Febrero 21st, 2018
20/10/2017 - Locales, Punto Biz

Qué pasa con la cláusula gatillo que corre para empleados públicos

Salarios de maestros, trabajadores provinciales y municipales quedaron atados a la inflación. ¿Se dispara?
El Instituto Provincial de Estadísticas y Censos (Ipec) dio a conocer el indice de precios al consumidor (IPCSF) de septiembre, que experimentó un crecimiento del 1,5% respecto del mes anterior. Con este guarismo, el indicador acumuló un 25,5% en el transcurso de los últimos 12 meses y un 19,6% en los nueve primeros meses de 2017.

 

Al rozar el acumulado a septiembre los 20 puntos, cabe preguntarse si deberá ser aplicada la cláusula gatillo establecida por el Poder Ejecutivo santafesino y los Intendentes que acordaron paritarias con los municipales nucleados en la Festram.

 

Los convenios colectivos celebrados en la Provincia unificaron el disparador de la cláusula gatillo en un valor de inflación del 25%, un valor que rige tanto para los maestros como para trabajadores de la administración central y de municipios y comunas.

 

El acumulado en lo que va del año de la inflación santafesina está dos puntos porcentuales por encima de la nacional que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec): 19,6% contra 17,6%, por lo que la cláusula gatillo dependerá de lo que ocurra con los precios locales en el último trimestre de 2017.

 

Por caso, si la inflación mensual de octubre, noviembre y diciembre repitieran el guarismo de septiembre, 1,5%, el acumulado al cabo de 2017 sería de 25,1%. O sea, quedaría en el límite. De todos modos, si se tiene en cuenta que antes de fin de año se producirán aumentos en las tarifas de gas, en los combustibles, prepagas y otros servicios, es probable que se supere lo establecido en la cláusula gatillo, que es de aplicación automática y podría significar una extra para los empleados públicos durante el verano.

 

EL MES NUEVE

A la hora de analizar por rubro, surge que los principales incrementos de precios estuvieron dados por la atención médica y gastos de salud, con un 2,4%, seguido por el transporte y las comunicaciones, con 2,3%. Los alimentos y bebidas, en tanto subieron por debajo del promedio, un 1,3%, mientras que el piso de los incrementos por rubros estuvo en los gastos de esparcimiento, que crecieron 1,0%.

 

Si se evalúan los alimentos, las principales subas fueron dadas por el tomate redondo (17,6%), seguido por el pollo (6,4%), el filet de merluza (4,7%) y las hamburguesas (4,2%).

 

En la otra punta, la de los productos que más redujeron sus precios, aparecen la lechuga (-26,4%) y el vino común (-1,9%).

 

 

Nota original de Punto Biz

También te puede interesar: