Noviembre 21st, 2017
11/09/2017 - Sin categoría

Gonzalo Pity Martínez: "No lo puedo creer ni yo, tengo que seguir así"

De derecha a izquierda. De izquierda a derecha. Flotando en el centro del ataque, sin posición fija. Pity Martínez hace estragos en todo el sector ofensivo del terreno de juego. Ante la partida de Driussi y Alario -los dos futbolistas con los que armó un trío que funcionó a la perfección en el primer semestre-, el número 10 de River asume el desequilibrio y se pone la rebeldía al hombro. Así, aparece cuando el equipo más lo necesita y se consolida como el hombre más peligroso y explosivo que Gallardo tiene en sus filas.

Ayer, ante Banfield, se llevó todos los flashes y continúa torciendo una historia que no empezó de la mejor manera. A puro enganche, pases filtrados, avances en velocidad dejando marcas en el camino y golazos con su zurda endiablada, Pity Martínez cambió la relación con el hincha y ya es uno de los más aplaudidos cuando la voz del estadio lo nombra.

Con ese respaldo, y encontrando espacios y comodidad para jugar, el volante creativo marcó un golazo desde la medialuna con una sutil definición de zurda entrando por la derecha para poner el 2-1 y enfilar la victoria millonaria. Pero eso no fue todo, sino que también participó de los otros dos: en el primero, jugó corto un córner con De La Cruz, quien envió el centro para el cabezazo de Pinola; y en el segundo, asistió a Nacho Fernández, a quien el arquero Altamirano le cometió penal -Scocco lo cambió por gol-.

“No lo puedo creer ni yo. Tengo que seguir así, tratando de llegar al área. Me va a ayudar a mi confianza y al momento que estoy pasando. Estoy cómodo”, comentó Pity sobre su presente y sus goles: ya lleva ocho en el año, mientras que había marcado cinco en 2015 y seis en 2016.

Una gran noticia para su juego es la llegada de De La Cruz. El uruguayo fue otro de los puntos altos y mostró pinceladas de un juego explosivo y profundo. Además, se asoció muy bien con el 10 para generar el fútbol que a River le estaba faltando. Sumaron también las buenas tareas de Casco y Saracchi -de muy buena presentación- por los costados y de Enzo Pérez, más la recuperación de Iván Rossi tras un primer tiempo con altibajos.

“El equipo fluyó bien. Nico De la Cruz entró muy bien, al igual que Enzo (Pérez), Borré y Saracchi. Nos entendimos muy bien y hay que seguir así. Quedamos nosotros y hay que suplantar esos goles que se fueron con Driussi y Alario. Hoy ya se vio que jugamos mucho mejor”, analizó Martínez, el hombre que se volvió imprescindible y sigue en ascenso. Hoy, River lo disfruta.

Nota original de Canchallena

También te puede interesar: