Febrero 20th, 2018
21/10/2017 - Locales, Punto Biz

Jóvenes crearon un bastón para disminuidos visuales que funciona con un radar

El producto fue desarrollado por estudiantes de Cañada de Gómez y estará disponible antes de fin de año.
Un equipo de estudiantes de la carrera terciaria Analista de Sistemas Informáticos del Colegio Superior Florentino Ameghino N° 47, ubicado en Cañada de Gomez, desarrolló un dispositivo para ayudar a las personas con discapacidad visual. Se trata del Sadiv (Sistema de Asistencia para Disminuidos Visuales), un bastón electrónico que emplea un sensor de ultrasonido para detectar los objetos que están cerca del usuario de manera discreta. El aparato, que se puede fabricar en forma sumamente económica y sencilla, está en fase de pruebas y los alumnos esperan lanzarlo al público masivo antes de fin de año.

“En una materia de la carrera teníamos que generar un proyecto y la profesora propuso que sea algo relacionado con un uso social. Entonces en el grupo surgió la idea de hacer un bastón, pero que no fuera sólo alguna función agregada al bastón común, como otros que hay, sino uno íntegramente electrónico”, contó a Punto biz Luciano Lagassa, uno de los creadores de Sadiv, junto a sus compañeros Alejandro Rosciani, Ariadna Sabattini, Camila Orellano, Carlos Gomez, Genesis Pedernera, Micaela Coria y Rodrigo Cano.

De esta forma, los alumnos comenzaron a trabajar en el producto durante el receso invernal del instituto, y hace un mes lo probaron por primera vez. “Es un prototipo funcional. Tuvimos que probar diferentes sensores, hasta encontrar uno que fuese económico pero también preciso. Lo que hace el dispositivo es detectar los objetos o personas que se encuentran cerca mediante un sistema de radar o sensor ultrasonido, y cuando algo se aproxima, alerta al usuario mediante una vibración, de manera que es más discreto y cómodo que el bastón tradicional”, explicó Lagassa. El dispositivo está pensado para personas con disminución visual de todas las edades, ya que es liviano y fácil de usar.

Ahora, el desafío de cara a los próximos meses es ajustar este prototipo para convertirlo en un producto de uso masivo, que es el objetivo de los desarrolladores. “Hicimos pruebas con personas con disminución visual y a partir de esa retroalimentación comenzamos a introducir cambios. El modelo final va a ser más ligero, recto y económico. Se va a poder fabricar por unos $300 y se va a cargar como un celular. Actualmente estamos trabajando con un modelo que usa baterías de 9 voltios”, detalló el joven.

“Queremos lanzarlo antes de fin de año. La idea es tercerizar la producción de los componentes electrónicos con empresas asiáticas, que es algo que se está haciendo mucho actualmente con este tipo de desarrollos. Pero tenemos que resolver temas de logística y tiempos de entrega”, concluyó el estudiante.

 

Nota original de Punto Biz

También te puede interesar: