Noviembre 17th, 2017
21/09/2017 - Locales, Punto Biz

Se agrandó la familia: primero abrió en el centro y ahora llegó a Fisherton

La nueva sucursal es de dos pisos y cuenta con un lounge bar, espacio de coworking e incluso una terraza que piensan acondicionar para el verano.
Familia Anabel es conocida por su tradicional panadería del centro, sin embargo empezó con un proceso de innovación que los llevó a expandirse y buscar nuevos formatos para presentar sus productos. En esta línea, el año pasado inauguraron un nuevo local en Pte. Roca y Pje. Álvarez, corazón del Paseo del Siglo, que coincidió con su celebración por los 40 años de historia. Ahora, a casi un año de esa apertura, se aventuraron en la inauguración de un local en la esquina de Córdoba y Ambrosetti, a metros del Jockey Club.

Como indicó Marcelo Settimo a punto biz, la propuesta se inclina a continuar con la tendencia iniciada un año atrás, y que presenta una alternativa completamente distinta a lo que nos tenía acostumbrados.

“El local del centro nos imponía lamentablemente algunas limitaciones espaciales, aquí en cambio contamos con 200 metros cuadrado, dos pisos, una vereda con mesas y sillas, y una terraza que esperamos acondicionar para el verano. Todo esto permitió que podamos verdaderamente integrar las distintas propuestas que queríamos brindar a nuestros clientes” cuenta Marcelo.

La iniciativa apunta a un público muy amplio ya que por un lado se mantiene la modalidad de cafetería take-away implementada en el centro, pero también integra un nuevo sector en el que se puede trabajar mientras se disfruta de un desayuno o merienda. Mientras la planta baja cuenta con una lounge bar, sillones y vidrieras de exposición, el primer piso se dispuso en forma de living, como un lugar que funcione con la modalidad de co-working.

La apertura de este nuevo local, realizada este miércoles, forma parte de la estrategia de expansión que viene llevando a cabo Anabel. “La idea de ahora en más será franquiciar la marca para poder expandirnos a distintos puntos del país. Sin embargo nos parece fundamental hacerlo de forma ordenada, por lo que primero queremos cerciorarnos por nuestra cuenta que el producto funciona al 100%, de ahí en más, y con el local ya en marcha, comenzaremos a pensar en la idea de la franquicia” indicó Settimo.

Confiados en que su propuesta podrá comercializarse de manera exitosa, y amparándose para ello en la calidad de su producción artesanal, Familia Anabel se encamina en una doble tarea: sostener lo tradicional y actualizarse continuamente para poder adaptarse a las nuevas exigencias del mercado.

 

Nota original de Punto Biz

También te puede interesar: