Noviembre 23rd, 2017
07/09/2017 - Sin categoría

Siguen en el toma y daca los fiscales que investigan la Gran Estafa Inmobiliaria

Como contrapartida, allanaron la Fiscalía por una denuncia contra los funcionarios por “amenazas coactivas”.
Una de cal y otra de arena para los fiscales que actúan en la Gran Estafa Inmobiliaria, que involucra a prominentes empresarios de Rosario.

En la misma semana que la justicia federal declinó hacerse cargo de la megacausa  y ratificó la permanencia del trámite en los Tribunales provinciales, cobró vida una denuncia promovida por dos abogados que acusa a los los fiscales Adrián Mac Cormack y Sebastián Narvaja por “amenazas coactivas y abuso de autoridad”, en el marco de una investigación que el Ministerio Público Fiscal desarrolló en 2014 y puso en el banquillo de los acusados a policías de la comisaría 19º.

El lunes pasado el juez federal Nº 3 de Rosario Carlos Vera Barros rechazó el pedido de competencia en la investigación de la Gran Estafa inmobiliaria promovida por dos de los imputados, el agente de Bolsa Jorge Oneto y el gerente general del Diario La Capital, Pablo Abdala. El magistrado consideró que en la investigación de la justicia provincial no había elementos que sostengan el presunto delito de lavado de activos, ya que sólo se observan “conductas de falsificación documental y posterior estafa llevadas a cabo por un conglomerado de personas valiéndose de transacciones apócrifas”.

Los abogados de los empresarios habían planteado en su momento su intención de trasladar el caso a la Justicia federal para “despolitizar” la causa, aunque desde la Fiscalía se apuntó que se trata de una maniobra para ganar impunidad.

De acusadores a acusados

En la otra punta, el también fiscal Carlos Covani secuestró ayer documentación en la fiscalía de Delitos Económicos y Complejos. Los abogados Paul Krupnik y José Nani denunciaron ante el fiscal regional Patricio Serjal a los fiscales Mac Cormick y Narvaja, para que se los investigue por los posibles delitos de amenazas coactivas, abuso de autoridad, incumplimiento de los deberes de funcionario público, omisión de actuar, encubrimiento agravado y falsedad de instrumento público.

El 16 de marzo de 2014, Leandro Javier Quiroz y Gustavo Espíndola, alias “Paraguayito”, balearon a Omar Arredondo y a Ernesto Molina. Los heridos fueron trasladados por vecinos hasta el Hospital Carrasco y luego al HECA, donde Molina salvó su vida.

Los fiscales, que al mismo tiempo llevaban adelante otra investigación contra policías de la comisaría 19º acusados por haber pedido una coima a los victimarios, citaron a las dos personas que sufrieron los disparos, como víctimas del delito de tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, para mantener con ellos una entrevista que, a instancias de Narvaja, fue grabada.

Krupnik y Nani aportaron como prueba el audio que se adjunta a la causa. Para los denunciantes en realidad se procuraba darle impunidad a Quiroz, autor de los disparos, para que atestiguara contra los policías. Según los letrados que impulsan la investigación, para conseguir sus objetivos hubo amenazas coactivas de parte de los integrantes del Ministerio Público Fiscal. 

Nota original de Punto Biz

También te puede interesar: