Noviembre 17th, 2017
10/09/2017 - Sin categoría

Racing-Temperley, por la Superliga: la Academia reaccionó y se recuperó con una goleada en el Cilindro

Cuando el primer tiempo se terminaba en cero, Juan Musso salió a descolgar un centro y eligió sacar el contraataque rápido, con una volea precisa. Gastón Aguirre falló en el despeje, Josué Ayala se apuró en la salida y el resto de la tarea estuvo a cargo de Enrique Triverio, que hizo un toque para eliminar al arquero y empujó la pelota al arco. Musso se tiró al piso para celebrar el gol que abrió el partido. Al cabo, el Nº 1 había hecho la “asistencia” para el tanto de Triverio. El juvenil al que le tocó heredar el buzo de Agustín Orion fue ovacionado por el pase. Todo un símbolo. Más tarde, la Academia construyó una goleada que la fortifica.

Diego Cocca , el entrenador, dispuso volver a la línea de cinco defensores con la que Racing consiguió el pasaje a la Copa Libertadores sobre el final de la temporada pasada. No importó que jugara como local ni que el rival fuera Temperley , un equipo de buenas intenciones pero sin nombres que asustaran. En ese contexto suena lógico que el pase del gol que abrió el partido terminara saliendo de los pies de un arquero.

Consultado el viernes pasado por el motivo de los cinco defensores, Cocca eligió desempolvar algunos de los conceptos que aprendió durante las cenas semanales que compartió con César Luis Menotti durante un largo tiempo: “No importan los números, sino los jugadores. Vamos a poner jugadores ofensivos”. Desde que empezó la temporada el conductor insiste en generar una nueva identidad en un conjunto que, hasta ahora, nunca logró copiar el funcionamiento que lo llevó a ser campeón en 2014.

Con los doce refuerzos que llegaron a principios de la temporada, Cocca procura cambiarle la cara a Racing. Sin embargo, anoche, durante buena parte del partido, se vio un equipo espeso y previsible, que intentaba salir del fondo con la pelota dominada, pero el balón iba como un péndulo entre los centrales Sergio Vittor, Miguel Barbieri y Leandro Grimi. La sensación era de que en esa zona sobraban futbolistas. Eso sí: el conjunto presionó arriba y algunas de sus chances de peligro llegaron luego de aprietes a la defensa celeste.

La de Temperley fue la quinta presentación de un Racing que deberá seguir en la búsqueda de su identidad. Además de los tres puntos, acumula un triunfo agónico en Medellín, una victoria ajustada ante Mitre (Santiago del Estero), un empate deslucido con San Lorenzo y una dura derrota a manos de Olimpo por la Copa Argentina. El próximo miércoles tendrá una prueba de lujo frente a Corinthians, en San Pablo, en la ida de los octavos de final por la Copa Sudamericana.

Más allá de los esquemas y del rendimiento colectivo, el triunfo sobre Temperley sirve también para que el director técnico refuerce su idea de cuáles hombres sostendrán al equipo en el semestre: Musso, Diego González, Federico Zaracho, Lisandro López y Triverio.

“Ser protagonista es presionar al rival, manejar la pelota y llegar al gol”, fue otra de las definiciones de Cocca. Mucho de eso se vio en el segundo tanto, un verdadero golazo: Licha López se disfrazó de enganche e hilvanó desde el medio de la cancha una jugada que siguió con una pared entre Zaracho y Triverio, a la que el juvenil puso el broche tras gambetear a Ayala y definir de zurda.

Con el 2 a 0, Racing ya se soltó. Pese al temporal jugó a dos toques y desarrolló posesiones más largas. Hasta Vittor se animó a ejecutar un tiro libre que se clavó en un ángulo del arco del visitante. Y cerca del final, el colombiano Andrés Ibargüen cerró la cuenta. Quizá ésa sea la identidad de Racing: un equipo versátil que puede mostrar caras distintas.

Nota original de Canchallena

También te puede interesar: