Octubre 20th, 2017
12/09/2017 - Canchallena, Deportes

Marcelo Gallardo con LA NACION. El presente de River: lo que piensa de la partida de Alario y los casos de doping de Martínez Quarta y Mayada

River empezó el semestre con un objetivo claro: el partido de vuelta frente a Guaraní por los octavos de final de la Copa Libertadores. Un desafío decisivo tras la vuelta de una intensa pretemporada en Orlando, Estados Unidos. Al día de hoy, lleva cinco partidos disputados con un empate -frente a los paraguayos- y cuatro victorias -dos por Copa Argentina y dos por Superliga-. Pero el entrenador Marcelo Gallardo vivió una situación que no tenía en los planes: la partida de Lucas Alario a Bayer Leverkusen de Alemania tras idas y vueltas, y con un conflicto entre los clubes que aún no tiene final.

Pero no es la única situación sensible que el DT ha tenido que atravesar en el 2017. A fines de junio, River se revolucionó con los casos de doping en la Libertadores de Lucas Martínez Quarta y Camilo Mayada por la aparición de un diurético (hidroclorotiazida) en la orina de ambos futbolistas. En la entrevista con LA NACION, el Muñeco opinó del presente de su equipo e hizo foco en ambos temas.

-¿Cómo analizás la salida de Alario?

-Cuando pasan estas cosas hay que salir fuerte. Hay una línea interna que está establecida, y cuando pasan estos cimbronazos, no hace falta mandar mensajes hacia adentro. Pero sí hacia afuera. Adentro no hay sorpresas, está contemplado. En eso estamos más plantados. Él se vio enredado en esa situación y quedó expuesto. Yo me ocupo de lo nuestro, pero no me corresponde ocuparme de los entornos de cada jugador. Acá hay buena vibra, si vemos algo, atacamos, se habla. Con Lucas, a dos días del cierre del libro, provocó revuelo. Jamás contemplamos la opción de su salida, teníamos el plantel armado para el semestre. Pero bueno, si viene un club, como pasó con el Zenit y Driussi, y pone la plata, no hay nada que hacer.

-¿Cómo proyectás el semestre?

-Todos estamos en el inicio, y siempre cuesta eso. Es muy difícil el armado de los planteles en el fútbol argentino. Está bien que se nos exija, porque somos un club grande, y esa exigencia siempre es alta. Se exigen resultados, y si no hay resultados, que haya juego. Es difícil.

-¿Afecta el calendario?

-Jugamos un primer partido, contra Guaraní, que ya era decisivo, con un montón de incorporaciones y apenas diez días de preparación. Ya nos había pasado en 2015, cuando arrancamos el semestre de la misma manera. Tuvimos que lidiar con el concepto de preparar el equipo para el tramo de semifinales y finales de la Copa Libertadores o para afrontar todo el semestre. Fueron diez días en los que nos preparamos mentalmente para eso. Lo logramos, pero llegamos a fin de año con poca nafta para enfrentar al mejor equipo del mundo de ese momento, que era Barcelona.

-Este año se dio algo parecido…

-Ahora es igual, vamos viendo procesos, calibrando jugadores, pero esto no es magia. Uno trata de explicar, pero hay poco análisis. Siempre nos han costado los primeros cuatro o cinco partidos, hasta que todo se va ensamblando, pero después la cosa va. Mejor o pero, pero va. Estoy muy tranquilo.

-Sobre el doping de Martínez Quarta y Mayada, a la distancia, ¿qué autocrítica hacés?

-No encontramos respuestas a lo que sucedió. Porque si hubiese habido algo. no te queda otra que asumir responsabilidades, sea quien sea, y barajar y dar de nuevo. Entonces desde ese lugar podés decir: “Sí, nos hemos equivocado”. Pero acá no. El procedimiento ha sido siempre el mismo durante todos estos años y sigue siendo el mismo ahora. Peor, porque ahora revisamos el doble, para revisar cómo pasó esto. Y lamentablemente los que más sufren son los chicos suspendidos por algo que nosotros consideramos totalmente injusto. Dos muchachos extraordinarios, sanísimos, buena gente y buenos profesionales. Eso es lo que me duele más.

-Pero entonces están expuestos a que vuelva a pasar.

-Bueno, tratamos de revisar todo lo que hemos hecho. No es que decimos “Ché esto lo.” No. Como no tenemos respuestas, acá no hay algo así. Si fue siempre igual, ¿por qué saltó en este momento? Si pasamos miles de controles… No es de ahora, llevamos cuatro años de competencias internacionales.

-Entonces las respuestas para ustedes sigue siendo un signo de pregunta.

-Sí, totalmente.

Nota original de Canchallena

También te puede interesar: