Noviembre 23rd, 2017
04/09/2017 - Sin categoría

Eliminatorias: Jorge Sampaoli respaldó a Ángel Di María, no confirmó el equipo y habló de la "Messi-dependencia"

Los últimos entrenamientos de la Selección Argentina de cara al duelo de mañana ante Venezuela se basan de dos fundamentos claros: profundizar y no retroceder en la idea de juego, pero sabiendo que hay que convivir con la obligación de ganar. Porque dejar puntos en el Monumental no es una opción viable para un equipo que se encuentra enrepechaje y necesita una victoria para tomar aire y llegar a las últimas dos fechas de las Eliminatorias con el envión necesario para asegurar el boleto al Mundial de Rusia 2018.

“La Argentina está en la posición que le toca y tiene que convivir con ella. También hay que saber que cualquier situación, en esta culminación de Eliminatorias, que genere algún deterioro, será penalizada con no ir al Mundial. No hay que distraerse en situaciones que no ayudan. Debemos tener claro qué partido vamos a jugar y que la necesidad va a atentar contra nuestra libertad de poder sacar nuestras mejores virtudes”, comentó el entrenador Jorge Sampaoli en conferencia de prensa en Ezeiza, y agregó: “El lugar en el que estamos nos hace estar atados, pero si pensamos en eso, podemos provocar que los futbolistas no puedan desarrollar todas las capacidades que tienen. Y ahí estableceríamos un partido traumático. El menor error se nos castigaría con una necesidad que nos termine complicando. Es muy importante creer en lo que podemos hacer y en nuestras capacidades para buscar los puntos que nos permitan seguir con esperanzas de ir al Mundial”.

Una de las cuestiones analizadas fue el presente de Ángel Di María, a quien el DT respaldó fuertemente: “Ángel nos da el pase justo y el tiempo para encontrar profundo a Messi. Ir al espacio es un argumento que tiene el quipo. En los tres partidos que me tocó dirigir, Di María fue fundamental. En Uruguay picó siempre en el momento justo, en el final se hizo complejo por cómo se dio el partido. Pero estira mucho y provoca que los volantes estén siempre en posibilidad de recibir. Es una amenaza constante y es un jugador ideal para lo que pensamos. Y sigo pensando que es mucho más productivo perfil abierto y hábil que a pierna cambiada. Es mucho mejor de cara al espacio que al juego, y por ahí se pierde la profundidad por derecha”.

En tanto, también se refirió a la “Messi-dependencia” de su equipo y dejó en claro que es un tema que no lo preocupa. “Es muy difícil sacar la Messi-dependencia. El que sabe que tiene al mejor, está en potestad de buscarlo. Estamos en la obligación de que le lleguen más pelotas que al resto porque es el que puede definir una posibilidad de gol. La idea es encontrarlo justo en el momento para que pueda desarrollar esa capacidad. Las sociedades están claras: Leo con Di María, Leo con Banega y ahora debemos explotar y conocer más lo que pueda dar con Dybala e Icardi”, explicó.

Pese a que el 0-0 ante Uruguay tuvo a la Selección como protagonista, pero evidenció la falta de contundencia, Sampaoli cree que será importante mantener la base para conseguir el ansiado resultado. “Mañana solo sirve ganar por los números de la clasificatoria, como también pasó en Uruguay. Nosotros sabíamos que había que ganar todo lo que se pueda en estos cuatro partidos. Acá va a ser igual, no veo otra alternativa. Pero creo que por organización e ilusión, y con la pasión que se jugó el otro día, solo hay que retocar que el dominio se convierta en situaciones para poder abrir el partido rápido y así lograr que el rival salga del libreto”, sentenció el DT.

Sobre la posibilidad de ganar ante Venezuela y Perú como local y enfilar hacia la clasificación, Sampaoli fue cauto. “Ojalá lleguemos a esa instancia. Como están dadas las Eliminatorias y donde estamos ahora, cada partido va a ser muy difícil. Nuestra obligatoriedad no nos tiene que invadir ni que esa necesidad nos bloquee. Tener la posibilidad de desarrollar un juego con mucha libertad y ataque, indudablemente después las situaciones se van a ir deformando en el partido por aspectos que hay que manejar. Ganar los dos de local nos dejaría muy bien parado de cara a la última fecha”.

Las dudas en el equipo. “Nosotros siempre trabajamos con dos grupos de jugadores para que todos tengan la misma carga de trabajo. Modificamos estructuras que no están definidas hasta la decisión. Son búsquedas de variantes, tanto para el inicio como para el desarrollo. Para que el jugador que entre, sepa que misión debe cumplir dentro”.

Lo que vio ante Uruguay y lo que espera mañana. “Definir los espacios es complejo porque lo hace el rival. Con un equipo tan metido atrás como Uruguay y tanta experiencia, se hizo complejo la culminación de la jugada porque cuando había capacidad de elección de centro, pase o remate, había muchas piernas y neutralizaban cada ocasión nuestra para concretar el dominio. Tenemos que seguir trabajando en la compatibilidad que tengan jugadores para encontrar los espacios. Cada partido va a ser distinto, este va a tener una connotación parecida al anterior desde el inicio. Nuestra obligación es modificar la forma de los equipos y eso tiene que ver con la contundencia. Hay que encontrar un gol rápido para que el rival tenga que buscar otro plan. Y en estos entrenamientos estuvimos abocados a que eso pase”.

Banega como socio de Messi. “Con un jugador con las características de Ever, que es un gran habilitador, Leo tiene la posibilidad de acercarse al arco. Y queremos tener a todo el frente de ataque cubierto. Buscamos la posibilidad de ser un equipo extremadamente profundo, que tenga la posibilidad de aprovechar todo el ancho de campo para generar diferentes momentos de ataque. Ever puede potenciar a Leo en otra función”.

¿Por qué no busca un once ideal? “Cuando uno quiere quedarse con once futbolistas que siempre funcionen, se atenta contra los que están en un buen momento. Mi idea es tener un abanico de jugadores que estén preparados para jugar cuando les toque, pensando no solo en el rival, sino también en la sensación que tenga el equipo relacionada con la idea. Lo importante es tener un estilo, una idea, y jugadores que lo desarrollen. No tengo la idea de tener un 11 definido, quiero sintonía en más de once jugadores para que uno pueda optar por el que está mejor. Para eso busco sincronización en estos días de entrenamiento en los que trabajo con 25”.

El ingreso de Mascherano como defensor. “Jugó muy pocos partidos en Barcelona como volante. Pensar en la inclusión suya de central me parece más lógico por el tiempo que hace que juega como defensor en uno de los mejores equipos del mundo. Nos da salida, pase en línea de volantes y puede romper con conducción para meterse en campo rival. Nos puede dar flujo de juego desde atrás”.

El caso Dybala. “La inserción de futbolistas nuevos para desarrollar una idea diferente a la de su club se hace más tardía. Está en nosotros tener la chance de involucrar a Dybala en el momento justo. Es una cuestión de tiempo y apostamos mucho por él porque más allá de jugar muy bien, tiene gol. Y hoy nos está faltando eso. Estoy muy esperanzado, es un futbolista que le puede dar mucho a la Argentina. A veces, uno se puede eclipsar con la figura de Messi, puede pasar. Nosotros trabajamos para que Dybala se complemente con movimientos de Leo y sea opción de pase diferente, buscamos compatibilidad”.

La falta de gol. “La cantidad de goles que tiene el equipo no tiene que ver con la capacidad de los jugadores de ataque. Hay que potenciar y vincular sus características. Normalmente en el fútbol algunos se potencian y otros se neutralizan. Estamos en ese trabajo”.

¿Juega Acosta? “Lautaro es una posibilidad como la de Rigoni o Correa por afuera. Pueden ser jugadores que participen del juego, que estiren para que el dibujo geométrico nos de espacios para jugar. Sino es muy difícil que nos permita dominar un juego de posesión. Es bueno fijar jugadores para que jueguen otros. Esos jugadores estiran bien para que reciban otros”.

Lo que puede mostrar Venezuela. “Jugar un partido de ida y vuelta con Venezuela, con los delanteros y los puntas que en el último tiempo han avanzado, sería favorecer al rival. Tener la posesión nos va a asegurar que podamos juntar y atacar en bloque. En el partido con Uruguay estuvimos mucho tiempo en campo rival pero se nos dificultó el tránsito en el último tercio por la gran cantidad de jugadores que había en campo rival. Ahora buscamos que el dominio se refleje en situaciones y contundencia. Si uno no tiene el dominio o tiene pérdidas en la posesión, podemos sufrir el contraataque. Tanto Martínez como Rondón o Córdova, tienen mucho desprendimiento en ataque. Y parten el equipo, son extremadamente de transición. Nosotros estamos en la búsqueda de juego y tratar de tener oleadas de ataque y marcas de posesión para evitar las transiciones”.

Nota original de Canchallena

También te puede interesar: