Octubre 20th, 2018

Para Moody's, "está claro que la inflación tiene una tendencia decreciente"

En una entrevista con ámbito.com, el CEO de la calificadora de riesgo Moody’s, Martín Fernández Romero, consideró que "está claro que la inflación presenta una tendencia decreciente que podría mantenerse el próximo año; y eso es lo más importante".
Asimismo, el directivo aseguró los inversores no sólo están atentos a los resultados de los comicios de este domingo sino que también espera el debate del proyecto de Presupuesto, sobre todo el ítem de estimaciones de déficit.

Periodista: Después de lo que se descuenta será el triunfo del oficialismo en las elecciones, ¿qué otras condiciones debe cumplir Argentina para ser considerado país emergente?

Martín Fernández Romero: Lo que consideramos no es tanto la calificación del país a Emergente. Nosotros, luego de observar las mejoras en términos macroeconómicos y ciertas reformas que implementó el gobierno con relación a créditos, cambiamos la perspectiva de la deuda argentina en marzo, la que pasó a ser positiva, lo cual indica que puede llegar a mejorar la calificación del país en un plazo de entre 12 y 18 meses. En este sentido, además del resultado de los comicios, también estamos atentos al debate del proyecto de Presupuesto, sobre todo en referencia al déficit fiscal previsto.

P: ¿Qué opinión tiene Moody’s de ese proyecto?

M.F.R.: Es positivo porque muestra una tendencia decreciente de la trayectoria del déficit fiscal, que es lo que evalúa la calificadora. No obstante eso, hay que esperar para ver si finalmente es ratificado por el Congreso, y si el gobierno es capaz de cumplir con la meta que se propone para este año y los sucesivos.

P: ¿Y con respecto a las estimaciones de crecimiento económico?

M.F.R.: Nosotros estimamos un crecimiento del 3% para este año y 3,5% para el próximo del PBI, es decir, la proyección está en línea con el mercado y el Gobierno. Pero más allá de cuál sea el número final, observamos dos cuestiones positivas: de cumplirse, tendremos dos años de crecimiento consecutivos, una situación que no ocurría desde 2011; y lo segundo, es que ese incremento del PBI quizás le permitirá al gobierno a cumplir con su meta de déficit fiscal de manera más holgada.

P: ¿Cómo estima que cerrará la inflación este año?

M.F.R.: Evidentemente el Banco Central no cumplirá con la meta que se impuso para este año (del 17%) pero eso no es lo importante; observamos la trayectoria y ésta es decreciente. Eso ya está claro. Este escenario podría repetirse el próximo año.

P: ¿Cómo evalúa la política de la autoridad monetaria con respecto a las tasas?

M.F.R.: El objetivo del Banco Central fue bajar la inflación a partir de la suba de tasas. Y lo está cumpliendo. No obstante, es probable que esta política haya tenido un impacto negativo en la actividad productiva.

P: ¿Qué espera el mercado para una lluvia de capitales: el triunfo del oficialismo en estas elecciones legislativas o la reelección del actual presidente Mauricio Macri?

M.F.R.: Hay que analizarlo sector por sector, ya que en algunos rubros ya empezaron a llegar los capitales, tal es el caso de las compañías energéticas. Los inversores extranjeros están preocupados por las cuestiones políticas porque lo que evalúan es de qué manera las actuales reformas económicas podrán mantenerse en el tiempo. Creo que la ratificación del resultado de las PASO el próximo domingo podría alentar una mayor llegada de capitales, pero puede ser que en algunos sectores se demore más tiempo porque -recordemos- hace sólo dos años Argentina estaba en default.

P: ¿Cómo podría impactar la reforma impositiva y la laboral, que impulsa el gobierno?

M.F.R.: Todavía no conocemos los detalles del proyecto de reforma impositiva oficial, así que una vez que se apruebe tendremos que evaluar cuál será su impacto en las cuentas fiscales. Lo mismo, con respecto a la iniciativa laboral.

P: ¿Cómo podría impactar una posible suba de tasas de la Fed?

M.F.R.: En la medida que las tasas suben en EEUU, disminuyen los flujos de inversiones en los mercados emergentes, entre los que está contemplado nuestro país. Para evaluar el efecto, sin embargo, hay que ver cuál es el grado de esa suba. Todo parece indicar que esa alza será muy moderada; si ese fuera el caso no estamos esperando un gran cambio en los flujos hacia Argentina. La cuestión pasa por otro lado, por si efectivamente los inversores externos ‘compran’ este nuevo modelo de país o no, y quizás no tanto por la suba marginal de la Fed.

P: ¿Cuál es el techo con relación al endeudamiento externo?

M.F.R.: Quizás una de las pocas cosas positivas que heredó este gobierno es el bajo nivel de endeudamiento externo. Si se miran los números agregados de deuda, pareciera que es relativamente alta, cerca del 50% del PBI, sin embargo, sólo el 20% fue tomada en el exterior. El resto, con el Anses u organismo multilaterales, que son de fácil renovación. Por eso, el nivel actual de deuda por fuera del sector público es relativamente bajo y el Gobierno aún tiene margen para continuar accediendo a los mercados, siempre que no se complique el contexto externo.

P: ¿Cuál es la situación con respecto a la deuda en moneda local?

M.F.R.: Es uno de los puntos débiles de nuestro país porque la composición de deuda extranjera es muy importante. Idealmente, como calificadora veríamos como positivo que cambie esa proporción en favor de las emisiones en pesos, porque es una forma de estar protegidos en caso de una devaluación. Pareciera que el gobierno está intentando cambiar este mix, teniendo como modelo a Brasil.

Nota original de ambito

También te puede interesar: