Febrero 18th, 2018
18/10/2017 - Locales, Punto Biz

Al rescate de los desarrollos inmobiliarios fallidos

Con nuevas fórmulas y otros actores, negocian la reactivación de loteos, edificios y complejos de oficinas que quedaron a mitad de camino. 
En los últimos quince años la construcción en Rosario fue una de las principales canalizadoras de fondos privados, tanto de inversores y ahorristas que buscaban resguardo de valor para su dinero y asegurarse una moderada renta futura, como de los propios consumidores finales de inmuebles. Así fue que se multiplicaron en la ciudad las obras tradicionales, como los departamentos en el centro, pero también se encararon nuevos tipos de desarrollos, como loteos abiertos y barrios privados en las afueras, torres de lujo frente al río y edificios más sofisticados en zonas de crecimiento urbano. También aparecieron nuevos jugadores en el mercado que, vía fideicomisos, juntaron inversores privados y salieron a encarar una gran cantidad de obras compitiendo por el negocio con las constructoras tradicionales.

 

Si bien el crecimiento del sector fue constante, no estuvo exento de sobresaltos como las devaluaciones, la persistente inflación de costos y, sobre todo, los cambios de normativas urbanísticas y ambientales de Municipalidad y Provincia que encarecieron costos de construcción y demoraron el final de las obras y la escrituración de los inmuebles.  Si bien el sector salió airoso y superó los desafíos, algunos importantes desarrollos quedaron a mitad de camino y se tensó la cuerda entre los empresarios y sus inversores o compradores. Los casos no llegaron a la Justicia, pero las obras quedaron en stand by o sus plazos se alargaron mucho con el perjuicio económico que supone para el inversor haber volcado sus fondos en inmuebles que no se terminaron y que, encima, en el trayecto se encarecieron.

 

Queda para otro análisis las razones de los contratiempos que, según el caso, pueden ir desde los cambios de contexto económico y de la normativa oficial, hasta desprolijidades administrativas y estrategias comerciales especulativas y arriesgadas de los desarrolladores ya que este artículo lo que da cuenta es que, al calor de la incipiente recuperación económica, las partes se están volviendo a sentar para reactivar los desarrollos parados con novedosas fórmulas y recetas. Si bien en todos los casos, eso conlleva más aportes de dinero de los inversores, la clave para que el salvataje prospere es la contribución que también hagan los empresarios. Y esa contribución es crucial para recrear la confianza del ahorrista con el desarrollador, relación en la que se juega gran parte de la patriada. Así es que en la última edición de Punto biz, se repasan casos emblemáticos como el de la Torre Cardón, el edificio Arealis en el Scalabrini Ortiz, el complejo de oficinas de Ingeconser en Puerto Norte y un barrio abierto de Tierra de Sueños en Casilda.

 

Además, en la revista, podes lleer una entrevista con el titular del Enapro, Ángel Elías, quien asegura que en 2018 se definirá la ampliación de la concesión de TPR en el puerto. En la sección Recursos Humanos se plantea qué hacer para contener y motivar a los millennials en la empresa. Y en Panorama, un estudio demuestra que la ropa cara en el país no es solamente culpa de los altos impuestos.

 

Todo esto y mucho más en la nueva edición de Punto biz a la que podés acceder si te suscribís haciendo clic acá, enviás un mail a esta dirección o llamás al 0341 5299960.

 

Nota original de Punto Biz

También te puede interesar: