Septiembre 26th, 2017
06/09/2017 - Sin categoría

Pese a los tironeos, el seleccionado seguiría como local en el Monumental para medirse con Perú

El triste empate con Venezuela en el Monumental dejó secuelas en la dirigencia del fútbol argentino. La primera maniobra fue intentar cambiar la sede del partido con Perú, que se torna más decisivo que nunca. Otra vez, el apuntado fue el público del Monumental y su escaso acompañamiento en un momento difícil. Se barajaron dos sedes alternativas: la Bombonera (otra vez) y el estadio Mario Alberto Kempes, que depende de la Agencia Córdoba Deportes. Sin embargo, y pese a los tironeos, distintos motivos llevan a pensar que el encuentro contra los peruanos se jugará en el Monumental.

Según pudo reconstruir LA NACION, Claudio Tapia y su vicepresidente primero,Daniel Angelici (de viaje en Estados Unidos) hablaron del tema en la madrugada. Surgió el estadio de Boca como alternativa. Pero en las primeras horas del miércoles fue descartada por motivos económicos, reglamentarios y hasta sentimentales.

“La AFA perdería millones de pesos si se jugara en Boca”, fue la respuesta de un directivo del ascenso que acompaña a Tapia en la AFA. El Monumental tiene 12 mil lugares más que la Bombonera. Los tickets se traducen en dinero. Y la AFA no está en condiciones de dejar de facturar un solo peso. Además, la Bombonera debe ser “homologada” por la FIFA como sede de Eliminatorias, un proceso que lleva su tiempo y que sería dificultoso concretar contra reloj. Además, la logística del seleccionado ya está acostumbrada a los partidos en el Monumental. Por último, allí perdió la Argentina la posibilidad de jugar el Mundial de México 1970. Fue el 31 de agosto de 1969 frente a…Perú. Nadie quiere que la historia se repita.

¿Y Córdoba? A media mañana, el estadio Mario Alberto Kempes sonó como potencial reemplazo del Monumental. Allí, la Argentina de Edgardo Bauza perdió frente a Paraguay en el actual camino a Rusia 2018. Desde la provincia mediterránea deslizaron que la Agencia Córdoba Deportes, que administra el escenario deportivo, “tiene otros compromisos asumidos”.

Además, los jugadores argentinos no estarían tan convencidos de volver a viajar al interior, lejos de la concentración de Ezeiza. Menos, para un partido tan trascendental como el que se avecina con los peruanos. “A no ser que mañana alguien saque el tema en la reunión de comité ejecutivo (se realizará desde las 15.15 en el tercer piso del edificio de la AFA), el partido se juega en el Monumental”, contó una fuente de la AFA, fuera de micrófono. Y añadió: “Las entradas saldrán a la venta por internet en diez días. Hay un contrato firmado con River para los partidos de Eliminatorias”.

El cambio de sede sonó como un manotazo de ahogado ante una situación desesperante en el contexto deportivo: la selección inmersa en la zona de repechaje luego de empatar como local ante el último de la tabla. Un escenario tan impensado como desafiante.

Nota original de Canchallena

También te puede interesar: