Septiembre 24th, 2017
04/09/2017 - Sin categoría

La desaparición de Santiago Maldonado: cuáles son los rastros que se investigan en Chubut

Hace un mes que Santiago Maldonado no aparece por ningún lado. La situación generó el rechazo de sectores políticos, organizaciones sociales y derechos humanos que se movilizaron el viernes para pedir por el artesano. La marcha terminó en incidentes y represión de las fuerzas policiales: 31 detenidos, 18 heridos y destrozos por toda la ciudad. Mientras tanto, en Esquel, la Justicia Federal investiga el caso en dos causas distintas. Una, la de la desaparición fozada. La otra, la que agrupa los diferentes pedidos de hábeas corpus que se presentaron ante el juez Guido Otranto. Periodismo para todos viajó al sur de la Argentina para rastrear las pistas y certezas que hay sobre el joven de 28 años.

El equipo periodístico encabezado por Ignacio Otero fue hasta el barrio de Los Hornos, en El Bolsón, donde Maldonado fue a vivir desde su 25 de mayo natal. Allí no hay, hasta el momento, ningún registro de video ni fotos sobre el artesano, ya que no hay cámaras de seguridad. Lo único que se sabe es la reconstrucción que hizo la justicia en base a declaraciones de testigos.

Hasta el momento, los únicos que declararon haber visto a Gendarmería llevarse a Maldonado son dos encapuchados que lo relataron ante la Procuraduría Contra la Violencia Institucional (PROCUVIN) sin revelar sus identidades. Para la justicia, esos dichos no son tomados como una declaración testimonial.

De acuerdo a lo que aportó un testigo de identidad reservada, Maldonado llegó a la comunidad en uno momento de mucho conflicto entre las fuerzas de Gendarmería con los sectores mapuches que reclaman por tierras originarias. “Cuando Maldonado llega a la comunidad, se estaban haciendo cortes por la liberaciòn de Jones Huala”, asegura el testimonio.

Estas protestas se dieron sobre la ruta 40 frente a la tranquera de ingreso a la comunidad Lof Cushamen. Allí se da el conflicto mayor. Según el informe de PPT, el 1 de agosto, día de la desaparición de Maldonado, Gendarmería entró al territorio mapuche. No tenía órdenes de allanar el lugar, pero lo hizo y estuvo más de 6 horas. Esta acción es la que despierta sospechas en la justicia acerca de cómo trabajó la fuerza.

Aunque también hay dudas de cómo se manejó la comunidad mapuche. Porque después nunca le permitió a los funcionarios judiciales el acceso al territorio sagrado. A pesar de que los perros rastreadores siguieron un rastro de Maldonado que continuaba al otro lado del río Chubut, el grupo le impidió a los investigadores avanzar.

Hubo solo dos rastrillajes, el 5 y 16 de agosto. En ambos casos, los animales detectaron rastros de olor gracias a tres prendas que se le adjudican a Maldonado: un cuello de polar, un buzo y una gorra. También se allanaron los escuadrones de Gendarmería de El Bolsón y Esquel. Ahí, una prueba de luminol detectó una mancha que podría ser sangre en el asiento de atrás de una camioneta de la fuerza, pero todavía se esperan las pericias de ADN, junto con la de dos cabellos largos encontrados en otro móvil.

Leé también
¿Dónde está Santiago Maldonado?: qué sabe la Justicia a un mes de la desaparición

Pero además de la Justicia Federal que investiga en forma directa la desaparición del artesano, la Justicia provincial de Chubut está detrás de sus rastros debido a otra causa. Esta investigación paralela maneja la hipótesis probable de la presencia del joven durante un ataque a un puestero de la estancia Benetton el 21 de julio.

En el forcejeo, el hombre que vive allí, Evaristo Jones, habría herido a una persona encapuchada con un cuchillo. Sin embargo, tanto para el fiscal de la causa como para el mismo puestero, la herida provocada al atacante no habría sido mortal. Los ojos están puestos ahora en los resultados de todas las pericias de ADN, pero nadie arriesga una fecha.

Nota original de TN

También te puede interesar: