Septiembre 23rd, 2017
04/09/2017 - Sin categoría

US Open. Del Potro y su martillo de drive, ese tiro con el que todo es más fácil

NUEVA YORK.- Juan Martín del Potro apabulló con su derecha al español Roberto Bautista Agut (ganó por 6-3, 6-3 y 6-4), en la tercera rueda del US Open. El golpe que caracterizó al tandilense en sus mejores épocas del circuito volvió a brillar. Su drive no fue siempre fulminante. Debió perfeccionarlo y el entrenador Franco Davín, que comenzó a trabajar con el tenis a sus 18 años, fue clave para logarlo. No es la única herramienta que Del Potro está exhibiendo en el certamen, aunque sí es la que más hiere, y la que el público más disfruta.

Del Potro dispara el derechazo y las tribunas del US Open no pueden creer lo que están viendo. “That was amazing”, suspira Dana, una neoyorquina de Long Island, fanática del tenis. El demoledor drive plano del tandilense desespera a los rivales. Cada vez que el campeón del US Open 2009 prepara el golpe, el público se acomoda expectante en sus asientos porque sabe que es el preludio de un espectáculo que quedará grabado en su retina para siempre. “Cuando usted ha visto un golpe de derecha de Del Potro en su pantalla, o mejor aún en persona, no lo olvida”, dice Christopher Clarey, periodista del New York Times.

Pero no siempre fue su mejor golpe. Franco Davin, coach con el que ganó 18 de sus 19 títulos, es contundente: “La derecha de Juan era mala”. El entrenador lo cuenta en el libro “El Milagro Del Potro”, del periodista de LA NACIÓN Sebastián Torok. “Un tipo de esa contextura física y yéndose para atrás no podía jugar. Cuando hacía eso, abría la empuñadura y lo pagaba caro”, describe Davin. El coach explica que no fueron buenos los primeros torneos en los que Del Potro cambió la técnica hasta lograr pegarle con su drive actual. “Antes, cuando a Juan le sacaban a la derecha, se tenía que ir para atrás para devolver y empezaba el punto en desventaja, devolvía con top y si lo agarraba un rival con buen revés, se la cruzaban y así le costaba quebrar. En cambio, empezó a meterse un poco más en la cancha. Juan le puso muchas ganas al cambio y logró tener el mejor drive del circuito”.

Marcelo Albamonte, entrenador internacional y especialista en matemática deportiva aplicada al tenis, analizó el drive del tandilense. Según su estudio, en el que aplicó el teorema de Pitágoras, su derecha era la más veloz del circuito: 177,5 km por hora. En el libro ya citado Albamonte explica por qué su drive es tan explosivo: “La derecha de Del Potro va casi plana, hace muy poca parábola. Esto lo logra porque tiene un timing único. Otros jugadores pueden pegarle plano pero solo de arriba hacia abajo y lo hacen en contadas ocasiones; Juan lo puede hacer casi siempre y con efectividad”.

Existen otros argumentos que pueden despertar el fuego del tandilense. El US Open es su torneo favorito. Es mimado por el público. Si entre los elementos para soñar con la mejor versión de Del Potro se suman su inteligencia y experiencia, la ilusión crece. En el cuadro superior, el de Del Potro, están Roger Federer y Rafael Nadal. Y tendrá que mejorar aún más para ganarle hoy en los 8vos de final al austríaco Dominic Thiem (6º preclasificado). Pero anhela seguir creciendo a puro golpe.

Nota original de Canchallena

También te puede interesar: