Noviembre 23rd, 2017
09/09/2017 - Sin categoría

Nadal para reprocharse

Del Potro cayó en semis del US Open contra un Rafa intratable. Fue 4-6, 6-0, 6-3 y 6-2 para el 1° del mundo, que definirá el título el domingo contra Anderson. El tandilense no pudo emular su consagración del 2009 pero igualmente jugó un tremendo torneo.

Luego de un torneo tremendo, que vuelve a ponerlo en los primeros planos del tenis mundial, Juan Martín Del Potro se despidió del US Open en semifinales, donde se topó con un Rafael Nadal verdaderamente intratable. El tandilense pudo imponer su juego en el primer parcial, pero el 1° del mundo reaccionó a tiempo y no aflojó más. Con una contundencia y una continuidad admirables, el español se llevó el partido por 4-6, 6-0, 6-3 y 6-2 y definirá el certamen el domingo contra el sudafricano Anderson. Para Delpo, que en 2009 supo consagrarse en Nueva York, no pudo ser.

El primer parcial tuvo la tónica del duelo de cuartos contra Federer. Delpo marcó el ritmo desde el fondo de la cancha con una derecha violenta y afilada, dejando poco margen para el crecimiento de Nadal. Con un rebote favorable en la red, aprovechó su primer quiebre para tomar ventaja 3-2 y luego la mantuvo para anotarse el poroto inicial 6-4.

Sin embargo, la reacción del español no tardó en llegar. De entrada se puso break arriba y Delpo sintió el golpe. Tanto que Rafa le ganó nueve games de forma consecutiva. El español se quedó con el segundo por 6-0 y pasó toda la presión para el lado del tandilense, que empezó a perder precisión con los tiros profundos y bajó la efectividad en todos los rubros. Agrandado, Nadal desplegó su juego con contundencia y constancia, y se quedó con el tercer parcial 6-3.

El cuarto set nuevamente arrancó parejo, pero a Delpo cada vez le costaba más arañar algún punto. El físico también jugó su parte, la Torre se fue quedando sin piernas y, después de dejar dos derechas seguidas en la red, Nadal quebró para ponerse 2-1 arriba. Al toque vino el segundo break y, si bien Juan Martín intentó jugársela en el final, las cartas ya estaban tiradas. Rafa fue la fiera de años atrás, lo liquidó 6-2 y se metió en su tercera final de US Open, donde el domingo intentará coronarse contra la sorpresa del torneo. Para Del Potro nada más que palmas. Si mantiene este nivel, dentro de poco estará otra vez en instancias decisivas, a la altura de los mejores.

Nota original de Ole

También te puede interesar: