionel Rius, Rubén Plataneo, Guillermo GonzálezSteadycam: Julián Alfano, Lionel RiusSonido directo: Tomás Viú, Claudio Logiúdice, Julia OrsoEdición: Alejandro Coscarelli, Rubén PlataneoFoto fija: David GustafssonColorista: Lisandro BaukPostproducción: Pez CinePostproducción de sonido: Ñandú SonidoMúsica Original: Charlie Egg-Michael Gira, Swans

Nota original de Rosario3

También te puede interesar: