Noviembre 19th, 2017
14/11/2017 - Locales, Punto Biz

Amigas se las ingeniaron para abrir una tienda con ropa de marca a precio de feria

Se conocen de la infancia y juntas lanzaron un negocio que aseguran “es la nueva tendencia”

 
Cecilia Oneto y Julieta Salcone son dos amigas de la infancia que, ante la misma necesidad de pasar más tiempo en casa para estar con sus hijos recién nacidos, se les ocurrió incursionar en la compra y venta de ropa usada, confiando en que es un negocio con mucho potencial.

 

Con esta idea crearon El Perchero Second Hand, un emprendimiento que vende ropa para mujer de segunda mano. La indumentaria comprende todo tipo de prendas, desde vestidos y remeras, hasta bolsos, zapatos y accesorios. Y su principal característica es que se trata de ropa de primeras marcas como Kosiuko, Jazmin Chebar, Paula, Cher., H&M, Zara, Ginebra, Rapsodia, entre otras.

 

Las prendas las obtienen de proveedoras particulares de Rosario y Buenos Aires principalmente, que compran la ropa de estreno y la revenden una vez pasada la temporada para, de esta manera, poder recuperar una parte del dinero para seguir comprando y permitir que la ropa siga en circulación en lugar de quedarse acumulando polvo en un armario.

 

“Se forma un triángulo comercial en el que las proveedoras pueden recuperar una parte del dinero que invirtieron, las clientas consiguen ropa de las principales marcas en perfecto estado y a un precio muy bajo, y nosotras funcionamos como intermediarias”, indicó Cecilia a punto biz. “Nos consideramos cazadoras de proveedoras, porque estamos permanentemente buscando quién tiene las mejores prendas, en el mejor estado, y de temporada”, agrega.

 

Las socias aseguran realizar un control exhaustivo prenda por prenda del estado de las mismas, y una vez pasado el “control de calidad” la ropa es exhibida en el showroom de El Perchero Second Hand ubicado en San Lorenzo 2190, sobre el bar Como una cabra. El salón, por su parte, posee un empapelado particular diseñado por la artista porteña Luisa Freixas. “Es un ambiente de perfil rústico pero con onda, da una sensación de entre casa para hacer sentir cómodas a las clientas”, comenta Cecilia.

 

Lo que más llama la atención, tratándose de primeras marcas, es el bajo precio que poseen las prendas, llegando incluso a ser menor a la mitad del precio original. “Por poner un ejemplo, tenemos remeras de marcas que salen entre 1200 y 1400 pesos nuevas, y acá pueden encontrarlas por 500 pesos, en perfecto estado y con muy poco uso”, dice Cecilia.

 

Como si fuera poco, estas dos emprendedoras se encargan además de realizar un asesoramiento de imagen para que las clientas puedan encontrar la prenda que mejor les quede.

 

Nota original de Punto Biz

También te puede interesar: