Septiembre 25th, 2017
08/09/2017 - Sin categoría

US Open. Las claves de Juan Martín Del Potro para dar ahora el golpe frente a Rafael Nadal

NUEVA YORK.- Juan Martín del Potro es el único jugador del circuito que en los últimos 14 meses venció a los cinco primeros del ranking (Rafael Nadal, Andy Murray, Roger Federer, Stan Wawrinka y Novak Djokovic) y siempre lo consiguió en grandes competencias. En las últimas horas sumó a la quinta de sus víctimas. Derrotó ni más ni menos que a Roger Federer en el estadio Arthur Ashe. El suizo nunca logró ganarle en el US Open . La primera vez que se enfrentaron fue en la final de 2009, ganada por el tandilense (3-6, 7-6 [7-5], 4-6, 7-6 [7-4] y 6-2). Y anteanoche, ante el estupor del público que vació gran parte de las tribunas apenas finalizó el partido, dio otra vez el golpe y lo venció por 7-5, 3-6, 7-6 (10-8) y 6-4. Así se clasificó a las semifinales, en las que hoy -después de las 18.30 de la Argentina- se enfrentará con Rafael Nadal , que anteayer le ganó al ruso Andrey Rublev en una hora y 37 minutos de partido (6-1, 6-2 y 6-2). Con la eliminación de Federer, Del Potro ayudó a Nadal para que se asegurara la cima del ranking mundial. El suizo podía desbancarlo, pero sólo si lo derrotaba en las semifinales, que fue el otro duelo que frustró el tandilense. Es decir, la irrupción de Del Potro volviendo a su mejor nivel comenzó a mover el tablero de las posiciones en lo más alto de la clasificación como sólo un jugador top lo puede hacer. Ante el mallorquín tendrá otro desafío mayúsculo. En la otra llave, y en el turno anterior, se medirán el sudafricano Kevin Anderson (28º) y el español Pablo Carreño Busta (12º).

Pero, ¿podría Del Potro repetir la misma hazaña que frente a la leyenda suiza? En la conferencia de prensa después del triunfo y en los golpes que empezó a recuperar están algunas de las respuestas. Por otro lado, hay un antecedente que es imposible de olvidar: en 2016 repartió batacazos y, poco a poco, recupera aquella versión. Es decir, el tandilense es capaz de hacerlo, pero dependiendo de varios factores.

La salud y la resistencia

Una de las claves del choque con Nadal es su estado físico y su salud. Del Potro estuvo a un paso de abandonar ante el austríaco Dominic Thiem. Un cuadro viral, sumado a la alergia y hasta la visión recortada por un orzuelo, agotaron las energías del tandilense. En los dos primeros sets fue un fantasma en la cancha. El implacable sol también hizo estragos en él. Thiem ganaba 6-1 y 6-2. Sin embargo, Del Potro resurgió de las cenizas, y por segunda vez en su carrera, revirtió un partido después de perder los dos primeros parciales. En la conferencia de prensa afirmó que le dio ánimo ver que en el partido de dobles anterior el público se acercaba al estadio Grandstand para asistir a su partido. Doblegó a Thiem en los tres sets siguientes (6-1, 7-6 [7-1] y 6-4) y por segunda vez en el año le ganó a un top ten. Anteanoche, Del Potro admitió que aún no está 100% recuperado de su gripe. “Todavía estoy con este cuadro de alergia, congestión que me cuesta hasta respirar un poco”, dijo el argentino. A su vez, aseguró que siempre le gusta jugar ante Nadal, pero cuando está bien de salud. No obstante, fue optimista con recuperarse para el partido de hoy: “La salud tiene su tiempo indicado y no puedo avanzar mucho más de lo que mi cuerpo lo permite. Me viene bien no jugar mañana (por hoy), recuperarme un poco y tratar el viernes de estar mejor”. Ayer se entrenó en la cancha número 2 de prácticas durante una hora, justo después de Nadal, y lo hizo con normalidad. En cuanto a su resistencia física, ya demostró en el torneo que es capaz de jugar a cinco sets. Resta saber si lo podrá hacer con la intensidad que le propone el mallorquín.

El público, un sostén

Del Potro lo repite hasta el cansancio. Se está apoyando en el público para motivarse. Así lo hizo contra Thiem. Después de Federer, es el favorito de los espectadores. Lo único que no le perdonan es haber eliminado al suizo, el gran mimado de todos. Las declaraciones de Nadal sobre el techo de Arthur Ashe -afirmó que el estadio estaba más ruidoso y que no podía escuchar los impactos de la pelota- no fueron bien recibidas por la prensa ni por el público. Si el estadio vuelve a inclinarse por el tandilense, sacará fuerzas de allí para combatir al competidor más fuerte que tiene el circuito. Del Potro es admirado por los estadounidenses por su decisión de volver al circuito después de cuatro operaciones en sus muñecas, y de luchar por su salud, como en el partido ante Thiem. “Si juega así enfermo, no me quiero imaginar cuando está sano”, comentaban ayer en las tribunas de la canchas de entrenamiento.

Un duelo de mentalidades

Nadal puede tropezar mil veces en un partido, pero jamás se rendirá. A veces son necesarios hasta tres winners para ganarle un punto. Su mente es implacable. Pero Del Potro, especialmente en el último partido ante Federer, recuperó a su fortaleza anímica de su repertorio. Ante la consulta de LA NACION, el tandilense admitió que cuanto más exigente es el rival, más focalizado está: “A medida que pasan las ruedas la exigencia es mayor, el nivel de juego es más alto y uno tiene que estar siempre a la altura de las circunstancias”, explicó. El propio Federer admitió que en los puntos importantes fue el tandilense quien mejor los jugó. Por ejemplo, cerró el tercer set en el primer set point y frustró cuatro set points del suizo.

El poder del drive y el saque

Desde el partido con Thiem, Del Potro sacó a relucir su drive plano arrollador; 17 tiros ganadores consiguió con su derecha ante Federer. Y su servicio no le dio respiro al suizo. Ganó 81% de los puntos con su primer servicio. Sumó 12 aces y forjó muchos errores de Federer. En el último set, el suizo sólo logró hacer tres puntos cuando sacó Del Potro.

La derecha de Nadal vs. el revés de Del Potro

Ya lo dijo Federer. Para él, la mejor derecha del circuito la tiene Rafael Nadal. Y el español la jugará contra el revés de Del Potro. Como es zurdo, podrá hacerle más daño al tandilense, que en las prácticas de ayer ejercitó ese golpe ante el saque de su entrenador, Sebastián Prieto. De a poco, el revés de Del Potro fue mejorando y le está perdiendo el miedo a los dolores por las cuatro operaciones de muñecas (tres en la izquierda y una en la derecha). Ante Federer se lució con el revés paralelo y cruzado en momentos clave del partido. Contra Nadal deberá hacerlo mejor aún.

Nota original de Canchallena

También te puede interesar: