Mayo 24th, 2018

En 7 meses se cumpliría la meta de inflación de todo el año 2018

Por Salvador Di Stefano.- (*)
El Banco Central viene complicado. Hasta el mes de junio de 2017 parecía que cumplía la meta del 17% anual de inflación, sin embargo, el resultado adverso que prometían las encuestas para las elecciones de agosto y octubre, hicieron desandar el camino del ajuste. Jaime Duran Barba declaro “en junio perdíamos por 7 puntos, en octubre ganamos por 4 puntos” nos dimos cuenta se inundó de billetes provincia de Buenos Aires.  

Entre julio y octubre de 2017 se postergaron aumentos de tarifas, combustibles, transporte, no se aumentó la tasa de interés, se emitió dinero a destajo, se repartió crédito por doquier, y los bancos vieron crecer sus financiaciones a tasas superiores al 50% anual. Créditos para todos y todas, UVA o no UVA daba igual.

Esta inyección de financiamiento les permitió a los votantes soñar en que el ajuste nunca vendría. El efecto de semejante relajamiento monetario y crediticio se reflejó en los índices de precios, en el segundo semestre del año 2016 la inflación fue de 8,8% y en 4 meses del segundo semestre del 2017 la inflación fue del 6,9%. Claramente en el segundo semestre lejos de notarse la desinflación, se notó un mayor aumento de precios.

Pasadas las elecciones todo lo que no se hizo, se comenzó a realizar, hay aumentos de combustibles, energía eléctrica, gas e impuestos en general. Por si esto fuera poco, el gobierno procede a recortar los créditos productivos, sube la tasa, retira liquidez y el dólar se hunde en el mercado.

Por si todo esto fuera poco, la energía eléctrica y gas repetirán el aumento de diciembre en febrero próximo, en menor magnitud, pero aumento al fin.  

Para el mes de diciembre muchos analistas de mercado presagian una inflación del 2,5% anual, para el primer trimestre del año 2018 la inflación rondaría el 4%, mientras que para el segundo trimestre se proyecta en el 3,5%. En este escenario en 7 meses tendremos una inflación del 10%, lo mismo que el banco entra proyecta para 12 meses del año 2018.

Creemos que el Banco Central cambió la estrategia monetaria, financiera y cambiaria para ganar las elecciones, se desvió del meta objetivo que paso del 17% al 23% anual, y por si todo esto fuera poco, ahora pretende que la meta del año 2018 sea similar a la que había proyectado cuando pretendía cumplir el objetivo del 17% anual para el año 2017.

Lo efectos colaterales de esta medida son una fuerte desaceleración del consumo, ya que la suba de las tarifas y combustibles traerá como correlato suba de precios, y los asalariados no tienen ajuste paritario hasta el mes de mayo próximo aproximadamente.  

Tendremos un verano caliente, con fuerte baja de consumo, menos poder adquisitivo en los agentes económicos, grandes problemas en la cadena de pago, falta de financiamiento a tasas bajas a pymes, un dólar que no sirve para la exportación, venta en descenso, alta presión tributaria y escasa rentabilidad empresaria.

Estamos donde el gobierno, por error u omisión nos terminó llevando, un verano con inflación, y menos ventas. Las elecciones se ganaron, pero los errores quedaron. Como dijimos tantas veces antes de las elecciones, después de octubre viene noviembre, no llegaba la reactivación, ni un escenario expansivo.

En el año 2018 se cumple la maldición de los años pares, son los años en que la economía ajusta para expandir en los años impares que hay elecciones. Muchas cosas cambiaron, pero la política es la misma, lo que no ajustes hoy lo tendrás que hacer mañana, y el mañana es hoy. 

(*) Analista económico y financiero. Autor del libro “Como hacer negocios en tiempos de crisis (de la economía K a la economía M)”

Nota original de ambito

También te puede interesar: