Febrero 20th, 2018
25/10/2017 - Locales, Punto Biz

Dos hermanas rosarinas se la jugaron con un flor de negocio

Cuentan con un local a la calle, donde reciben a los clientes y preparan los originales arreglos. 
En la oficina, en el hall de un negocio o en el living, siempre es agradable estar en un lugar cómodo. Y para ello, la decoración puede ir por muchos lugares: colores, luz, aromas. Pero siempre tiene que ver con los detalles y la dedicación.

“La gente compraba flores a los mayoristas para poner en sus locales o espacios, y no tenían idea de cómo acomodarlas en el florero, cómo armar un arreglo lindo”, cuenta punto biz María Alejandra Guillén. Así fue que crearon un negocio, y hoy junto a su hermana María Eugenia llevan adelante El Club de la Flor.

“Lo que hacemos es armar distintos diseños con flores, según las necesidades de cada espacio, y renovarlos constantemente, cada mes o cada semana, según se prefiera”. Entre sus clientes, se encuentran el Sanatorio Parque, Metra Puerto Norte, Nuria, Area Fitness, Casino Victoria y muchos otros.

El Club surge hace 10 años, gracias a ver la necesidad desde adentro. “El marido de una amiga nuestra era mayorista de flores y es quien vio que sus clientes no sabían armar los arreglos. Nos propuso a mí y a mi hermana armar la sociedad, y hoy somos nosotras las que seguimos”, agrega Guillén.

 

Para las emprendedoras, los detalles, son todo. “Lo que tratamos de hacer es brindar calidez y elegancia a cada espacio. El contacto con la naturaleza, mediante las flores y el agua, es algo que cuando falta se extraña”.

 

Cuentan con un local a la calle ubicado en Callao 1036, donde reciben a los clientes y preparan los arreglos. También ofrecen servicio de decoración de eventos y ramos para distintas ocasiones. “Lo que le ofrecemos a nuestros clientes es pertenecer al Club: sumar ese toque de distinción que aporta a cada lugar”.

Nota original de Punto Biz

También te puede interesar: